Articulistas

¿Metodologías activas o Proyectos comunitarios?

La propuesta educativa de la Nueva Escuela Mexicana (NEM) y la dirección que marca el Plan de estudios 2022 establecen una forma distinta de enseñar. En ese sentido, la recomendación didáctica de la NEM es la realización de proyectos comunitarios (PC); es decir, identificar problemáticas sociales y crear propuestas o alternativas de solución.

Sin embargo, se ha generado confusión respecto a la sugerencia del modelo de trabajo que plantea la NEM, pues, algunos defensores de la pedagogía neoliberal, a nivel local, asemejan —de manera intencionada— la estrategia de proyectos comunitarios con las llamadas metodologías activas, específicamente, con el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP) —que se implementó en los sexenios anteriores—. Así, los representantes de la educación posmoderna arguyen que no hay nada nuevo en la propuesta de la NEM y que no existe diferencia entre el ABP y los PC, ya que, según ellos, se trabajará de la misma manera, con objetivos similares, y manifiestan que la única divergencia es de carácter nominal y no sustancial.

Sin embargo, mientras el ABP se caracterizó por llevar a la práctica una modalidad didáctica semejante a la organización de tipo empresarial y, con ello, desarrollar —en chicas y chicos— ciertas habilidades, destrezas (competencias) y formas de conducta, los PC tienen la intención de procurar la transformación social, es decir, promover la participación ciudadana, colaborar en los procesos sociales, culturales y educativos —como lo expresa el esbozo del nuevo libro del docente para primer grado—, intervenir en los asuntos de carácter público y desarrollar el pensamiento crítico para establecer una educación comunitaria.

Mientras el ABP centraba la atención en las singularidades de los educandos y prestaba cuidado de sus intereses y características individuales, colocándolos como protagonistas del quehacer formativo (alumnocentrismo), los PC no dejan de lado las condiciones y características propias de la niñez, pero destacan la participación social y comunitaria como elemento esencial de la educación —no es el Yo sino el Nosotros como fundamento del acto pedagógico—.

Los proyectos comunitarios consideran el análisis crítico de la realidad y la construcción de alternativas para solucionar problemáticas del ámbito comunitario y cotidiano, por su cuenta, los defensores de la pedagogía neoliberal intentan justificar la falsa idea de identidad entre el ABP (metodología activa) y los PC, al mencionar que, en ambas formas de trabajo didáctico, son los estudiantes quienes participan en la realización de proyectos; empero, el objetivo del aprendizaje basado en proyectos —del modelo neoliberal— no radica en la trasformación social, sino en la formación de capital humano y la reproducción de la sociedad contemporánea (burguesa), situación que es totalmente opuesta a los objetivos de la NEM.

Además, es preciso señalar que los fundamentos del ABP nacen de las políticas educativas globales, impuestas por organismos internaciones como la OCDE, FMI y BM. Por su cuenta, los PC encuentran su justificación en la pedagogía crítica, las epistemologías del sur, la educación popular latinoamericana y las filosofías latinoamericanas de la liberación, representadas por pensadores como Paulo Freire, Boaventura de Sousa Santos y Simón Rodríguez —todos con amplia trayectoria académica—.

Finalmente, vale decir que la intención de los portavoces de la pedagogía neoliberal, más que aportar elementos teóricos o pedagógicos para nutrir el debate educativo, tienen el propósito de evitar que docentes y estudiantes ejerciten el pensamiento crítico y, con ello, desvíen su atención de la realidad, alejándolos de los asuntos o problemas de carácter social. Por consiguiente, al generar desconcierto entre las dos formas de trabajo escolar (ABP y PC) y centrar la discusión del fenómeno educativo en el campo metodológico, se olvida el sentido y compromiso social que tiene la escuela: contribuir en la construcción de una sociedad más justa, democrática y libre, luchar contra el clasismo, la ignorancia y la exclusión; acabar con la pobreza y buscar la emancipación económica, política y cultural del país.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba