Opinión

Las primeras víctimas de la reforma energética (3ª parte)

Angel Balderas Puga

Como señalamos en nuestra entrega anterior, era totalmente previsible que el boquete financiero que dejaría una eventual privatización de nuestra industria petrolera provocara además del aumento de impuestos, precios de los servicios públicos y deuda pública, una disminución en el gasto del gobierno federal.

Golpe a la educación superior

En el proyecto de Presupuesto de Egresos 2014 del gobierno federal, aprobado por unanimidad por la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados el pasado 13 de noviembre, en tan sólo 15 minutos, se plantea un recorte de 2 mil 200 millones de pesos para las universidades públicas, según denunció la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior, ANUIES, quien señaló que si el déficit se aprueba sin modificaciones “afectaría cuatro programas fundamentales para la ampliación de la oferta y el mejoramiento de la calidad en las universidades estatales, y sería insuficiente para el desarrollo de los programas académicos de cinco instituciones federales” (La Jornada, 11/11/2013).

Los programas a los que hace referencia la ANUIES son: Fortalecimiento de la Calidad de las Instituciones Educativas; Desarrollo Profesional Docente; Expansión de la Oferta Educativa en Educación Media Superior y Superior y Apoyo a Centros y Organizaciones de Educación.

La disminución de recursos en el primer programa traerá consecuencias negativas para mejorar la calidad de los programas que se ofrecen en nuestras universidades.

En el caso del segundo programa significa que habrá menos dinero para apoyar las actividades de superación profesional de los profesores universitarios (incluidos los de nuestra universidad) además de que no permitirá detonar programas de renovación de la planta docente tan necesarios ante el evidente envejecimiento de la actual planta y el aumento significativo de los profesores universitarios que se están jubilando.

El recorte en el tercer programa significa menos lugares para que los jóvenes puedan estudiar en bachillerato y en profesional lo que agravará la crisis social que implica que 7 millones y medio de jóvenes en edad de estudiar no tengan ni lugar en las escuelas ni posibilidad de obtener un empleo.

De por si nuestro país cuenta en el nivel superior con una triste cobertura de apenas el 28% (en 2011) muy por debajo del promedio de América Latina que, en el mismo año, contaba con una cobertura del 42% (Puerto Rico 86%, Cuba 80%, Argentina 75%, Chile 71%, Uruguay 63%), muy por debajo del promedio de la OCDE que, en 2008, era del 66.2%. Por no hablar de los países líderes que le han apostado a la inversión en educación superior y en ciencia y tecnología como Corea con una cobertura del 100%, Finlandia 96%, Estados Unidos 95%, Grecia 91% (datos del Institute for Statistics de la UNESCO, 2012).

Como se señala en una editorial de La Jornada (02/01/2013), es inadmisible repetir lo ocurrido durante el sexenio pasado, en el que Felipe Calderón inauguró más de una decena de cárceles y ninguna universidad pública.

A lo anterior hay que agregar que el gobierno de Peña Nieto seguirá violando, en 2014, el artículo 9 bis de la ley de ciencia y tecnología. Este artículo señala que es obligación del gobierno federal invertir al menos del 1% del Producto Interno Bruto (PIB) en ciencia y tecnología. En los dos sexenios panistas ni Vicente Fox ni Felipe Calderón invirtieron arriba del 0.4%. Esto tiene fuertes repercusiones negativas en el desarrollo de la investigación en nuestras universidades. No se cuenta con recursos suficientes para proyectos de investigación ni para la formación de recursos humanos de alto nivel que atiendan las necesidades de desarrollo tecnológico de nuestro país por lo que seguimos con una dependencia enfermiza de la tecnología extranjera, lo que además tiene también un alto costo para el país, en términos monetarios por la enorme salida de divisas.

En este mismo contexto cabe señalar que pinta negro el panorama para los aumentos salariales en las universidades públicas, el próximo año. El STUNAM, el sindicato universitario más grande aceptó el pasado 31 de octubre un aumento salarial de apenas un 3.5%. El año pasado había obtenido un aumento del 3.9%. Y esto a pesar de una pérdida de un 43% en el poder adquisitivo de los trabajadores, tan sólo en el sexenio de Felipe Calderón y de una pérdida del 80% desde el ascenso al poder del neoliberalismo.

Golpe a la cultura

En el presupuesto de egresos de 2014 también se planteó un recorte de 4 mil millones de pesos para el gasto cultural lo que afectará, entre otros, al Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), a la producción cinematográfica, a las ciudades patrimonio de la humanidad, a las librerías de Educal, a apoyos que administra el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), a Radio Educación al Instituto Mexicano de la Radio y al Canal 22, entre otros.

Al respecto, más de mil 200 artistas mexicanos dirigieron una carta a diputados y senadores en protesta por este recorte presupuestal y recordaron a los legisladores que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) señala que existen «suficientes evidencias de que la desatención del desarrollo humano ha sido una de las causas principales de las guerras y de los conflictos internos, y que éstos, a su vez, retardan el desarrollo» (La Jornada, 13/11/2013).

Contradicción evidente

El PAN es de los principales impulsores de la privatización de nuestra industria petrolera y por lo tanto del boquete en las finanzas públicas que traerá consigo esa medida criminal y antipatriota por lo que resulta verdaderamente patética su campaña en contra del cobro del IVA en las colegiaturas de las escuelas privadas pues esa búsqueda de aumento en los impuestos está determinada, precisamente, por la privatización de las ganancias de Pemex. ¿Qué los panistas no se dan cuenta (o hacen finta de que no se dan cuenta) que votar a favor de la reforma energética es votar por la disminución del presupuesto público y de todo lo que esto conlleva?

La amenaza latente

Con la propuesta fiscal de este año ya estamos advertidos de lo que se viene para los próximos años: IVA a medicinas, alimentos y libros; cobro de impuestos en las prestaciones de trabajadores en activo y de jubilados; IVA en el pago de colegiaturas en las escuelas privadas; IVA en el pago de venta, renta e hipotecas de casas habitación; pago de IVA en los espectáculos públicos; aumentos permanentes (e injustificados) en el precio de los combustibles. Y todo para cubrir el boquete que dejará la privatización de Pemex.

Comparación de cifras

Enrique Peña Nieto presume que durante el presente año han llegado al país 24 mil millones de dólares como inversión extranjera directa, lo que significa “una cifra récord” (La Jornada, 12/11/2013). Esta cifra “récord” es tres veces inferior a las ganancias que tuvo Pemex, antes de impuestos, el año pasado por lo que bastaría una buena administración de nuestra riqueza petrolera para sustituir lo que “aportan” los empresarios extranjeros a este país. Que además habría que comparar lo que invierten con lo que ganan y con lo que sacan del país las empresas extranjeras para enviar gran parte de las ganancias a las casas matrices en sus respectivos países.

“Nacionalismo” de pacotilla

Verdaderamente patética la imagen de Peña Nieto, festejando uno de los goles de la selección mexicana de fútbol ante la selección de Nueva Zelanda. Al igual que Felipe Calderón quieren presentarse como “nacionalistas” al mismo tiempo que, de manera servil, le abren las puertas a los extranjeros para que vengan a saquear a nuestra principal industria.

Y pensar que aún existen profesores y estudiantes universitarios que piensan, ingenuamente, que la reforma energética no tiene nada que ver con sus vidas, a pesar de que deberían saber que Pemex aporta el 35% del todo el gasto del gobierno federal y que cualquier disminución en dicho porcentaje tendrá repercusiones dramáticas en el gasto público. Pareciera ser que este tipo de personajes han sido tocados por el síndrome del masoquismo.

anbapu05@yahoo.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba