DestacadasInformación

Partidos políticos: Mujeres presidentas no garantizan cambio de raíz en estructuras

Persiste un problema de desigualdad de género al interior de los partidos políticos, ello pese al avance de las mujeres en presencia y liderazgos dentro de las organizaciones, advirtió Marcela Ávila-Eggleton, directora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

En este momento, y por primera vez en la historia, los tres principales partidos en Querétaro son liderados por una mujer. Primero Abigail Arredondo en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en 2021; en enero de este año se sumó Leonor Mejía Barraza para dirigir al Partido Acción Nacional (PAN) y la semana pasada Rufina Benítez Estrada, en Morena.

Aunque hay mujeres presidentas en estos partidos, la segunda cartera más importante, la Secretaría General, es ocupada en todos los casos por varones. En el PRI lo hace Luis Antonio Macías Trejo; Claudio Sinecio Flores, en el PAN e Israel Alejandro Pérez Ibarra, en Morena.

Aunque se han dado cambios, Ávila-Eggleton explicó que los partidos se construyen sobre sistemas patriarcales en los que las mujeres carecen de oportunidades para prepararse debido a obligaciones sociales que les impusieron: “No es solamente un tema de deber para los partidos e instituciones, no solamente la ley los obliga a considerar mujeres, también hay una sanción moral por no incluirnos”, consideró la doctora en Ciencias Sociales por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Durante la última década se logró establecer la paridad de género como un principio constitucional; medida que primero comenzó con la mitad de las candidaturas para mujeres y, posteriormente, avanzó en la conformación paritaria de cuerpos legislativos, así como gabinetes de los tres niveles de gobierno.

La reforma de 2019 también les exigió a los partidos una representación igualitaria de hombres y mujeres dentro de sus estructuras. “Seguramente si no existieran esas reglas, los partidos buscarían no postular a mujeres, buscarían seguir postulando hombres como lo han hecho siempre”, resaltó Ávila-Eggleton.

Finalmente, la directora de la FCPS de la UAQ sostuvo que más allá de sólo dar una imagen, los partidos deben incluir a las mujeres, ya que de otra manera violan los principios establecidos en la ley. Reiteró el llamado a que las organizaciones dejen de perpetuar el discurso histórico de que no hay mujeres capacitadas para ocupar puestos al interior.

Con anterioridad otras mujeres se desempeñaron como presidentas de partido en la entidad, siempre en breves periodos como Ana Bertha Silva Solórzano (un año) e Isabel Aguilar Morales (interinato de cinco días) en el tricolor; en el PAN, Micaela Rubio Méndez fue interina en el PAN en 2015 tras la salida de José Luis Báez Guerrero, hoy diputado federal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba