Información

Especialidad en Familias: Un programa necesario para estudiar las nuevas relaciones sociales

La conformación de la especialidad en Familias y Prevención de la Violencia, en 2012, tiene todo un andamiaje detrás que implicó un trabajo académico que primero comenzó como especialidad y luego se consolidó como un programa de calidad reconocido por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Patricia Palacios Sierra, una de las fundadoras de este programa de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), es clara cuando refirió que tras el primer acercamiento con Beatriz Schmukler, investigadora del Instituto Mora, comenzaron con la idea de trabajar sobre la democratización de la familia.

No sólo fue ese acercamiento, fue también el contexto de un decrecimiento del modelo “tradicional” de la familia y la llegada de nuevas estructuras: “iban en aumento nuevas formas de organización, como familias monoparentales de jefatura femenina, las extensas, las recompuestas, las unipersonales, entre otras”, que obedecían a cambios estructurales y requerían equilibrar la figura de autoridad para promover la simetría, explicó Patricia Palacios.

Schmukler, accedió a dar un seminario de formación docente para las mujeres investigadoras de la UAQ: Sulima García Falconi, Miriam Hernández, Lorena Osorio Franco, Oliva Solís Hernández, Elena Meza de Luna, Edita Solís Hernández, Patricia Palacios, Amanda Hernández y Esperanza Díaz Guerrero.

En un principio se pensaba abrir un diplomado en la FCPS, pero las pioneras del programa prefirieron que fuera una especialidad “con estructura más consistente para poder sostenerla a lo largo del tiempo” y se trabajó “aproximadamente tres años” para consolidar la parte conceptual y metodológica, subrayó Palacios Sierra.

La especialidad multidisciplinar se conformó con el objetivo de profesionalizar a estudiantes desde la perspectiva de género y de la democratización familiar, mediante una estrategia de prevención primaria de la violencia, según se menciona en su mapa curricular.

El Instituto Mora, dedicado a la investigación en historia y ciencias sociales, había trabajado diplomados en colaboración con otras instancias desde la perspectiva de igualdad de género y la democratización familiar; pero la UAQ fue la primera universidad a nivel nacional en tener una especialidad con ese enfoque.

A Patricia Palacios le tocó ir a otras instituciones en Querétaro para promover el programa e invitar al personal a participar, pero hubo ciertas resistencias porque estaban “casados con el modelo dogmático familiar y no aceptaban que estuvieran disminuyendo las familias nucleares tradicionales”, pero supone es algo en lo que se ha avanzado hoy día.

Fue en agosto de 2012 que se impartió por primera vez el programa. Patricia Palacios Sierra pudo notar que los participantes “adquirieron capacidades para reconocer las transiciones familiares y las violencias, además de ejecutar la formulación de proyectos de intervención conceptual, metodológica y vivencial”.

Tres meses después de la apertura de la especialidad, se aceptó la inscripción al PNPC-CONACYT, “esto te habla de una especialidad bien pensada y conformada que cumplía los requisitos de excelencia” y que en su décimo aniversario aún mantiene la distinción, concluyó la antropóloga social.

Katia Santoyo

Estudiante de la licenciatura en Sociología de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales en la Universidad Autónoma de Querétaro. En proceso de la formación conjunta socióloga en periodismo. Reportera de Tribuna diario desde enero de 2022.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba