Jicotes

MARCOS AGUILAR TODAVÍA… – NO VOY A VOTAR – PETICIÓN A LUIS BERNARDO NAVA

No votaré en la encuesta para el aeropuerto, pues no haré el caldo gordo a una decisión ya tomada por López Obrador que cambia las reglas a su gusto o con pregunta y respuestas manipuladas. La burla de la trampa.

MARCOS AGUILAR TODAVÍA…

Afirma el expresidente municipal Marcos Aguilar: “todavía aspiro a ser gobernador”. Sería por otro partido si el PAN sigue con sus prácticas antidemocráticas. Su desparpajo tiene otro nombre: cinismo. Se le olvida que ha sido uno de los presidentes municipales más autoritarios de la ciudad. Para Marcos Aguilar el pueblo era una referencia discursiva nunca un interlocutor. Las decisiones las asestaba sin tomar en cuenta las necesidades y demandas reales de la ciudadanía. Gobernó sobre la base de caprichos y obsesiones personales. Por ejemplo, para él pintar era como cambiar la esencia de las cosas, fueran puentes o patrullas. La creación de las ciclovías, cuando Querétaro no es un pueblo bicicletero, fue una burla. No es necesario argumentar en contra, basta ver las ciclovías, abandonadas y solitarias. Su delirante obsesión de ser gobernador está avecindada en su cabeza. Algún amigo lo debe de despertar a la realidad. Que no nos amenace.

NO VOY A VOTAR

Un general jugaba al póker con sus oficiales, uno de ellos pretendió recoger las apuestas, enseñó póker de ases. El general lo detuvo y dijo: “Perdón, pero es “pokarín”. Ante la mirada atónita de los presentes agregó: “Según las Vegas “pokarín” mata poker de ases”. Presentó sus cartas: 2, 5, 7, 3 y 9. Nada. El perdedor apuntó la jugada y más tarde le salen los mismos números, va a recoger las ganancias al grito de “¡pokarín!”. El general lo detiene: “Casi me ganas, pero tengo pokarín mayor”. Era 6, 4, 9, 3 y 7. Nada. A Napoleón le gustaba jugar póker con sus mariscales, de pronto éstos se niegan a jugar. Un mariscal le confiesa la razón: “Su majestad, siempre se guarda un as bajo la manga”. Napoleón confiesa: “Sí, es cierto, es que no me gusta dejar todo al azar”. No votaré en la encuesta para el aeropuerto, pues no haré el caldo gordo a una decisión ya tomada por López Obrador que cambia las reglas a su gusto o con pregunta y respuestas manipuladas. La burla de la trampa.

PETICIÓN A LUIS BERNARDO NAVA

Marcos Aguilar, que amenaza con su pérfida intención de ser gobernador (¡Ay Nanita!), le dejó al actual presidente, Bernardo Nava, un buen número de obras a la mitad, entre otras un parque recreativo “Querétarolandia”. Desde que apareció oficialmente el nombre nos dirigimos a Marcos Aguilar para que lo cambiara. Era un absurdo bautizar como “Querétarolandia” un parque que conmemoraba nuestra independencia. El nombre es naco y discriminador. La UNESCO declaró como patrimonio de la humanidad a la ciudad de Querétaro porque es un bien singular, irremplazable y símbolo de la conciencia de todo un pueblo. ¿“Queretarolandia” es parte de nuestra conciencia lingüística? No, al contrario, es hacernos sentir extranjeros en nuestra propia patria. Presidente municipal, Bernardo Nava, le hacemos la atenta invitación a que cambie el nombre, convoque a los niños a bautizarlo. Borre esta afrenta a nuestra cultura e identidad.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba