Opinión

Regidores sin poder

Por: Efraín Mendoza Zaragoza

PARA DESTACAR: Que le nieguen al regidor la información que pide es absurdo. Pero lo que me parece aún más absurdo es que el regidor pierda el tiempo de ventanilla en ventanilla mendigando un papel, en lugar de asumirse como lo que es. El regidor es parte del órgano de gobierno del municipio de Querétaro, pero se comporta como si no hubiese sido electo y como si no tuviese poder alguno; ahí lo tienen limosneando la información.

Igual que el Nobel a Bob Dylan, la elección norteamericana me dejó sin palabras. Todo lo inconcebible está pasando. Gran Bretaña, Colombia y hoy Estados Unidos son los más recientes síntomas de algo que no estamos entendiendo y que ya rebasa a los politólogos para caer en la esfera del esoterismo. Estamos ante insólitas desembocaduras del descontento global y queda uno con una sensación de un fracaso civilizatorio. Hay abundante materia prima para la reflexión. Tal vez tenga razón Leonardo Boff, que desde 1991 viene diciendo que es hora de repensar todo.

Pero no hablemos de eso, que los que de eso saben ya lo están haciendo. Vayamos a una minucia local.

A mediados de junio, hace ya casi seis meses, leí que el regidor Francisco Alcocer Sánchez, coordinador del grupo del PRI en el ayuntamiento de Querétaro, se quejaba de que el órgano municipal de transparencia le negó información que había solicitado. Por eso me sorprendió que en este noticiario, hace apenas unos días, el regidor volviera a expresar la misma queja. Esta vez precisó que en lo que va del año ha presentado medio centenar de solicitudes con la misma negativa.

Si está ocurriendo esto, se trata de una reprobable señal de opacidad en un ayuntamiento cuyo alcalde prometió convertir a Querétaro en el municipio más transparente del sistema solar, con un mecanismo de planeación abierto, similar al de Dubai y Singapur. Palabras grandotas, como siempre, que se quedan atoradas en la garganta de los hechos.

Que le nieguen al regidor la información que pide es absurdo. Pero lo que me parece aún más absurdo es que el regidor pierda el tiempo de ventanilla en ventanilla mendigando un papel, en lugar de asumirse como lo que es. El señor regidor es parte del órgano de gobierno del municipio de Querétaro, pero se comporta como si no hubiese sido electo y como si no tuviese poder alguno. Es parte del órgano responsable de la administración del patrimonio municipal y quiere saber sobre procesos de licitación, gastos en telefonía y proyectos municipales, cosas de las que incluso está obligado a saber, pero ahí lo tienen limosneando la información.

El PAN aprendió muy bien las prácticas de ocultamiento, pero al PRI le ha sido imposible desprenderse de su genética. Como partido fue engendrado dentro del poder para mantenerse en el poder por toda la eternidad. Se pensó siempre como un órgano subordinado, como un aparato del poder centralizado y por eso cuando pasa un trienio en la banca no atina cómo comportarse. No ha entendido que desde la oposición también se gobierna.

Habrá que recordarle al regidor del PRI que el gobierno municipal es colegiado, lo que lo convierte, por supuesto, en gobernante. Es lastimoso que, siendo miembro del cabildo, no tenga capacidad para hacer valer su condición de gobernante. Debe leer los artículos 35 de la Constitución y 19 de la Ley Electoral: los municipios son gobernados por cuerpos colegiados denominados ayuntamientos de elección popular directa, integrados, en el caso de la capital, además del alcalde y dos síndicos, por un total de 13 regidores. El artículo 30 de la Ley Orgánica Municipal no deja lugar a dudas: el ayuntamiento es el “depositario de la función pública municipal” y es responsable de “reunir y atender las necesidades colectivas y sociales”, para lo cual ha sido dotado de 34 amplias facultades.

Son responsables de aprobar planes de desarrollo y tienen potestad para crear o desaparecer secretarías y delegaciones, pero resulta que los regidores no tienen acceso a los papeles administrativos. Es absurdo. Están facultados para vigilar la administración y para nombrar a un alcalde sustituto, de ser el caso, pueden todo eso y mucho más, pero para acceder a un documento son humillados, tienen que recorrer el engorroso camino de la ley de Acceso a la Información, con todo y recurso de revisión. Un trámite que puede llevar hasta medio año. Bueno, el regidor Alcocer lleva desde junio quejándose de que no le dan un triste papel.

El ninguneo a los regidores llega al grado de que en el sitio oficial web del municipio de Querétaro visualmente aparecen los integrantes del gabinete por encima de los miembros del cabildo. Así ve la administración a los regidores y así los tratan. Porque así se dejan tratar.

Este es un síntoma del penoso estado en que se encuentra la oposición política en Querétaro. Ojalá el PRI entienda y asuma su papel de contrapeso que está obligado a ejercer. Los opositores sirven para estimular la deliberación pública de los asuntos públicos. Lo que vemos es para dar pena.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba