Información

Grindr: ‘Ábrenos, te vamos a robar’. Aparece amenaza para comunidad LGBT+

“Ábrenos, te vamos a robar”. Con esta amenaza como último mensaje, desapareció del chat de Grindr el presunto joven de 23 años con el que Marcos platicaba para tener un encuentro en su casa. No era la primera vez que utilizaba la aplicación de citas para hombres homosexuales, de hecho Marcos mostró su sorpresa al ver cómo aquel día casi termina en una pesadilla.

Viernes, mediodía. Marcos, su nombre ha sido cambiado para preservar su seguridad, contacta con una persona cuyo perfil es nuevo en la aplicación y que se identifica solamente como Dhao. Conversan un poco y acuerdan verse en el lugar de Marcos en un rato. Para su sorpresa, Dhao le propone un trío, algo que Marcos acepta con reservas, porque nunca supo nada de la otra persona, ni una fotografía.

10 minutos antes de la hora acordada, Dhao escribe de manera insistente que abra la puerta, que no tarde. Marcos se extraña y camina hacia la entrada de su fraccionamiento, donde ve una camioneta con dos personas: “¿Ya llegó el otro chico?”, pregunta un hombre con barba pronunciada. “¿No es quien viene contigo?”, respondió Marcos, mientras señalaba al joven que lo acompañaba en la camioneta. “No, no… lo esperamos”, indicó el barbón.

Marcos se disculpa con la pareja de la camioneta y les dice que no puede meter tanta gente a su casa, por lo que procede a volver a entrar a su condominio. Le comunica lo mismo a Dhao, quien dice estar a una cuadra de distancia; lo toma mal: “¿No que querías coger?”, responde enojado por el chat. Marcos ignora el mensaje, pero llega: “Ábrenos, te vamos a robar”.

El mensaje desaparece, pues Dhao bloqueó a Marcos sin dejar más rastros. Pero el joven afectado se queda inquieto, ya que esas personas conocen su dirección, su cuenta de Instagram. Llama al 9-1-1 pero no sabe qué decir, ya que el robo no se concretó, por eso cuelga. La paranoia le nubla la razón para pedir ayuda a los vecinos, a los cuales tampoco sabe qué decirles, pues no les habla.

“Me culpé a mí mismo en ese momento, yo lo llevé a mi casa y le di mis datos. Igual sabía que no podía ir con las autoridades, de entrada, no sé a cuál ir o qué decirles, desconfío mucho de la policía. Más tarde un amigo me dijo que era un tema penal, entonces eso creo sólo complicaba más las cosas. Me sentí solo, como si los candados de mi casa fueran insuficientes”, relató en entrevista.

Luego de ser asesorado por su compañero abogado, Marcos acudió a la Fiscalía General del Estado a levantar la denuncia correspondiente, pero ante la falta de evidencias “objetivas” no pueden abrir la carpeta: “Los chats desaparecieron, la fotografía de él no la tengo y las placas de la camioneta no las vi”, precisó.

Marcos lleva más de cinco años como usuario de la aplicación y enfatiza que nunca vivió una experiencia similar que lo haya hecho sentirse vulnerable. Sin embargo, una vez conoció a un chico de Jalisco que vivió una experiencia más desagradable: “él invitó a alguien a su casa. Su invitado le dio una Caribe que estaba adulterada y lo durmió; al despertar le habían vaciado su cuarto. Se llevaron la tele, su laptop, otras cosas”.

Marcos narró que el chico tapatío denunció en la Fiscalía de Querétaro los hechos que datan de diciembre de 2020, pero nunca procedió la investigación, antes bien, lo revictimizaron porque le señalaron en el organismo que él le abrió las puertas de su hogar.

“Yo les dije en la Fiscalía que quería descartar la existencia de una posible banda delictiva, que no acosen a otros jóvenes en Querétaro y tengan cuidado. No me rindo, yo buscaré por mi cuenta”, finalizó Marcos al preguntarle qué sigue luego de que no se pudo abrir la carpeta de investigación.

Miedo a denunciar

Para Luis Guzmán, presidente del Consejo Consultivo de la Cohesión de Diversidades para la Sustentabilidad (Codise) en Jalisco, los criminales atacan a específicamente a los hombres homosexuales debido a que se aprovechan de la vulnerabilidad de éstos: “Por pena, por desconfianza a las autoridades, pues no denuncian. Tienen mucho miedo a contarlo”.

La problemática en Jalisco la identificaron con fuerza en la segunda mitad de 2018. Al menos 80 jóvenes se habían acercado a Codise para denunciar situaciones que iban desde el despojo de un celular hasta el robo de un automóvil y violaciones. Según explicó Guzmán, a veces las víctimas en Guadalajara eran halladas un día después, ya que los criminales los encerraban o amarraban.

Al denunciar con el fiscal de Jalisco la problemática, señaló que éste no podía hacer nada sin denuncias; gracias a trabajos colaborativos, fue posible abrir una Coordinación Especializada de Atención a Delitos por Diversidad Sexual, la cual atiende todo tipo de agresiones contra la comunidad LGBT+, pero principalmente estas prácticas de robo, lesiones y extorsión.

El activista tapatío observó varios modus operandi, pues se dan en encuentros casuales, pero también han notado que los agresores siguen a las víctimas y las seleccionan con base en información que encuentren en redes sociales. En cualquiera de los casos, sugirió que los victimarios tienen vínculos con redes criminales en las cuales pueden acomodar los objetos robados, que son electrodomésticos, teléfonos, joyas, vehículos, etc.

Anonimato, arma de doble filo

Una de las características principales de la app Grindr es el anonimato que ofrece a las personas. Basta una cuenta de correo electrónico y un teléfono para registrarse, además las personas no están obligadas a dar datos públicos ni siquiera poner una fotografía de rostro. Así como se crea, la cuenta puede ser eliminada.

Esto representa un impedimento muchas veces para continuar la investigación, porque no hay cómo dar con el paradero de las personas señaladas. Luis Guzmán señala que en ocasiones la misma aplicación ha respondido que no guarda información, teléfonos o datos, por lo que es importante tener otro tipo de pistas para seguir la investigación.

Esto es justo lo que le ocurrió a Marcos en Querétaro, ya que la poca información de su interlocutor desapareció en segundos, sin darle oportunidad de guardar fotos o la amenaza que le llegó a través de la aplicación. Finalmente, el presidente de Codise remarcó que su postura respecto a la app no es de prohibirla, porque goza de buena aceptación entre la comunidad. Sin embargo hacen el llamado a pedir más información de las personas con las cuales se vinculan y evitar ir con artículos de lujo a las citas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba