Bella Ciao

La marchita y la marchototota

Contraste nítido entre la marcha de la oposición del 13 de noviembre con la inmensa marcha del 27 de noviembre para festejar cuatro años de gobierno de la 4T.

La oposición logró movilizar en la capital del país a unas 50 mil personas. En cambio, Andrés Manuel López Obrador movilizó a más de un millón 200 mil personas, convirtiéndose así en la segunda marcha más numerosa de los últimos tiempos. Sólo recuerdo una mayor, una de aproximadamente dos millones de personas en las protestas por el fraude electoral en las elecciones presidenciales de 2006, en las que también recuerdo otra marcha de un millón de personas. La del 27 de noviembre fue mayor, incluso podría haber sido de un millón y medio.

La oposición tuvo miedo de llegar al Zócalo, pues evidentemente sabían que era imposible llenar esa plaza. De hecho, si se hubieran dirigido al Zócalo habría cubierto apenas una cuarta parte.

En cambio, el pasado domingo 27 de noviembre mientras el Zócalo ya estaba repleto (caben unas 200 mil personas si se incluyen las calles alrededor de la plancha) la retaguardia de la marcha aún no podía moverse del auditorio nacional. Es decir, estaban ocupados ambos carriles de Reforma, desde el caballito hasta el auditorio y también la calle de Juárez y su prolongación, desde Reforma hasta el Zócalo, además de calles aledañas como Madero, 20 de noviembre y muchas otras más.

Fue una verdadera muestra de músculo por parte de la izquierda mexicana, la que siempre se ha sentido cómoda con las luchas en la calle y tiene décadas de experiencia en movilizaciones masivas. Algo que aún deben aprender las derechas mexicanas.

Pero el contraste no sólo fue de números sino también de actitud. Fue evidente que en la marcha de la oposición había gente engañada, con posiciones contradictorias (como el hecho de estar a favor de la disminución del financiamiento a los partidos políticos y de la reducción en el número de diputados y senadores, pero estaban en una marcha en contra de la reforma electoral que justamente propone eso), gente enojada, racista, que se movía con insultos.

Mientras que, en la marcha del 27 de noviembre, más que marcha parecía una fiesta. Un enorme río de gente apoyando a su gobierno con una actitud positiva, festiva. Había grupos musicales propios de los contingentes, danzantes, gente feliz, sonriente, contenta. Imposible acercarse al presidente, al que le costó más de 5 horas hacer el recorrido del Ángel de la Independencia al Zócalo. Las fotos y los videos de su paso son impresionantes, se notaba el cariño, el amor, el reconocimiento.

La derecha y sus medios, que actuaron como caja de resonancia, trataron de magnificar una marcha de 50 mil personas, la primera y única que ha alcanzado tal cantidad mientras que esos mismos medios trataron de ignorar a una marcha con al menos 20 veces más asistentes. Afortunadamente, las redes sociales, los drones y los medios alternativos, permitieron mostrar fotos y videos de grandes partes de la marcha.

Patético el periódico Reforma, el que tituló el día 28 que muchos habían marchado pero que “pocos” habían escuchado el discurso del presidente. Para el Reforma son muchos 50 mil de la oposición, pero son “pocos” los 200 mil presentes en el Zócalo, cuatro veces más, además de los que pudieron escuchar el discurso en pantallas y, naturalmente, los que escucharon el discurso del presidente por televisión, radio y redes sociales. ¿Cuántos de los marchistas de la oposición hicieron caso del discurso de José Woldenberg, el 13 de noviembre? Y de esos, ¿cuántos entendieron el sentido de su vacío discurso? ¿quién habla hoy en día del discurso de Woldenberg? ¡Nadie! Sus palabras no tuvieron ningún impacto.

Sí, el contraste entre ambas marchas fue evidente.

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. GRACIAS por la interesante información. Saludos cordiales desde
    «TRIBUNA COMUNISTA»
    Politica nueva.
    Espacio de análisis, reflexión y debate político. saludos al Dr. Ángel Balderas Puga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba