Información

Así consienten los gobernadores a sus medios preferidos

Domínguez Servién pagó casi 137 millones de pesos en comunicación oficial entre 2015 y 2017; el presupuesto se distribuyó en 491 contratos para 100 empresas diferentes. La prensa escrita fue la más beneficiada, con 28 millones de pesos.

En un acto protocolario, e investido como el gobernador constitucional de Querétaro, Francisco Domínguez Servién hizo un señalamiento personal contra el comunicador Miguel Ángel Álvarez, al que calificó de “chayotero”. No obstante, bajo la lógica de su declaración, todos aquellos medios de comunicación y periodistas que reciben dinero público de su administración entran en esta categoría.

El enfrentamiento se dio después de que el exconductor de Televisa Querétaro publicó que en la última gira a Europa, parte de la comitiva del Gobierno del Estado celebró la despedida de soltero de “un alto funcionario de la Secretaria de Desarrollo Sustentable (Sedesu). Por ello, adelantó una demanda en contra, sentenciando que: “lo difama el día que se casó”. Aclaró que el funcionario contaría “no con el apoyo del ‘gobernador’, [sino que] va a obtener el apoyo de Pancho Domínguez”.

Además, Domínguez Servién aseguró que presentaría pruebas de que Álvarez “se dedicaba a trabajar dándole dinero” durante el sexenio pasado. Sin embargo, los roces entre el poder y los medios de comunicación no son nuevos, ni tampoco la cercana relación financiera entre ellos y la falta de trasparencia en cuanto a publicidad oficial.

Domínguez y la tradición panista

Domínguez también se enfrentó al ‘Diario de Querétaro’ en 2010. Acusó a su director, Mario León Leyva, de “corrupto, vendido y poco profesional”. Según el entonces presidente municipal de Querétaro, la línea crítica del diario hacia su administración se debía a que “no hemos firmado un convenio de publicidad” y aseguró: “no lo voy a hacer”. (Tribuna de Querétaro, 537).

Ese “no” tuvo poca duración, porque el semanario ‘Libertad de Palabra’ documentó la firma del contrato DACBS/224/10 de ese mismo año para la Organización Editorial Mexicana, dueña del ‘Diario de Querétaro’. Con casi 7 millones de pesos, la publicidad “no fue vista en Querétaro”, sino en otros diarios de la firma, según Domínguez Servién.

Por otra parte, tan sólo durante su primer año como gobernador, el gasto en publicidad de Francisco Domínguez aumentó un 3.3 por ciento respecto al inicio. Para 2017, pese al aumento de un 5 por ciento en el presupuesto global del estado, equivalente a mil 200 millones de pesos, este semanario documentó las prioridades del gobierno de Domínguez: mientras se recortaban 334 millones de pesos para el ejercicio de obras sociales, se decidió pasar de 77 millones de pesos en 2016 a 200 millones para gastos de Comunicación Social en 2017.

Asimismo, este en la edición 880 de Tribuna de Querétaro, se recabaron los gastos en Comunicación Social del gobierno de Domínguez Servién desde 2015 hasta mediados de 2017. Casi 137 millones de pesos en 491 contratos para 100 empresas diferentes. Los rubros en los que se dividió fueron: Televisión: 15 millones de pesos; radio, 22 millones de pesos; prensa escrita, 28 millones de pesos; medios digitales, 14 millones de pesos; y destaca el rubros de “otros” con 32 millones de pesos; medios complementarios: casi 23 millones de pesos; e internet con 300 mil pesos.

También, a finales de 2017 se documentó que uno de los principales beneficiarios de la publicidad oficial no era propiamente un medio de comunicación, sino los Gallos Blancos de Querétaro. Pese a que aún no concluía el año y no se contaba con un plan de gasto en el área de comunicación social, ya se habían emitido facturas por casi 80 millones de pesos para propaganda.

Así, gracias a los 18 millones de pesos para Imagen Deportiva Querétaro S.A. de C.V., el equipo queretano lució la leyenda “Querétaro está en nosotros” en sus uniformes, así como spots en los partidos en formato de audio y video. También el periódico ‘Noticias’ se benefició con 16 millones de pesos, al que le siguió Televisa con 15 millones de pesos. Tan sólo estas tres corporaciones concentraron 50 por ciento de total de recursos para todo 2017.

Los alineados con Calzada

Además, como la mayoría de esos contratos se otorgaron por adjudicación directa, destacan por su ausencia medios de comunicación que no se han alineado al discurso panista, como el caso de ‘Plaza de Armas’, propiedad de Sergio Arturo Venegas y Miguel Ángel Álvarez, cercanos al exgobernador Calzada.

Al inicio de la administración panista, tanto Álvarez como Sergio Arturo Venegas, director de ‘Plaza de Armas’, salieron abruptamente de sus espacios en Televisa e Integra92siete -también conocida como ‘KISS FM’-, respectivamente. Dentro de las facturas que se han publicado en este semanario, no se han encontrado pagos al periódico ‘Plaza de Armas’ durante el gobierno de Domínguez Servién.

El “putarraco” evidencia la línea priista

En 2014 se filtró un audio del entonces secretario de Gobierno, Jorge López Portillo Tostado, en el que pide a su entonces coordinador de Comunicación Social, Abel Magaña Álvarez, censurar el programa “El Guardián de la Noche” de Integra92siete. En el audio, además, llamó al titular de la emisión “putarraco” y pidió “romperle la madre”.

Una vez concluida la administración priista, Magaña Álvarez fue acusado de enriquecimiento ilícito y arrestado a mediados de 2017, sin embargo, días después salió bajo fianza. Posteriormente, el también exgobernador sustituto López Portillo Tostado, admitió haber hecho la llamada y se disculpó. Finalmente no hubo sanción alguna.

Calzada consentía a sus periodistas

También los gastos en comunicación y medios fueron opacos en el gobierno su antecesor, el ahora exgobernador José Calzada Rovirosa, que durante su administración gastó un millón 200 mil pesos en tres comidas para periodistas. Sólo en 2010 se gastaron 170 mil pesos en regalos para esas fiestas: audífonos, grabadoras, pantallas, cámaras de video y fotográficas, etc.

Además, el gobierno de Calzada fue polémico por el costo de la fotografía oficial, el cual ascendió a un millón de pesos. Además, Tribuna de Querétaro documentó en marzo de 2015 el despilfarro de cerca de 10 millones de pesos de manera “irregular, en exceso o sin justificación” durante el ejercicio fiscal de 2013.

En ese entonces, la Entidad Superior de Fiscalización del Estado (ESFE) detecto un gasto “en exceso” de 3.5 millones de pesos, producto de 7 convenios con medios de comunicación; además de la erogación de 5.8 millones de pesos por parte de una persona son facultades para firmar contratos cotizados en dólares (Tribuna de Querétaro, 719).

Tan sólo durante 2015, el gasto en comunicación de la administración de Calzada ascendió a 141 millones 500 mil pesos.

Garrido se amparó para no revelar gastos

Durante su gestión como alcalde de la capital, Francisco Garrido Patrón se enfrentó con Luis Amieva, entonces director del ‘Diario de Querétaro’. El 10 de julio del 2000, dicho medio publicó una editorial en la que acusaba a Garrido Patrón de pagar planas en ‘Noticias’, producto de lo que calificó como “fijaciones mentales” del funcionario. Posteriormente, en entrevista para Tribuna Universitaria (107), Garrido afirmó que Amieva buscaba favorecer al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y lo acusó de dirigir el diario “con el hígado” y publicar “tonterías, vulgaridades, difamaciones y calumnias”.

Ya como gobernador (2003-2009), Garrido Patrón se amparó en contra de la entonces Ley Estatal de Acceso a la Información Gubernamental para tratar de retrasar la entrega de los papeles que revelarían la relación de su administración con los medios de comunicación. Se documentó el despilfarro de 555 millones de pesos del gobierno de Garrido para publicidad oficial y promoción de imagen, tan sólo de 2004 a 2008.

Durante este periodo, el gasto para propaganda pasó de 41 millones de pesos en 2004 a 202 millones en 2007 y después a 139 millones en 2008. Sin embargo, cabe recordar que la información entregada estaba incompleta, faltaban montos y se omitió entregar información sobre ciertas campañas de comunicación, además de que sólo presentaba información relativa a cuatro de los seis años de la gestión. Así, se gastaron 290 millones de pesos en empresas de televisión como Televisa y TV Azteca; 80 millones en empresas radiofónicas como Radio Centro y Radio Capital; y 160 millones en prensa escrita.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba