Invitados

La interseccionalidad en los movimientos sociales desde la perspectiva de las mujeres negras

Se tomará como base para este artículo el video de Kimberlé Crenshaw, La urgencia de la interseccionalidad que forma parte de un TedWomen del año 2016; al verlo, se debe reflexionar sobre lo que significaba y representaba la interseccionalidad, en TED Talk ella menciona:

Hay violencia policial contra los afroestadounidenses y hay violencia contra las mujeres, dos cuestiones de la que se ha hablado mucho últimamente. Pero cuando pensamos en quiénes viven estos problemas, cuando pensamos en quiénes son las víctimas de estos problemas, nunca se nos viene a la mente los nombres de estas mujeres negras.

Los expertos en comunicación nos dicen que cuando los hechos no encajan con los marcos disponibles, las personas tienen dificultades para incorporar nuevos hechos en su forma de pensar sobre un problema. Los nombres de estas mujeres no se han incorporado en nuestra conciencia porque no tenemos marcos de referencia para verlas, no tenemos marcos para recordarlas, no tenemos marcos para incorporarlas. Como consecuencia, los reporteros no se alían con ellas, los que hacen políticas no piensan en ellas y a los políticos no se les alienta o exige que aboguen por ellas.

Sin marcos que nos permitan ver cómo repercuten los problemas sociales en todos los miembros de un grupo determinado, muchos caerán en la invisibilidad de nuestros movimientos, solas frente al sufrimiento del aislamiento virtual.

Y todos sabemos que, cuando no hay nombre para un problema, no se puede ver un problema, y cuando no se puede ver un problema, prácticamente no se puede resolver” (Crenshaw, 2016).

Después de escuchar y entender a Kimberlé Crenshaw y su concepto de interseccionalidad, lo ligué a lo que alguna vez leía en Twitter sobre los feminicidios en México y cuáles son los que llegan a convertirse en nota nacional y cuáles no, cuáles indignaban a la población y cuáles no, cuáles conocíamos y cuáles ni siquiera nos enterábamos. Recordé y leí lo que Edith López Hernández, abogada afromexicana feminista y consultora en materia de violencia de género y derechos humanos, decía en uno de sus artículos sobre el tema, ella al respecto hacía esta pregunta, ¿los Feminicidios de las Mujeres Negras cuentan o ni siquiera se cuentan?

Ella menciona también a Kimberlé Crenshaw y su vídeo La urgencia de la interseccionalidad, donde hace una comparación sobre el caso de los feminicidios en México:

“Kimberlé Crenshaw expone que la violencia policial es visible y conocida cuando se comete en contra de los hombres negros estadounidenses; hay cobertura mediática, moviliza a la protesta, los nombres de las víctimas se quedan en la memoria de la sociedad. Y tratándose de la violencia de género en contra de las mujeres, no se usa como primer referente la violencia policial, sino la que se vive por parte de la pareja o ex pareja.

Eso pasa con el feminicidio de las mujeres negras en México, es invisible.

Y en México, aunque no nos guste admitirlo, siempre escucho decir que “aquí somos clasistas, pero no racistas”, el racismo sigue determinando las historias de vida que se cuentan a la sociedad y las pérdidas humanas que importan e indignan más. También el racismo ha creado un referente sobre cuáles mujeres necesitan más ayuda.

Los asesinatos por razones de género de las mujeres negras en este país seguirán sin conocerse y sin ser nombradas las víctimas sino empezamos a dar testimonio por ellas.

Pero lo más importante, si no empezamos a plantear políticas de prevención y atención de la violencia contra las mujeres que tengan un enfoque especializado y diferenciado, seguiremos viendo políticas que no nos hablan, ni nos atienden a las mujeres negras” (López Hernández, 2020).

De esta forma podemos confirmar y comprender lo que Viveros Vigoya (2016) menciona sobre los análisis interseccionales y su manera de poner en evidencias dos cosas: la multiplicidad de experiencias de sexismo vividas por distintas mujeres, en primer lugar, y, la existencia de posiciones sociales que no padecen ni la marginación ni la discriminación, porque encarnan la norma misma, como la masculinidad, la heternormatividad o la blanquitud, en segundo lugar.

El concepto de interseccionalidad de Viveros Vigoya concuerda con la forma como Kimberlé Crenshaw lo explica, destacando la importancia de superar la conceptualización numérica de las desigualdades y opresiones que surgen de la unión y/o fusión de distintas formas de discriminación de las mujeres. También, como el feminismo negro lo ha hecho, la interseccionalidad llegó como crítica al modelo hegemónico de “la mujer” universal, para hablar y comprender las experiencias de las mujeres pobres y racializadas como producto de la intersección dinámica entre el sexo/género, la clase y la raza en contextos de dominación construidos históricamente (Viveros Vigoya, 2016).

Como conclusión, Viveros Vigoya y el tema de la interseccionalidad; transformando y redefiniendo el sujeto político central del movimiento feminista, el feminismo negro y la crítica interseccional se deben entender y definir como la coalición y construcción de un movimiento social que es empático, como propuesta política, con todos los tipos de opresión, exclusión y marginación: clasismo, sexismo, racismo, heterosexismo, cis-sexismo. etc.


Referencias:

Crenshaw, K. (2016). La urgencia de la interseccionalidad. TedWomen. Recuperado de: https://bit.ly/2zoNbum

López Hernández, E. (2020). ¿Y los feminicidios de las mujeres negra cuentan o ni siquiera se cuentan? Afrofeminas. Recuperado de: https://bit.ly/2LbFo5M

Viveros Vigoya, M. (2016). La interseccionalidad: unaaproximación situada a la dominación. DebateFeminista, 52, 1–17.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba