Información

Álvarez Icaza pide respeto para Jacinta Francisco y su comunidad

El presidente municipal de Amealco de Bonfil, Rosendo Anaya Aguilar, enfatizó la semana pasada que estas diferencias son provocadas por grupos de choque.

El senador sin partido, Emilio Álvarez Icaza Longoria, llamó atender las demandas de Jacinta Francisco Marcial y la comunidad de Santiago Mexquititlán, municipio de Amealco de Bonfil, en un marco de respeto, esto por las presuntas amenazas de las que han sido víctima la indígena que fue encarcelada injustamente y sus allegados.

Mediante un oficio, con fecha del 24 de junio de 2019, el también secretario de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara alta se enmarca en las denuncias y señalamientos de Jacinta Francisco, por el acoso que sufre por parte de la delegada de Santiago Mexquititlán, Verónica Sánchez Gutiérrez; quien, inclusive, amenazó con «hacerla famosa otra vez» (Tribuna de Querétaro, 914).

Jacinta Francisco fue una de las tres indígenas otomíes encarceladas por el supuesto secuestro de seis agentes de la extinta Agencia Federal de Investigación (AFI). Las violaciones a sus derechos humanos —y los de Teresa González y Alberta Alcántara— en este caso llevaron al Estado mexicano (en particular a la Procuraduría General de la República) a pedir disculpas a las indígenas amealcenses, esto en 2017.

El senador Emilio Álvarez Icaza destacó este pasaje en la vida de Jacinta Francisco; de ahí que conminó a la delegada de Santiago Mexquititlán a respetar el artículo primero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y no discriminar, amenazar o atentar contra la integridad y seguridad de la mujer indígena.

La respuesta de la delegada

En entrevista con Presencia Universitaria a principios de julio, la delegada Verónica Sánchez Gutiérrez manifestó que ella es la persona hostigada en estas diferencias con la comunidad; situación que se debe, sostuvo, a que es la primera autoridad mujer en Santiago Mexquititlán.

Sánchez Gutiérrez también negó cualquier intento de secuestro o agresión hacia Jacinta Francisco, su familia o la comunidad, con quienes discuten acerca del cobro de espacios para vender en el tianguis de la localidad. La cuestión se trató, aseguró, de una plática «amigable» con pobladores de la zona.

Por su parte, el presidente municipal de Amealco de Bonfil, Rosendo Anaya Aguilar, enfatizó la semana pasada que estas diferencias son provocadas por grupos de choque. Al mismo tiempo, defendió que la delegación cobre por la instalación de puestos en el tianguis, que es uno de los conflictos que mantiene la comunidad con la delegada.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba