Articulistas

Junio: mes internacional del movimiento LGBTTTIQ+

Los orígenes del Movimiento Homosexual, así llamado originalmente, surgió formalmente en USA, pero sus antecedentes más remotos ya aparecen relatados desde la antigüedad como ‘vicios’ en la Biblia, ligados a las ciudades malditas de Sodoma y Gomorra. El Pentateuco, integrado por los primeros cinco libros bíblicos: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio, los cuales van generando las pautas de prohibición, bajo el esquema binario de pureza-impureza, reinante en la cultura judaico patriarcal. Dios es hombre, el linaje es masculino, las pautas de control social en las tribus de Israel son administradas y regidas por los jueces y posteriormente, una vez unificadas las 12 tribus israelitas, por una monarquía masculina. Las prohibiciones bíblicas en las costumbres y prácticas sexuales expresaban que estas acciones existían con relativa frecuencia, por lo que se requirieron leyes y ordenanzas que pararan la ‘anarquía’ sexual, supuestamente contagiada por los pueblos que circundaban, peleaban y combatían con los judíos, como los egipcios, uritas, caldeos, persas, hititas, amorreos, amalecitas, jebuseos, heteos, rafaitas, cananeos y los propios filisteos (modernos palestinos), entre otros.

Por su parte, las culturas griegas y romanas también expresaron su erotismo, a través del amor entre mujeres, por ejemplo la existencia de la Isla de Lesbos, de donde surgió la poetisa que heredó el nombre al movimiento lésbico, mismo que se vinculó, años después, con el movimiento de igualdad  feminista surgido entre las mujeres norteamericanas que lograron una serie de conquistas, entre las que se cuentan el derecho a decidir sobre su cuerpo, el derecho a la salud reproductiva, el acceso al aborto como un problema de salud pública, que ahora la Suprema Corte de Justicia de la Nación de USA ha metido reversa y que miles de mujeres norteamericanas exigen a Biden que decrete una medida presidencial urgente, ante la entrada en vigencia de esta ley regresiva, a partir del 1 de julio de 2022.

Por su parte, en México Juan Jacobo Hernández y Xabier Lizárraga fueron los pioneros en articular primeros indicios de lo que sería el Frente Homosexual de Acción Revolucionario (FHAR), allá por 1978. Curiosamente, una de sus primeras apariciones públicas fue, según el periodista Braulio Peralta, el 26 de julio de 1978, en el aniversario de la Revolución Cubana, régimen que no se distinguía por el respeto a los homosexuales, tal como se narra en la película cubana Fresas con chocolate y varios combatientes, intelectuales y escritores que militaron en los frentes de lucha de Sierra Maestra y Santa Clara y Santiago de Cuba fueron posteriormente excluidos del Partido Comunista, por su condición de ser homosexuales.

Poco tiempo después, en 1979, Xabier Lizárraga funda otro grupo de la diversidad sexual, al que bautizan con el nombre de LAMBDA dando participación a Homosexuales, Lesbianas y Trasvestis. A partir de estas primeras movilizaciones de quienes la prensa amarillista y la sociedad dominante llamaban ‘putos’, ‘mujercitos’, ‘maricones’, ‘jotos’, ‘desviados’, ‘invertidos’, en tanto que a las mujeres que eran lesbianas les llamaban ‘perras’, ‘putas’, ‘tortilleras’, ‘machorras’ y otros calificativos de exclusión, discriminación, señalamiento, satanización, además de detenciones arbitrarias, acoso, amenazas, violaciones, ‘razzias’, crímenes de odio en razón del género, golpizas de parte de los policías municipales, estatales y de otros cuerpos de seguridad, con una actitud claramente homofóbica. Pasaron los años ochentas, los noventas y entró el siglo XXI y el Movimiento LGBTTQ se transformó en un enorme caleidoscopio de  pluralidad y diversidad, con logros significativos, pausado por la Pandemia del COVID 19. Ahora nuevamente las banderas del arcoíris vuelven a salir a las calles del Mundo, México y de Querétaro. Sin duda, la movilización de 250 mil personas en la Ciudad de México y la de 10 mil en Querétaro nos muestran un rostro diferente de la sociedad mexicana, mismo que no debe quedarse en la fiesta cíclica del mes del ‘Orgullo Gay’, sino permanecer en la conciencia global y queretana en particular. Además, habría que desterrar el grito homofóbico del futbol.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba