Ciberactivos

De Facebook a Meta

Facebook no deja ser noticia, ha pasado del escándalo a la presentación de uno de los proyectos más ambiciosos en cultura digital de los últimos años. Después de un episodio más de crisis con la publicación de los “Facebook papers”, que documentan los aspectos más oscuros de la empresa de Mark Zuckerberg, Facebook anunció que las plataformas digitales de su propiedad se convertirán en el corporativo Meta.

Meta es mucho más que sólo un cambio de nombre, implica crear una marca paraguas que aglutine bajo un nuevo concepto a: Facebook, WhatsApp, Oculus e Instagram, quienes seguirán teniendo su identidad y marca como hasta la fecha. El cambio también se debe a la orientación actual hacia el metaverso que Zuckerberg ha venido anunciando a lo largo del año. El CEO pretende que Facebook se deje de ver sólo como una red social y se perciba como una experiencia de realidad virtual propia de una nueva etapa de Internet.

De acuerdo a la visión de Zuckerberg, la era de la comunicación 2.0 esta llegando a su fin, para dar paso a un Internet que puede traer elementos del mundo físico al entorno digital vía hologramas y realidad virtual. El metaverso conecta diversas tecnologías, comunidades y contenidos provenientes de múltiples plataformas y espacios digitales, utilizando para ello lentes de realidad virtual como herramienta principal.

El metaverso es una suerte de nueva web que añade capas de contenido que permiten crear espacios para el juego y la socialización. Esta nueva arquitectura digital romperá aún más con la noción tiempo-espacio, ya trastocada con la aparición de Internet. El metaverso no sólo es una implementación para el entretenimiento, implica desarrollos para la educación, la actividad laboral y el comercio. Esta innovadora experiencia tecnológica modificará sin duda la manera de publicitar y vender productos y servicios, así como la interacción entre los usuarios.

Las posibilidades del metaverso permitirán incluso que actividades como hacer ejercicio o practicar deportes puedan hacerse con la ayuda de la realidad virtual y con espacios diseñados a la medida de las necesidades de los internautas. El hogar también implicará una experiencia expandida, en donde la realidad virtual ocupará un lugar preponderante en la gestión de la vida cotidiana.

El metaverso se viene desarrollando desde hace años. Facebook comenzó a hacerlo a través de su empresa de realidad virtual Oculus, que ha diseñado diversos videojuegos y que hoy en día es fundamental para impulsar esta nueva empresa digital. El metaverso aprovecha diferentes desarrollos tecnológicos como la animación 3D, los sensores de alta tecnología, el amplio desarrollo del “big data” y la holografía, además de interfaces como relojes y lentes de apariencia convencional que serán el equivalente de lo que fue en su momento el mouse.

El anuncio de la nueva definición de Facebook y sus marcas llegó con sospechosa oportunidad para mitigar, en alguna medida, la adversa cobertura mediática y la polémica en redes sociales acerca de su escaso compromiso social. Las imágenes de Zuckerberg cuestionado por congresistas o medios de comunicación fueron sustituidas por un amable y didáctico video acerca de lo que será Meta y la revolución tecnológica que implica su llegada. Meta sigue el camino que Google ya había recorrido cuando, como corporativo, se convirtió en Alphabet, denominación integradora que cobijaba las diferentes marcas y unidades de negocio de su propiedad. Con la asignación de un nombre especial para su corporativo, Zuckerberg apuesta por situarse de manera más efectiva en el negocio del metaverso, es decir, en el de la tecnología de realidad virtual más avanzada. Mientras medios de comunicación y gobiernos quieren llamar a cuentas a las redes sociales, estas están en ruta de convertirse en plataformas integrales basadas en realidad virtual, un cambio tecnológico equivalente a lo que fue en su momento la telefonía móvil.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba