Información

De dictaduras y dictadores

Si contamos desde Pascual Ortiz Rubio, primer mandatario con las siglas del PNR, el país tuvo trece presidentes de manera continua con las siglas del todo poderoso partido.

En las semanas recientes, las protestas contra la desigualdad, la carencia, la falta de justicia y democracia han estallado en varios países; entre ellos Chile y España. Dos países que se presumían como “modelos” o “ejemplos” a seguir, con sus transiciones a la democracia, su crecimiento económico y su estabilidad política. ¿Qué sucedió, entonces?

En España, hace ochenta años que finalizó la guerra civil. Tomando el poder el tirano Francisco Franco, tras una cruenta guerra de tres años, inició una dictadura que duró 36 años, hasta que falleció el “generalísimo” en 1975; misma que dejó cientos de miles de muertos y profundas heridas que aún permanecen abiertas.

En Chile, el siempre recordado golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, hace 46 años, contra el gobierno democrático de la unidad popular de Salvador Allende, inició una dictadura militar encabezada por Augusto Pinochet, quien se mantendría en el poder hasta 1990; un total de 17 años. Tiempo suficiente para convertirse en la dictadura latinoamericana más recordada, por encima de las de Argentina, Nicaragua, Brasil, República Dominicana, etc.

En México, por no dejarlo de lado, la ‘sui géneris’ dictadura del partido hegemónico, el PNR-PRM-PRI; esa “dictadura perfecta” que aparentaba ser una democracia ante los ojos del mundo, duró 71 años en el poder, pasando por sus “monarquías sexenales” y periodos inconclusos. Aunque, hasta ahora, son pocos los que se atreven a llamarle “dictadura”.

Pero, ¿qué tanto las dictaduras cayeron realmente? En España, los dos primeros presidentes, tras la salida de Franco en 1973, mantendrían la mayoría franquista. Sería hasta 1979 cuando la Unión Centro Democrática haría el relevo; sin embargo, los apellidos falangistas seguían muy presentes. Igual la impunidad para los represores y la falta de justicia para las víctimas republicanas.

Habría que esperar a 1982, para que el Partido Socialista Obrero Español iniciara realmente la transición, hasta 1996, cuando el Partido Popular, organización con raíces muy claras en la dictadura, retomara el gobierno en dos periodos: 2000-2004 y 2015-2018.

Hoy, desde junio del año pasado, nuevamente dirige el PSOE, gobierno que el 24 de octubre exhumó los restos óseos de Franco de la Basílica del Valle de los Caídos, sin mayor ceremonia. Era el último dictador europeo que contaba con un mausoleo de este tipo. A la par, se siguen encontrando cientos de fosas comunes con los fusilados de la dictadura. Las continuas protestas en Cataluña no se explican sin las políticas heredadas del dictador. No olvidemos, además, el peso simbólico de la monarquía, apoyada en la memoria de Franco.

En Chile ocurrió algo similar. Tras el referéndum de 1990, que dio fin al mandato de Pinochet, los gobiernos del Partido Demócrata Cristiano -organización que respaldó el golpe del 73 y colaboró con la dictadura que dejó a decenas de miles de exiliados, encarcelados, asesinados y desaparecidos-, también aplicaron la política de ‘borrón y cuenta nueva’, favoreciendo la impunidad de los militares. Es más, Pinochet se mantuvo en puestos de poder, al grado que fue nombrado senador vitalicio. Sería hasta el 2000, cuando el Partido por la Democracia, de centro-izquierda, llegó al poder; y en el 2006, el Partido Socialista de Chile, el partido de Allende, iniciara un interesante ejercicio de memoria, justicia y verdad. Sin embargo, las posturas polarizadas permanecen, lo mismo que la constitución impuesta por la dictadura militar.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba