Bella Ciao

“Va x México” en suspensión

La aberración de alianza entre partidos políticos llamada ‘Va x México’ acaba de sufrir un atorón derivado de la propuesta de ley relativa a que la Guardia Nacional dependa de la Secretaría de la Defensa Nacional, algo que por cierto sucede en países como Francia, Italia, España, Argentina o Chile.

Bastó el anuncio del PRI de que apoyaría una medida de ese tipo para desquiciar a los panistas y a sus perritos falderos del PRD. Por supuesto, también se desquició el titiritero mayor, el anterior dizque ‘experto’ en educación, Claudio X. González y hoy ‘experto’ en la construcción de alianzas electorales entre partidos políticos de la oposición.

Recordemos que la alianza Va x México se había declarado en una moratoria legislativa con el fin de buscar no aprobar ninguna ley promovida por Morena y sus aliados. Una verdadera aberración legislativa pues las y los diputados del PRI, PAN y PRD siguen cobrando puntualmente su salario a pesar de que declararon explícitamente que no van a trabajar. Pues su trabajo consiste precisamente en proponer y en debatir iniciativas legislativas propuestas por cualquier fracción parlamentaria.

La aparente o real disputa entre PRI y PAN es que la oposición panista al gobierno de la 4T ha sido más radical que la del PRI y pretenden dictarle al PRI lo que tienen que hacer, con base en los intereses del PAN. Algo muy parecido a lo que pasó en otros sexenios, pero con los papeles invertidos. El PRI le dictaba al PAN lo que los panistas debían hacer, pero con base en los intereses de los priistas. Es así como regresó al PRI a la Presidencia de la República, después de dos sexenios panistas, y también fue así como los panistas avalaron el fraude electoral priista en las elecciones presidenciales de 1998 mientras que los priistas colaboraron con el fraude panista en las elecciones presidenciales de 2006. Y todo esto a partir de la llamada ‘concertacesión’ inaugurada en el sexenio de Salinas de Gortari.

La realidad con la alianza PAN-PRI-PRD es que los que más han perdido son los priistas. Efectivamente, el PRI perdió 8 gubernaturas en las elecciones de 2021 y el PRD perdió la única que tenía, mientras que el PAN sólo perdió dos. En 2022, el PRI perdió otras dos gubernaturas, mientras que el PAN perdió tres (una de ellas en alianza con el PRD y otra que tuvo que ceder al PRI). Así, desde que el PRI y el PAN se aliaron, el PRI ha perdido 10 gubernaturas y el PAN cinco.

Otro punto de actual disputa es cómo le competirán a Morena las gubernaturas del Estado de México y de Coahuila, actualmente gobernadas por el PRI. En teoría, debería ser el PRI el que nombrara a ambos candidatos, un hombre en un estado y una mujer en otro, y tendrían que ser PAN y PRD los que apoyaran esas propuestas. Pero el PAN también quiere poner candidato o candidata en alguno de los estados, lo que implicaría ya la pérdida de otra gubernatura por parte del PRI, que pasaría de gobernar a tres estados a gobernar en sólo dos o incluso en sólo uno, después del proceso electoral. El PRI podría quedarse sólo con Durango por lo que se reduciría al tamaño del Verde, que gobierna San Luis Potosí, y sería más pequeño que Movimiento Ciudadano, que gobierna en Jalisco y en Nuevo León.

Estas decisiones también tienen que ver con cuestiones de género pues, por ejemplo, en el Estado de México, todo parece indicar que el PRI se inclina por una mujer, mientras que el PAN lo hace por un hombre. Si va mujer, el PAN ya no tendría aspirante y en Coahuila podría hombre o mujer.

Así que las cosas se le complican a la alianza en la medida en la que cada vez les queda menos por repartir. Por ejemplo, en este esquema al PRD no le toca nada por lo que sigue yendo hacia su extinción.

anbapu05@yahoo.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba