Opinión

The american life: El mexicano en tierra “americana”

Por: Nadia Nesme

Estados Unidos… el gran sueño americano, la nación de las oportunidades, la tierra del destino. Llevo casi un mes tratando de ver en el rostro de sus habitantes gestos de felicidad, algún tipo de alegría reflejada por pertenecer al lugar donde toda ilusión se vuelve realidad. Y sí, en efecto, estos guiños surgen de una cruel e inevitable comparación entre su vida y el día a día de nuestro país.

Cuando me viene a la cabeza el número de inmigrantes mexicanos que residimos en este país (incluyéndome porque de una u otra forma yo también estoy en esta situación), sólo puedo dar vueltas y vueltas a varias preguntas: ¿En qué nos falló México para que más de 6.8 millones de sus habitantes decidiéramos emigrar? ¿Realmente la vida es tan mala en el país del sur?

Alguna vez leí una frase del escritor checo Milan Kundera que dice así: “La persona que desea abandonar el lugar en donde vive, no es feliz.” Esta frase, al menos para mí, contesta algunas de las interrogantes mencionadas.

Pero, por qué venir a buscar la felicidad al país en el que el mexicano es… ¿Cómo decirlo sin que suene de forma despectiva? Pues lo diré de la manera como a mí me lo dijeron el día que pisé tierra estadounidense: All the mexicans are ugly, are indians and are lazy. Reflexionemos por un momento esta definición y cuestionemos entonces cuál es la razón por la que emigra tal cantidad de mexicanos a un sitio donde no es querido, donde su integridad es puesta en duda. ¿Por qué preferir ser nadie en el extranjero a ser alguien en tierra conocida? El motivo que en la mayoría de los casos los obliga es económico.

Éste no es un tema nuevo ni para nosotros ni para Estados Unidos y sus habitantes. La situación financiera de nuestro país es muy conocida entre los norteamericanos; conocen bien nuestras cifras, han escuchado de nuestros índices delictivos y se burlan de nuestro nuevo Presidente y su amor de novela. Para los gringos la vida del mexicano es motivo de la creación de disfraces para Halloween, para los indocumentados es preocupación por la familia que dejaron en su tierra y fue una fuerte influencia en la decisión de todos aquellos latinos que tuvieron el poder de votar el pasado 6 de noviembre.

La realidad de México es controversia en sus noticieros y fue una serie de propuestas en las pasadas elecciones. Los prometidos cambios en la reforma de inmigración le valieron cuantiosos votos al reelecto Presidente Barack Obama, mientras que la decisión pronunciada por Mitt Romney de proceder con una implacable auto-deportación fue una de las razones de la gran derrota en su carrera política.

Aun así el dinero llama y la mejora económica es promesa para todo aquel que llega a habitar, con papeles o sin ellos, Estados Unidos. Para las personas que deciden emigrar, muchas veces la felicidad se resume a tener algo de dinero para conseguir comida y terminan convenciéndose de que las aspiraciones financieras que algún día tuvieron en México no se comparan con un sueldo norteamericano; es ésta la razón por la que el mexicano, a pesar de ser considerado ugly and lazy, decide ayudar a la economía de este país, sin darse cuenta de que con el tiempo él mismo empieza a medir su felicidad por la cantidad de dólares que trae en el bolsillo.

Y es así que los altos mandos estadounidenses empiezan a preocuparse por los derechos que todo latino tiene como ser humano, prometiendo darles voz mientras tengan un pie puesto en su territorio, o al menos es lo que Obama en su “segunda oportunidad” planteó. Veámoslo fríamente, la situación pudo haber estado peor, al menos sabemos que todo seguirá como hasta hoy: mexicanos buscando la anhelada felicidad en el sueño americano, gringos siendo atendidos por latinos que ganan la cuarta parte de lo que ellos ganan haciendo el mismo trabajo, gente de habla hispana tratando de obtener documentos legales y bajo el mandato de un gobierno que desde hace cuatro años viene prometiendo “la búsqueda por restablecer la igualdad de oportunidades para todos.”

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba