Opinión

Inseguridad y desatención en la colonia Vista Alegre

Por Agustín Escobar Ledesma


Casi un centenar de indignados, ofendidos y temerosos vecinos de la colonia Vista Alegre, tercera sección, se reunieron el jueves 22 de junio con la finalidad de buscar medidas de protección ante la inseguridad que campea en esta zona situada al sur de la ciudad de Querétaro. La mayoría de asistentes eran mujeres, algunos hombres y también niños, todos angustiados por la inseguridad que ahora priva en el lugar.


Aunque a Ana María Hernández Colunga, delegada municipal de Josefa Vergara y Hernández, se le hizo llegar una carta exponiéndole la situación de la colonia desde el 14 de febrero de 2011; hasta ahora la funcionaria ni siquiera se ha dignado responder, tal vez porque pensó que la misiva era para felicitarla por lo del Día del Amor y la Amistad.


En la reunión hubo varios testimonios que han provocado la alarma y el temor entre los vecinos, principalmente los referidos a las decenas de robos en casa habitación (incluso a mano armada) que se dispararon en las últimas semanas, así como el asalto a una niña a las ocho de la mañana con intento de secuestro. Por supuesto que en la colonia no existe vigilancia porque las patrullas de seguridad pública municipal y estatal se dedican a infraccionar a quienes se pasan algún alto o se estacionan en lugares prohibidos. Cuando es solicitada la presencia policíaca casi nunca acude a los llamados de auxilio o bien, cuando se aparecen, ya no hay nada que hacer.

 

Por otro lado, los colonos de Vista Alegre, tercera sección, también se quejan de los terrenos abandonados que propician el criadero y ocultamiento de ratas (de dos y cuatro patas); las calles que están con el adoquín deteriorado y con grandes baches puesto que el Municipio de Querétaro no les ha dado mantenimiento desde hace más de una década y, ante el crecimiento poblacional de la zona, la colonia se ha convertido en un lugar de paso que las ha deteriorado. La Avenida del Parque (antigua carretera a Huimilpan), por las noches, se ha convertido en un lugar de arrancones ante la complacencia de las autoridades.

 

En la reunión también se expuso que en la colonia existe una casa de citas de homosexuales que hacen escándalo por las noches y a veces amanecen borrachos y tirados en la banqueta. Por supuesto que quien expuso esta situación dijo no tener nada contra las personas debido a sus preferencias sexuales, sino más bien al mal comportamiento que altera la sana convivencia, sin que, a pesar de haberlo reportado a la policía, ésta intervenga.

 

Por otro lado, aunque la colonia contempla el uso de suelo como casa habitación, en una esquina existe un comercio informal que invade la banqueta con ropa usada y un toldo ocupa una parte del arroyo de la vialidad. Tal vez lo más peligroso sea una casa habitación que ha sido acondicionada como bodega para madurar fruta, pues utiliza químicos que son explosivos.

 

Los colonos, como ellos mismos lo expusieron, están atemorizados, inseguros y muy molestos con los rateros que se han llevado parte de su patrimonio, al igual que con las autoridades municipales a las que no les importan sus problemas y ni siquiera se dignan responder a sus solicitudes planteadas desde el mes de febrero pasado, razón por la cual dijeron estar dispuestos a manifestarse públicamente para ver si de este modo atraen la atención de los medios de comunicación y, sobre todo, de las autoridades municipales.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba