Información

Desestimó Gobierno del Estado 19 posibles feminicidios

El Código Penal del Estado de Querétaro tipifica el delito de feminicidio como la “privación de la vida de una mujer por razones derivadas de su género” y tiene una pena de 20 a 50 años de prisión

De 22 casos de asesinato durante 2018 en el estado de Querétaro que cuentan con uno o más de los supuestos necesarios para ser tipificados como feminicidio acorde al Código Penal del Estado, sólo 3 fueron considerados como tales por parte de la Fiscalía General del Estado; lo cual equivaldría a 13.6 por ciento de casos considerados feminicidios por sus características (porcentaje de los únicos en los que hubo violación); de esos, seis de cada 10 sucedieron en el municipio de Querétaro, San Juan del Río.

Durante el 2018 se hallaron los cuerpos de 35 mujeres en el estado de Querétaro, de acuerdo con lo consignado en medios de comunicación. De estos, tres casos fueron descartados como asesinatos y nueve fueron ejecuciones u homicidios sin huellas de violencia de género. Por otra parte, los 22 casos restantes contienen uno o más de los de los supuestos necesarios para ser tipificados como feminicidios, según dicta el Código Penal del Estado de Querétaro.

No obstante, para las autoridades encargadas de impartir justicia, los casos de asesinatos que merecieron ser procesados como feminicidios durante los 12 meses del 2018 solamente fueron tres de los 22 potenciales, lo que representa sólo el 13.6 por ciento: situación que ha indignado a las organizaciones que defienden los derechos de las mujeres y que reiteradamente han señalado la cerrazón gubernamental para reconocer la existencia de la violencia de género.

De acuerdo con un seguimiento periodístico, durante el 2018, el 36.36 por ciento de los feminicidios ocurrieron en la ciudad de Querétaro, mientras que un 31.81 por ciento se cometieron en San Juan del Río.

De esta forma, poco más del 68 por ciento de los casos se presentaron en los dos municipios con mayor territorio conurbado y en los que se concentra el 60 por ciento de la población del estado. A estos le siguen Amealco de Bonfil y Pedro Escobedo, con el 9.09 por ciento de feminicidios y por último Cadereyta de Montes, Landa de Matamoros y Colón, con el 4.54 por ciento.

Tipificación del feminicidio

El Código Penal del Estado de Querétaro tipifica el delito de feminicidio como la “privación de la vida de una mujer por razones derivadas de su género” y tiene una pena de 20 a 50 años de prisión.

La legislación estatal considera en su artículo 126 Bis siete supuestos para que el asesinato de una mujer se considere como feminicidio. Entre ellos, que la víctima presente signos de violencia sexual o que se le hayan infligido lesiones o mutilaciones infamantes o marcas degradantes o que existan datos que establezcan que hubo amenazas, acoso o lesiones del sujeto activo, en contra de la víctima.

Igualmente se considera un feminicidio cuando el cuerpo de la víctima fue expuesto, depositado o arrojado en un lugar público, cuando existen antecedentes o datos de cualquier tipo de violencia, en el ámbito familiar, laboral, escolar o vecinal.

De la misma forma, cuando la mujer haya sido incomunicada y cuando existen evidencias de que la víctima sufrió violencia física ejercida por una persona con la que la haya tenido parentesco (por consanguinidad, por afinidad o civil), relación de matrimonio, concubinato, noviazgo o amistad o de subordinación o superioridad que impliquen confianza.

Al respecto, destaca que entre los 22 feminicidios cometidos en Querétaro, un 77.27 por ciento cumple con la circunstancia de que existió algún parentesco o relación que implicaba confianza entre la víctima y el ejecutor del crimen. Mientras que, en el 59.09 por ciento de los casos, el cuerpo fue abandonado en un lugar público o paraje despoblado.

Además, en el 18.18 por ciento de los casos se presentó algún tipo de violencia sexual y el 4.54 por ciento se presentaron lesiones, mutilaciones o algún tipo de marca degradante hacia la víctima.

A los 22 feminicidios registrados en el 2018 deberían de sumarse los casos de suicidios feminicidas; es decir, en los que la mujer se quita la vida después de sufrir algún tipo de violencia, ya sea de pareja, intrafamiliar o de alguna otra persona que aprovecha su condición de superioridad o la vulnerabilidad de la víctima.

Sin embargo, las leyes mexicanas ni locales consideran esta figura jurídica, de lo contrario, los feminicidios en la entidad sumarían 24, tomando en cuenta dos casos con estas características ocurridos en agosto de 2018 en la región de la Sierra Gorda.

Diciembre, más casos

En cuanto a los meses con mayor registro de feminicidios destaca diciembre, cuando se registraron seis casos, seguido de enero de 2018, cuando cuatro mujeres fueron asesinadas; esto representa un 18.18 por ciento de los casos. Es decir, solamente entre el primer y el último mes del año, ocurrieron el 45.45 por ciento de los casos.

Igualmente, destacaron los meses de julio, agosto y octubre, cuando se registraron tres asesinatos por periodo, para sumar el 40.89 por ciento del total. De esta manera, el 86.34 por ciento de los feminicidios se concentraron en cinco meses del año.

Por otra parte, dos de cada tres crímenes involucraron a mujeres adultas, con edades entre los 20 y los 50 años; pues los feminicidios en los que se pudieron conocer las edades de las víctimas se concentraron en mujeres adultas de entre 20 y 30 años, así como en el grupo de entre 30 y 40 años de edad. A estos grupos le sigue el de mujeres entre 40 y 50 años. Entre estos tres grupos, sumaron el 59.07 por ciento de los asesinatos.

Agresiones de las parejas o familiares

Sobre los agresores, en el 27 por ciento de los casos el crimen fue ejecutado por la pareja o expareja de la víctima. Es decir, casi uno de cada tres casos tuvieron como trasfondo una relación sentimental violenta. Si a estos casos sumamos el 9 por ciento de los feminicidios cometidos por un familiar, tenemos que el 36 por ciento de las mujeres fueron asesinadas por una persona con la que mantenía una convivencia cotidiana y de cercanía. Igualmente, destacan los casos en los que se sostuvo una relación laboral o de negocios, al sumar un 15 por ciento de los casos; mientras que otro 22 por ciento de las agresiones fueron cometidas una persona conocida o un vecino.

Sobre el tipo de agresión, uno de cada dos casos fueron ejecutados con arma blanca o de fuego; pues el 31.81 por ciento de los feminicidios se utilizó un arma blanca o un objeto punzocortante, mientras que en el 22.72 por ciento se involucró un arma de fuego. En tanto, dos de cada cinco hechos fueron ejecutados mediante la asfixia o el ahorcamiento. Finalmente, destaca que apenas en el 13.63 por ciento de los casos se acompañaron de una violación, lo que refiere que la mayor parte de los feminicidios no tuvieron una motivación de índole sexual.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba