Información

Maconí se vio afectado por Acueducto II

La desaparición de cinco manantiales en la zona comunal de Piñones fue una de las consecuencias de que en la comunidad de Maconí tengan escasez de agua.

Con la construcción del Acueducto II quedaron pendientes una serie de compromisos del Gobierno del Estado —entonces encabezado por Francisco Garrido Patrón (2003-2009)— en la comunidad de Maconí, ubicada en el municipio de Cadereyta de Montes. El sitio, ubicado al noreste del estado de Querétaro, fue uno de los afectados con la infraestructura para el agua.

En 2011, el periódico La Jornada informó que el gobernador panista no había cumplido su compromiso de suministrar agua potable a los 15 anexos comunales de esa población; acuerdo al que se llegó tras concertar la obra del Acueducto II y que hasta la fecha no se ha cumplido.

En entrevista con este semanario, el maestro en Gestión Integrada de Cuencas por la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) Luis Enrique Granados Muñoz destacó que entre las afectaciones de la obra se encuentran un poco más de 295 hectáreas de un bosque de pino-encino en la comunidad de Piñones, sitio que la sociedad de Maconí consideraba una reserva para un momento de presión económica local.

Explicó que la desaparición de cinco manantiales en la zona comunal de Piñones fue una de las consecuencias de que en la comunidad de Maconí tengan escasez de agua: “Cuando meten la tubería del Acueducto II tienen que hacer un túnel casi tres kilómetros y medio por ahí, ahí en el cerro del Doctor, porque si rodeaban al cerro o pasaban en el tubo por arriba, pues si va a ser una energía muy grande y era costosísimo. Entonces, era (…) más fácil meter un tubo por el cerro. Cuando meten este tubo por el cerro, colapsan en la comunidad de Maconí alrededor de cinco manantiales”.

Manantiales deshidratados

Entre los manantiales que dejaron de emanar agua se encuentran el Waró, Los Corrales, El Chilito Chiquito, La Meca y El Agua Dulce. Al respecto, la delegada municipal de Maconí, Cadereyta de Montes, Selomith Escobedo Martínez, denunció que en el 2007 se establecieron varios compromisos que no se cumplieron, como llevar agua a todas las comunidades de Maconí a través de tuberías: “En algunos puntos la tubería sí está, pero jamás han puesto agua y esa es nuestra inconformidad, porque no nos cumplieron en esa parte”.

Acotó que, desde el 2016, la antigua delegada logró negociar un apoyo de 6 millones de pesos, de los cuales 3 millones eran por parte de Municipio y “los otros 3 millones pendientes por parte de la CEA [Comisión Estatal de Aguas] les estamos pidiendo que nos cumplan. Y ellos dicen que primero se tienen que gastar esos millones pendientes”.

Autoridades de la CEA explicaron que llevar agua a las comunidades de Maconí, en donde no hay carreteras, es caro: “Ellos ponían el agua, pero que nosotros costeáramos la electricidad. Pero es un costo muy alto para las familias, porque hay familias que no tiene ni siquiera una vivienda digna”.

Señaló que la escasez de agua impide acceder de forma adecuada a las necesidades básicas de las personas, como cocinar con agua limpia y bañarse. Además de que lo que más se presenta en el Centro de Salud son las infecciones diarreicas: “Hay algunas personas que viven en comunidades en donde hay que caminar distancias largas para traer agua de un pozo. A las personas mayores se les dificulta salir”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba