Información

Con AMLO será doble el reto para el periodismo: autora de ‘La Estafa Maestra’

Nayeli Roldán Sánchez instó a recordar que el periodismo hace investigaciones del poder, independientemente de quién lo ostente, además que los señalamientos no son con una perspectiva punitiva, sino de evidenciar lo que alguien haga con recursos públicos.

El reto del periodismo de investigación durante el próximo sexenio será “doble o triple”, pues la base social que sostiene al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, puede no ser receptiva a lo que se publique, señaló Nayeli Roldán Sánchez, periodista y una de las autoras de La Estafa Maestra.

La investigación fue galardonada con el premio Ortega y Gasset, misma que exhibió el desvío de recursos de varias dependencias del gobierno federal a través de distintas empresas fantasma y universidades públicas. Roldán ahondó que se tiene un reto para informar a la ciudadanía, puesto que no ven el consumo de noticias como algo prioritario en su vida.

Roldán Sánchez instó a los seguidores de Andrés Manuel López Obrador y a la ciudadanía en general a recordar que el periodismo hace investigaciones del poder, independientemente de quién lo ostente y que los señalamientos no son con una perspectiva punitiva, sino de “evidenciar lo que alguien con nuestros recursos públicos haga mal para que lo enmiende”.

Sobre la publicidad oficial —tema que ha estado en un constante debate por la subordinación que puede darse de la prensa al gobierno—, la autora de La Estafa Maestra no descalificó la misma, pero pidió al próximo gobierno federal que existan “reglas claras” en materia para distribuir el presupuesto entre todos los medios de comunicación.

“Que [la asignación presupuestal] se trate de tu número de visitas, tiraje o ventas, pero no del tipo de publicación que haces. Eliminar la publicidad oficial me parece una locura. Al final, me parece que es nuestro dinero. Así como se ejerce el presupuesto para una obra de infraestructura, tenemos derecho de saber qué ocurre con el recurso”, señaló.

Sociedad civil, alejada del periodismo

La periodista de ‘Animal Político’ puntualizó que la sociedad no ha terminado de ver a sus periodistas como un elemento importante en la vida democrática: “Cuando asesinan a un periodista sólo somos los periodistas los que alzamos la voz, no hay sociedad civil”, lamentó, a la par de recordar el desconocimiento de la sociedad sobre cómo se vulnera el derecho a la Información con estas muertes.

Cuestionada sobre qué ha faltado para que investigaciones como La Estafa Maestra o La Casa Blanca de Peña Nieto: la historia que cimbró un gobierno tuvieran una repercusión e impacto social amplio, Roldán Sánchez objetó que la sociedad sí estuvo al pendiente de estas y otras investigaciones: “Hay un sector que sí le interesa y está informado”.

Las calificó como “pequeñas batallas” cuya finalidad es dar a conocer información para que la ciudadanía tenga herramientas para fortalecer a la democracia. Desde su punto de vista sí hubo seguimiento a las investigaciones, ya que hubo reacciones en las urnas: “No puedo pecar de soberbia y decir que el periodismo lo hizo, pero fue un elemento para que la gente se enterara de todo esto. Nos falta mucho pero estamos dando estas batallas”.

 

¿Cuál será el reto de los periodistas con AMLO? Sobre todo por la gente que puede considerar las publicaciones como un ataque contra el presidente electo

—Le diste al clavo, el siguiente sexenio será un reto que no habíamos enfrentado. Al final todo este proceso es inédito: desde cómo ganó, el número de votos, que la izquierda gobierne, la transición. [A] la manera de hacer periodismo tendremos que encontrarle nuevas formas y caminos. Estamos en serio pensándolo mucho y muy bien.

Deben saber que el periodismo no hace investigaciones contra un partido, sino del poder, independientemente de quién lo ostente. No es incomodar a un político, se trata de difundir lo que están haciendo mal para que no lo repita.

 

Sin embargo, la gente ya no cree en los medios de comunicación. Hay errores que no se han subsanado y todos los medios entramos en una misma bolsa para la gente.

—Por supuesto, el reto de quienes nos preocupamos por hacer otro tipo de periodismo, tan balanceado y con todos los elementos posibles, es que sea irrefutable. Todos los trabajos de periodismo de investigación del sexenio no los han desmentido.

Es un blindaje; no podemos permitirnos dar menos que eso el siguiente sexenio. Eso demuestra que no estás haciendo un periodismo cualquiera con respecto a otros productos de televisión o periódicos. Uno entiende por qué la gente está molesta: porque son tendenciosos. Ahora hay que decirle a la gente: “no todos somos ese medio”.

 

Verificado fue un ejercicio muy interesante para exhibir las incoherencias de los candidatos, ¿cómo convencer a los medios tradicionales de conservar el ‘fact checking’?

—Tenemos [en ‘Animal Político’] El Sabueso. Lo que se hizo con Verificado fue eso pero con más medios y sólo para las elecciones. Una de las grandes ganancias fue que otros medios comenzaron a hacer ‘fact checking’ y lo vemos en ‘Reforma’ y ‘El Universal’.

Son parte de las batallas ganadas por el periodismo. No sólo debemos reproducir el mensaje; la obligación debe ser así. Cada periodista debería tenerlo como una vocación o tarea cotidiana.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba