Opinión

México siempre fail

Por: Rafel Vázquez Díaz

Se podría hablar de las autodefensas en Michoacán invocando al  “Estado fallido”, ese concepto elaborado desde el 2005 por la revista Foreing Policy para describir a un Estado cuyas evidentes faltas en temas como los derechos humanos, las presiones demográficas, la migración, el desarrollo desigual, la deslegitimación del actuar gubernamental y otra serie de factores, hacen que su actuar se vea disminuido o, en este caso, desaparecido.

Se podría retomar el concepto de “Estado” concebido por Max Weber, quien lo entiende como el  monopolio del uso legítimo de la violencia. A partir de ahí podríamos explicar el clima profundamente violento en el que el país se ha visto sumergido en las últimas décadas y que ha desembocado en grupos de civiles armados y desafiantes.

 

Pero no, para las poblaciones aterradas ante el narcotráfico, el ejército y las policías comunitarias, no hay una pérdida del control físico del territorio, no hay una  erosión en la autoridad en la toma de decisiones, no existe una incapacidad del Estado para respetar las leyes y derechos establecidos por la comunidad internacional ni ningún otro concepto de esos que nos gusta esgrimir a los politólogos.

Para esas comunidades en Michoacán -que cabe señalar están a unos cuantos cientos de kilómetros- sólo existe una hermana asesinada, retenes de criminales en los cuales les roban sus pertenencias, primos, sobrinos, padres, hijos secuestrados, establecimientos informales, pequeños, medianos y hasta enormes sitios de comercio que tienen que pagar derecho de piso. ¡Suertudo aquí la violencia no es tan grande como en Michoacán!

Podría ser el nuevo slogan gubernamental priista de Querétaro ya que, por supuesto, hay que canturrear a los cuatro vientos el gran logro: aunque existan problemas sociales severos, éstos no se comparan con los asesinatos a sangre fría que ocurren todos los días en otras partes ¡Que afortunados somos!

Los gobiernos priistas, que pareciera ser se encaminan a otra época maravillosamente oscura en la cual vuelven a adquirir todo el poder discrecional que el dinero les da, pretenden mantener a la población silenciada a través de circos mediáticos (¡Lucero asesina de cabras! ¡Ese si es un buen tema para protestar!) Mientras que su ejército elimina toda la oposición armada y no armada que se atreva a desafiarlos.

Ahora ya sólo queda sacar conclusiones; el ejército en una noche entró a varias comunidades a desarmar a la población que se armó justamente para defenderse del crimen organizado ¿por qué no actuaron hace años para desarmar a las células del grupo de los Caballeros Templarios? Los mismos grupos de autodefensa denunciaron que el ejército y los grupos criminales están atacándolos por todas partes en el estado ¿el gobierno está actuando de forma conjunta con los criminales?

Y los civiles nos quedamos en medio, asolados por la extorsión del narco, amenazados por los pagos al gobierno a través de los nuevos impuestos que impusieron entre el PRI, aparentemente aliado a los grupos empresariales y criminales que sangran al país, y los diputados, en complicidad con trasnacionales que a lo largo de la historia se ha demostrado son los responsables de armar grupos paramilitares en diversas zonas de tercer mundo.

Pareciera ser que en México nos gobierna una masa deforme, un Narcoestadocriminal, así juntito, en cuya mano derecha hay una cartera enorme el logo de las trasnacionales que evaden impuestos pero pagan sus campañas, mientras en la mano izquierda hay un arma lista para cargar con cualquiera que no se quiera someter a sus designios. ¿Y los ciudadanos?  Encerrados en casa, rezando, viendo el fut o la novela, con miedo y sin ganas de salir a enfrentar a los vende patrias criminales que nos gobiernan. Este escritor cita al gran pensador M. A. Solís alias “el Buki”, quien en una notoria impotencia, sintiéndose arrastrado contra la corriente ante la cual intenta nadar infructuosamente y sintiéndose ya cerca de un vacío simbólico, lanza un grito desesperado a los cielos: ¡¿A dónde vamos a parar?!.

{loadposition FBComm}

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba