Información

110 días de huelga solidaria de la UAP en 1968

Al menos 12 carros de combate con ametralladoras calibre 45, así como carros de transporte, caballería mecanizada, el doceavo regimiento de la escuela militar y el batallón de infantería, permanecieron varias horas en el zócalo junto con la policía.

Hace 50 años, la Universidad Autónoma de Puebla (hoy BUAP) dio su apoyo al movimiento estudiantil de 1968. En aquel entonces albergaba 14 escuelas de educación superior y una preparatoria con dos turnos; de esas escuelas sólo dos contaban con un edificio propio.

Por esta razón las actividades académicas, sociales y políticas se concentraban en el edificio Carolino. Construido a finales del siglo XVIII, a una calle del zócalo, era el corazón de la ciudad. Al antiguo barrio de Los Sapos se sumaba este barrio vivo, donde torterias, tienditas y las pequeñas cantinas formaban parte de ese paisaje en donde los jóvenes transitaban diariamente.

Si bien la historia de los movimientos estudiantiles en Puebla tenía varios antecedentes, los de 1961 y 1964 eran los más recientes. El primero duró más de dos años y el segundo unos meses. Fue un movimiento estudiantil popular que terminó con la dimisión del gobernador, el general Antonio Nava Castillo.

La fundación de la Central Nacional de Estudiantes Democráticos (CNED) en 1963, generó una organización alternativa para los jóvenes: se trataba de una filial del Partido Comunista Mexicano (PCM).

Para muchos, ingresar a la CNED era una forma de cuidarse de las organizaciones oficialistas, y más aún cuando el ingreso a la escuela superior o la preparatoria los hacía objeto de sufrir violencia, como pelones. Se daban trifulcas que algunas veces llegaron a la zona de tolerancia, a donde eran llevados los pelones a “sostener su hombría”.

No obstante, esos excesos eran tolerados como “cosas de muchachos”, pero no así con quienes pensaban diferente y simpatizaban con la revolución cubana y se manifestaban en contra de Estados Unidos por la guerra de Vietnam.

Tenso prólogo al 68

En esa atmósfera de la guerra fría todo aquel que era un presunto comunista, era perseguido. El estallido del movimiento estudiantil en la Ciudad de México causó inquietudes: La comunicación entre los estudiantes estaba dada, la cercanía era sin duda un elemento, y la comunicación con la CNED era otra.

Así, desde el 9 de febrero en que se organiza la marcha estudiantil por la ruta de la libertad, de inmediato fue detenido Joel Arriaga Navarro, catedrático de la Preparatoria Nocturna Benito Juárez, quien fue llevado a un lugar desconocido y pasó varios días detenido, acusado de haber hecho proselitismo a favor de la marcha. Lo cierto es que la presencia del ejército en esa marcha fue una especie de prólogo en 1968 de lo que después sería el movimiento de ese año.

En Puebla, el 26 de julio realizaron una manifestación celebrando la revolución cubana. No hubo detenidos en Puebla, pero no se dijo nada en los periódicos. Al día siguiente, apareció una fotografía donde el gobernador les regalaba un camión a los estudiantes de ingeniería civil. El 4 de septiembre fue la primera manifestación en la que salieron a las calles. Harían otras más, aunque desde agosto varias escuelas habían estallado la huelga y colocado la bandera rojinegra.

Canoa, la detonación

Hubo otras manifestaciones más grandes, pero el 14 de septiembre ocurren los sucesos violentos de Canoa. Un grupo de empleados de la universidad se trasladó a la población de San Miguel Canoa, con el objeto de escalar la Malintzi, cuando de pronto fueron sorprendidos por la lluvia.

Solicitaron refugio en la iglesia y se los negaron; una persona les dio alojamiento en su casa. Escucharon voces a través del altoparlante, momentos después escucharon balazos y de pronto llegaron hasta la casa en donde estaban un grupo de desconocidos que exigían a los caseros les entregaran a las personas.

El dueño de la casa trataba de impedir que entraran, pero una muchedumbre lo logró y los empleados fueron atados y heridos. Resultaron asesinados los señores Jesús Carrillo Sánchez, encargado de la biblioteca José María Lafragua, y heridos los intendentes Miguel Flores Cruz, Ramón Gutiérrez Calvario, Roberto Rojano Aguirre y Julián González Báez.

El cura negó su intervención y el arzobispo Octaviano Márquez y Toriz cambió de lugar al cura. La Junta Administrativa (no existía aún la figura de rector) no llamó a reunión al Consejo Universitario; pero sí lo hizo el día 19, con motivo de los hechos registrados el 18 de septiembre cuando el ejército entró a Ciudad Universitaria.

Contrafuerza estatal

De los hechos de Canoa aparecieron sólo dos notas pequeñas y sí se llenaron de fotografías y propaganda desplegada a favor del general Rafael Moreno Valle, el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), a la gubernatura del estado. Por otra parte, el ejército estuvo dos veces en el zócalo: el 12 de septiembre para garantizar que se llevaran a cabo las fiestas patrias y el 11 de octubre.

En la segunda ocasión, 12 carros de combate de media oruga -con ametralladoras calibre 45-, carros de transporte, caballería mecanizada, el doceavo regimiento de la escuela militar de clases y el batallón de infantería permanecieron varias horas en el zócalo comandados por el general Gonzalo Bazán Guzmán, junto con elementos de la policía. Se prohibieron las manifestaciones para “evitar se perturbara la llegada de la flama olímpica y la inauguración del Estadio Cuauhtémoc”.

El 4 de octubre fueron detenidos Joel Arriaga Navarro, Federico López Huerta, Luis Ortega Morales y Jorge Fernández “El Zarco”. Con las aprehensiones y lo ocurrido el 2 de octubre en Tlatelolco se terminó de enrarecer el ambiente: Había coraje, impotencia, temor, confusión en muchos estudiantes.

El arquitecto Joel Arriaga fue aprehendido cerca de su casa, cuando se dirigía a dar sus clases a la Normal Superior, fue trasladado a una casa de seguridad, después de varios días lo llevaron al Campo Militar Número 1. Después pasó a Lecumberri, donde permaneció preso tres años y cincuenta días. Salió el 7 de noviembre de 1971.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba