DestacadasInformación

Alameda Hidalgo: Un espacio hostil para las mujeres, pese a la galería dedicada a ellas

En la Alameda Hidalgo asisten a diario las miradas lascivas, los susurros de frases que nadie pidió, los pasos apresurados por sentir que alguien persigue y una efímera estancia en las bancas al estar sola. Pero a pesar de eso, con una galería perimetral el espacio abandera un homenaje a las mujeres.

El 8 de marzo de 2021, la movilización por el Día Internacional de la Mujer intervino con iconoclasia la exposición fotográfica de Ejército y Fuerza Aérea, la Gran Fuerza de México, que estaba en la galería perimetral de la Alameda. El siguiente año las autoridades municipales prefirieron abrir una convocatoria para que artistas hicieran homenajes a mujeres.

Llevan tres años de usar esa medida de protección para las láminas negras de metal, y no es una crítica a las mujeres que con arte plasman los homenajes para las activistas, escritoras, científicas, cantantes, luchadoras sociales, etc. Sino a quienes aprovechan que nos reconozcamos en otras, para dar la percepción de que acompañan las causas.

Los rayos de sol son agobiantes en estos días de marzo, pero el acoso y hostigamiento en aquel atractivo de la ciudad, son más cansados de soportar. A veces sueltan susurros los mismos guardias, en otras ocasiones son los vendedores ambulantes o si no, lo hacen los hombres que apenas van de pasada.

Si al estar sola decides tomar una banca, hay poca probabilidad de que no llegue a sentarse un hombre que te arroje alguna propuesta o invitación, pues creen que si no estás acompañada, tendrías disposición para ceder. Así es como nos obligan a que las estancias se vuelvan efímeras.

También una estudiante de enfermería me contó que, un día mientras estaba parada del lado de avenida Constituyentes, un señor se le acercó. Le empezó a hacer plática y de inmediato pasó a un incómodo cuestionamiento, fue bombardeada por las preguntas: “¿esperas a alguien?, ¿alguien te espera?, ¿dónde vives?, ¿dónde estudias?”.

La reacción inmediata fue dar la vuelta y caminar hacia avenida Zaragoza, pero en la parada de camión el hombre la alcanzó y le dijo “¿por qué te fuiste? Sólo te quería conocer más, solo era una plática”. Así que tuvo que acelerar el paso para perderlo entre la gente de las siguientes calles.

La esquina de avenida prolongación Luis Pasteur y avenida Zaragoza, también cuentan una historia de las condiciones que tienen que enfrentar las mujeres, pues con la permanencia del trabajo sexual, se mantienen cosificados los cuerpos.

Lo que esperaríamos, sería que la Alameda Hidalgo no solo tenga un homenaje a las mujeres mediante una galería en cierta fecha específica, sino que también las autoridades estatales y municipales se comprometan a conseguir que pase a ser un espacio seguro para las mujeres.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba