Articulistas

EZLN: Round 26

Para los zapatistas, sólo un “imbécil” o un “mentiroso” puede afirmar que un Megaproyecto es bueno para los pueblos.

Como ya se ha hecho costumbre, cada 1 de enero el Ejército Zapatista de Liberación Nacional da a conocer sus posturas sobre el complejo contexto de México; a veces con poemas esperanzadores y en otras ocasiones con comunicados amargos.

Desde el año pasado, el gobierno de Morena y López Obrador han sido el objeto de sus críticas y, claro, este 2020 no fue la excepción. Incluso desde antes que López Obrador fuera electo, las y los zapatistas manifestaron su rechazo al “capitalismo light” que este ofrecía.

Una vez con la banda presidencial y dados a conocer los megaproyectos del sexenio, el EZLN reiteró su postura contraria hacia el Tren Maya, el Corredor Transísmico Salinas Cruz-Coatzacoalcos, el Proyecto Integral Morelos y el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, porque estarían hechos con “una lógica de despojo y explotación capitalista”.

En palabras del Subcomandante Insurgente Moisés, pero en la voz del EZLN, “en el 26 aniversario del inicio de la guerra contra el olvido”, de aquella memorable jornada de 1994, “el mandón que entonces enfrentamos era el mismo que hoy nos desprecia”.

La “hidra capitalista”, entonces como ahora, explota y destruye todo a su paso, “pero la hidra capitalista, la bestia destructora, busca otros nombres para esconderse y atacar y vencer a la humanidad. Y uno de esos nombres detrás de los que se esconde la muerte es ‘Megaproyecto’. ‘Megaproyecto’ quiere decir destruir todo un territorio. Todo. El aire, el agua, la tierra, las personas”, claro que el Megaproyecto se vende con discursos de progreso y modernidad, pero, ¿para quién es ese supuesto progreso y qué es esa tal modernidad?, cuestionan.

Para los zapatistas, sólo un “imbécil” o un “mentiroso” puede afirmar que un Megaproyecto es bueno para los pueblos. ¿Pero y la consulta hecha por el Estado en diferentes comunidades de la península de Yucatán? “Personas disfrazadas de indígenas”, acusan desde los Caracoles. Ellos, las y los zapatistas, hicieron su propia ‘consulta’ con la tierra y acordaron que “la defenderemos hasta morir si es preciso”.

De la mano con el Congreso Nacional Indígena, convocaron a una serie de protestas y movilizaciones para el 20, 21 y 22 de febrero en la Ciudad de México y Morelos, jornada que llevará el nombre de “Samir somos todas y todos”, en recuerdo del activista Samir Flores Soberanes (asesinado el 20 de febrero de 2019), uno de lo varios defensores de sus tierras y del medio ambiente asesinados el año pasado.

Igual que Julián Cortés Flores (coordinador de las CRAC de San Luis Acatlán, asesinado el 12 de abril), Ignacio Pérez Girón (presidente municipal de Aldama, Chiapas, el 2 de mayo), José Lucio Bartolo Faustino y Modesto Verales Sebastián (consejal del CIG-CNI por Guerrero y delegado del CNI, ambos del Consejo Indígena y Popular de Guerrero Emiliano Zapata, asesinados el 5 de mayo), así como Bartolo Hilario Morales e Isaías Xanteco Ahuejote (ambos policías comunitarios y también del CIPOG-EZ, el 23 de mayo).

No fue el único acto que llamó la atención por parte del EZLN. En diciembre, las zapatistas organizaron un Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan, abriendo sus puertas al diálogo con miles de mujeres en rebeldía de diferentes estados -incluyendo Querétaro- y países. Dejando claro que el EZLN está a la vanguardia con el feminismo y el medio ambiente.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba