Ciberactivos

Quién es quién en las mentiras

La sección de la mañanera llamada Quién es quién en las mentiras, cumplió la pasada semana un año de existencia. De acuerdo con Jesús Ramírez Cuevas, Coordinador de Comunicación Social de la Presidencia de la República, la sección “contribuye a garantizar el derecho a la información libre de manipulación y noticias falsas”. Lo que se presentó como un espacio para aclara o puntualizar sobre información inexacta acerca del gobierno, ha sido en realidad una sección para desacreditar periodistas y descalificar aquella información que señala los verdaderos resultados de la actual administración y sus malas prácticas.

A decir de Leopoldo Maldonado, Director Regional de Artículo 19, organización dedicada a defender la libertad de expresión a nivel global, la sección:

convierte al gobierno en un tribunal de la verdad, determinando quién dice verdad y quién dice mentiras desde el propio Estado y utilizando el espacio para profundizar la dinámica de estigmatización y descalificación que ha caracterizado al poder Ejecutivo”.

La sección no persigue trasparencia o rendición de cuentas, tampoco intenta desmentir con base en evidencia o datos duros; basa su descalificación en juicios sobre el medio de procedencia de la información, la intencionalidad política de la misma y la dudosa moral de los periodistas que la producen. Señala como fake news todo aquello que cuestiona la narrativa oficial o la contradice y arremete contra periodistas o líderes de opinión que no se alinean con el relato de la 4T. Una sección que fue creada para combatir información falsa, se vale de ella para intentar anular la información que no concuerda con las versiones oficiales.  El portal de fact cheking Verificado, ha contabilizado que, en el año de existencia de Quién es quién en las mentiras, el 7% del total de frases dichas en la sección son falsas y el 40% son engañosas, por lo que sólo el 53% pueden considerarse verdaderas.

La sección creada para calificar qué es verdad y qué es mentira en la información periodística no cumple con criterios básicos para esta tarea. De acuerdo con la metodología avalada por las organizaciones International Fact cheking Network (IFCN) y Red Latam Chequea, se debe de atender a las siguientes reglas básicas:

  1. No se verifican opiniones personales, hechos futuros ni temas de procesos legales sin concluir;
  2. Se debe de garantizar la neutralidad y evitar los calificativos; y
  3. Se debe de evitar ser juez y parte, es decir, no tienen validez las pruebas generadas por el que evalúa.

La sección no ha apostado por el rigor o el apego a la evidencia, se ha permitido calificativos y etiquetas como el ‘nado sincronizado’, que recurren a la mofa o los juegos de palabras para evidenciar prácticas que, según su vocera, demuestran complots o campañas en contra del gobierno. También han consolidado dislates como ‘no es falso, pero no es verdadero’, que se ha convertido en un sin sentido clásico de la sección.

El garantizar el derecho a la información verdadera no pasa por crear secciones mediáticas para descalificar periodistas, comienza con poner a disposición de ciudadanos y medios de comunicación de manera accesible, oportuna y clara datos que ayuden a conocer la actuación del gobierno y los resultados de las políticas públicas. Lejos de ello, este gobierno ha clasificado como ‘de seguridad nacional’ la información relacionada con los proyectos de infraestructura del presidente: opacidad en lo que conviene, reclamo de verdad y denuncia de falsedad en la información que lo contradice.

Quién es quién en las mentiras es una pieza con la marca de la casa, con la impronta de la narrativa presidencial por excelencia; para el ejecutivo el periodismo fiel y comprometido con el pueblo es el que alaba al gobierno y lo vitorea; el que es crítico e independiente, es siempre digno de sospecha y objeto de denuncia.  Desde esta sección se intenta socavar el prestigio y la credibilidad de los críticos, para que todo lo que provenga de ellos resulte inatendible: nuevas estrategias de censura desde una sección que dice defender la verdad y la libertad de expresión.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba