Opinión

Manantial de ideas Segunda parte*

Por: Julio Figueroa

¿Cuál es la Radio Universitaria que necesita Querétaro tras 34 años de existencia al aire y en estos tiempos que vuelan a la velocidad de la luz?

– En un país de mentiras, en un Estado casi totalitario disfrazado de democrático, con una sociedad apagada, dependiente, domesticada, en un medio que nos invade la tristeza, hace falta una crítica alegre, levantar el sentido de pertenencia y darnos ánimo, atacar lo malo y reconocer lo bueno, exaltar lo nuestro, por ejemplo a Hugo Sánchez antes que a Pelé o Maradona, por decir algo, ir en contra de lo que hace mal el gobierno, y en la familia… Bueno, yo tengo muchos problemas en mi familia, porque dicen que soy un rojo, que ya ni hay…

– Aunque yo he sido parte de la radio universitaria y ahora soy un simple radioescucha, y como no se trata sólo de festejar, hay que parar ciertas mentiras. No es verdad que toda la radio comercial es mala y que nosotros somos los únicos buenos; lo cierto es que muchos programas comerciales nos han rebasado. Nos ha dado miedo competir y ganar como si fuera un pecado.

– Y además hay otras universidades haciendo cosas. No somos los únicos. Acaso nos falta vincularnos más a los otros medios académicos. ¿Qué se hace en el Tecnológico de Monterrey y por qué no hay lazos de comunicación con ellos, por ejemplo? ¿Porque ellos son privados y nosotros públicos? ¡Hay que romper con esos esquemas tabúes!

– Hay que ver por ejemplo lo que hacen otras universidades, como la de Guanajuato.

– ¿Y dónde están los jóvenes? No están porque… Aparte del Consejo Consultivo, lo que en verdad falta es un Consejo Creativo. Donde participen las mentes más brillantes. Que necesariamente deben ser remuneradas. No están aquí muchos jóvenes porque están trabajando en los medios comerciales que sí les pagan.

– Nos falta estética radiofónica, sin renunciar a la ética.

– Nos falta definir objetivos pues hoy no somos ni universales ni regionales. Y vacunarnos contra la falsa democracia; como en las clases, los maestros tienen que definir los programas y no los estudiantes, no los radioescuchas, sino las autoridades competentes. No se puede dar gusto a todos.

– Nos falta una voz crítica pero no predecible.

– Carta de un radioescucha cristiano Vera Gil pidiendo una radio seria, formal, tradicional, bonita, no populachera, no irreverente, no grosera, por Querétaro, por México, no malinchista, no entreguista, sin alabar tanto a los de afuera, buscando la mejor opción conservadora de lo nuestro, recordando al Creador a las 12 del día, ¿por qué no? Hoy no fui a trabajar para estar aquí y leerles esta carta.

– Hace más ruido un árbol que cae que un bosque que crece.

– Mi felicitación por la iniciativa de este foro histórico.

– Primero en su tipo, hasta donde sé.

– Dar audiencia en serio a todos los radioescuchas.

– ¿Qué estación comercial ha hecho algo semejante?

– Yo no soy universitaria pero me gusta la información de la radio universitaria, sus programas culturales, su música, la tradicional y la clásica, los Beatles, los de entretenimiento. Sólo no me gustan los toros. Ese programa de toros. Me gusta con sus altibajos. Gracias.

– Faltan más definiciones en la radio universitaria. Siento un exceso de apertura en que se pierde lo cualitativo. No se puede ser los redentores de la radio, ni los redentores del mundo desde la radio. Hay límites. Me da gusto este encuentro con los radioescuchas.

– Me da gusto conocer a las personas de algunas voces escuchadas mucho tiempo. Que escuchen y nos vean. Los radioescuchas también tenemos voz.

– Si nos hacen caso en algo, qué bueno; si no, al menos ya lo expresamos públicamente.

– Me gustaría que se volviera a la cortina original de la radio de la Universidad Autónoma de Querétaro y no a la horrible “Radio UAQ”.

– Las virtudes de nuestra radio son y deben seguir siendo la libertad de expresión, el derecho de réplica, la credibilidad informativa, la calidad de los programas, la crítica seria, la creatividad… Creo que vivimos un empacho informativo y hacen falta buenas síntesis con nuestro valor agregado significativo. La democracia deliberativa sin falta de eficiencia.

– ¿Dónde están los jóvenes? ¿Por qué no están aquí? ¿Cómo atraer a los muchachos, sin idealizar su juventud y exigiéndoles lo mínimo y lo máximo posible?

– No nos comercializaremos pero sí revisaremos y mediremos los ratings. En encuestas serias e independientes a la UAQ, hoy estamos en el lugar 17 entre 34 estaciones, y entre las once más escuchadas en el estado. Esos son los datos últimos.

– No escucho mucho Radio Universidad, salvo las noticias de Presencia Universitaria, de 7 a 9 de la mañana. Pero tampoco la he escuchado en las últimas semanas. Sin embargo creo que han mejorado con los últimos cambios y todavía pueden hacerlo más y mejor. En la investigación, el reportaje, la opinión y el comentario crítico. Sus entradas no son muy buenas, comparadas con los grandes tiburones de la radio comercial, grandes habladores. Pero el contenido de algunas notas hace la diferencia. Tocar temas intocables en otros lados. Faltan más protagonistas de los hechos críticos en vivo. Sentarlos en la picota, interrogarlos en serio, no hacerla de paleros, como en la radio comercial. Y el análisis de los maestros universitarios especialistas en su materia.

– ¿No sería bueno una hora o media hora al menos de una buena síntesis informativa a las 7 u 8 de la noche de lunes a viernes?

– ¿Tomó nota el coordinador de Radio Universidad de las pedradas directas a su coordinación? Digo esto porque lo observé muy quitado de la pena, como si se hablara de la radio en el cerro de La Silla y no en el cerro de Las Campanas; no dijo ni pío.

– ¿Qué tan lejos y qué tan cerca estamos en Querétaro de Radio UNAM y Radio Educación en sus mejores momentos? ¿Y de las mejores radios culturales de Inglaterra y Francia?

– Creo que los cambios en la radio universitaria recogiendo los comentarios y las opiniones de este foro, así como de algunas encuestas realizadas, se podrán ver a la vuelta del año.

Y se cerró el acto.

Esperemos resultados.

A la vuelta del año.

Hay que estar atentos.

Esperar haciendo…

– Primer foro de radioescuchas en Querétaro.

– Un pequeño hecho histórico.

– ¿Qué diríamos en un foro de radioescuchas de la radio comercial?

– Que en general es una mierda comercial y al servicio de los poderes establecidos: políticos y económicos. Y sin embargo tiene cosas buenas que hay que aprenderle.

– No esperemos nada…

– Los inconformes no nos conformamos con poco ni con mucho… La rebeldía de pensar nos hace inconformarnos de todo… Pero no es una rebeldía ciega, sino con los ojos bien abiertos…

– Hay que repensarlo todo, y hacerlo.

– La inconformidad es el motor de la historia. Pensar y ser un inconforme son sólo dos maneras de nombrar lo mismo.

– Es necesario efectuar una crítica de la crítica.

– Sin esperar nada… Sabiendo que este instante es todo.

– Frente a la muerte, todo se transparenta y deja ver su absoluta nimiedad… Todos los muertos se mantienen muertos para siempre. (Óscar de la Borbolla, La rebeldía de pensar, Editorial Patria, primera edición 2006, quinta reimpresión 2011).

 

* Foro los radioescuchas de Radio UAQ: “La radio universitaria que necesitamos”, sábado 9 de noviembre de 2013.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba