Opinión

Generando empleos

Perspectiva 2012

Por: Sergio Centeno García

En estos días ha causado revuelo en nuestro estado el hecho de que un capataz coreano de una empresa también extranjera, agrediera a golpes a un obrero mexicano bajo su mando.

En el video que se difunde, se nota el estado de alteración y odio con el que el sujeto ataca a uno de nuestros connacionales, porque al parecer no es queretano. Independientemente de ello, lo importante es que el video muestra a un extranjero atacando ferozmente a un mexicano, cosa más ofensiva e intolerable en el ámbito laboral no podía pasar, prácticamente en lugar de látigo el sujeto utiliza contra nuestro compatriota sus piernas y cuerpo. Es como si la revolución de 1910 no hubiese existido, como si los caciques mexicanos y patrones extranjeros que obligaban a nuestros ancestros a trabajar sin descanso hasta morir aún estuvieran aquí.

Ante este hecho tan ofensivo contra nosotros las manifestaciones de indignación no se han hecho esperar, pero falta aún la reacción de aquellos que son los causantes, culpables y promotores de que estos tipos vengan aquí a explotar a nuestra gente. Como es muy sabido, los gobiernos de Ignacio Loyola Vera, de Francisco Garrido y ahora de José Calzada, hacían y hacen fiesta cuando “convencen” a empresarios extranjeros para que vengan a instalar en Querétaro sus empresas. Y llevan a cabo esto haciendo toda una cobertura propagandística, como si de lo más grande y noble se tratara. Justamente la semana pasada, el gobernador y sus colaboradores recibieron con bombo y platillo a una empresa japonesa que en su bondad, nos ha hecho el gran favor de fijarse en nuestro estado para instalar su empresa. Y a juzgar por la actitud de los gobernantes, el gesto de estos “inversores” o “inversionistas” debemos los queretanos agradecerlo dándoles todas las facilidades para que puedan operar cómodamente en nuestro estado, sin ningún problema, pues nos hacen el favor de traernos empleo a nuestra casa.

Sin embargo, la pregunta es: ¿Qué tipo de empleo es el que traen estos extranjeros a nuestro estado? ¿Es un empleo de calidad o no lo es? Por lo que se conoce no es así, pues se dice que el gobierno local ofrece todas las garantías a estas empresas de que no habrá sindicatos, huelgas, manifestaciones en contra de las condiciones laborales o de las injusticias ahí cometidas, y que hasta los terrenos les regala y les promete muy bajo pago de impuestos. Y por otro lado, los salarios que pagan estas empresas, como Bombardier, Samsung y otras, son sueldos de hambre, muchas veces sin prestaciones y por contratos a prueba de algunos meses que nunca les genera antigüedad ni derechos a nuestros conciudadanos. Los contratan por un tiempo y después los liquidan y los recontratan para seguir explotándolos. Y ahora con la reforma laboral de FECAL hasta por horas los pueden contratar.

El caso es que quienes son trabajadores continuos de estas empresas, dicen que no es nada raro lo que pasó en estos días en esa empresa, que más bien ocurren con mucha frecuencia los malos tratos y los gritos, porque los coreanos se desesperan mucho, son demasiado neuróticos y todo quieren rápido y a su modo. El problema está, pienso yo, en que hay muchas dudas de que las autoridades que deberán encargarse del asunto lo hagan como se espera, porque parece ser que para ellos no importa si nuestros compatriotas trabajan en las peores condiciones laborales, lo que cuenta es que cuando hacen sus “informes”, puedan decir que han “generado” no sé qué tanta cantidad de empleos, aunque tales sean de la peor calidad e impliquen malos tratos y humillaciones para los queretanos. Cosas de los gobiernos del “cambio” y del “nuevo PRI”, ¿o no?

Por otro lado, me da gusto que el negocio de las aseguradoras, que ya se lamían los bigotes con las jugosas ganancias que iban a obtener gracias una ley propuesta por un panista que al parecer se apellida Aguilar Vega o algo así, se les haya esfumado de las manos, pues sólo a una persona sin ninguna preparación y conocimiento se le puede ocurrir semejante desatino. Aunque tal vez no lo sea tanto, pues sólo este señor, que para desgracia parece que sigue siendo “legislador”, conoce cuánta es la jugosa “mochada” que le iban a dar los dueños de las aseguradoras por impulsar esta aberrante ley. Opino.

sergiocenteno05@live.com

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba