San Juan del Río

SJR: El maíz oriundo se llamará como sus agricultores

Las variedades de maíces criollos originarios de San Juan del Río llevarán el nombre de los agricultores que participan en el proyecto Generación de valor agregado a maíces pozoleros y criollos cultivados de la región del Bajío, llevado a cabo por la Facultad de Química de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

La investigación tiene como objetivo el encontrar un mercado adecuado para procurar que los agricultores no solamente siembren sino transformen el maíz, así lo refirió la doctora Marcela Gaytán Martínez, investigadora con posgrado en ciencia y tecnología de alimentos.

Financiado por Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), el proyecto se centra en la producción de maíz precocido para pozole a partir de maíces criollos cultivados agroecológicamente en la región del Bajío mexicano. Los cultivos con los que se trabaja promueven la fertilidad, evitan la erosión y pérdida de biodiversidad de las semillas y no usan herbicidas, plaguicidas o fertilizantes sintéticos.

El proyecto se realizó con maíces de Tarimoro, Guanajuato.

«A partir del proyecto de Tarimoro, se hizo la presentación. Los ingenieros Antonio Martínez y Humberto de la Secretaría de Desarrollo Sustentable (SEDESU)de San Juan del Río, me contactaron para pedir apoyo de la Universidad con el fin de ayudar a los agricultores» agregó Gaytán Martínez.

“A pesar de que estamos iniciando con la investigación, necesitamos tener recursos para continuar con la misma. Por el momento se han hecho caracterizaciones físicas y químicas, falta trabajar con el desarrollo de productos, por lo que el gobierno municipal a través de la Secretaría de Agricultura continúa apoyando la investigación. Sin embargo, hace falta un mayor impulso económico para que a corto y mediano plazo se vea el impacto en el campo», agregó la investigadora.

Dificultades que se podrían enfrentar

Debido a la sequía provocada por las escasas lluvias se cree que esto puede entorpecer la investigación, así como también otro factores.

«La mayoría de los maíces criollos son sembrados bajo temporal, eso implica que se aprovecha el agua de lluvia para la siembra”. De acuerdo con la especialista, el hecho de no tener lluvias retrasa los tiempos de siembra e inclusive esto puede llegar a impedir que los cultivos no se den.

“Afectaría directamente al campo Querétaro […] Es por ello por lo que los agricultores del proyecto deben estar convencidos que puede haber factores externos y que en la Universidad hace una investigación que puede impactar en sus cosechas», señaló.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba