Punto y Seguido

Conversaciones

Hay algunos, siempre los suficientes, que están dispuestos a ofrendar sus vidas bajo la creencia de que sirven a los más altos intereses de la humanidad.

Del primer tipo

Hay una conversación verosímil, pero inverificada hasta el momento. Dada esa situación le he quitado algunos detalles para hacerla, digamos, un poco más universal. Usted, lector, sabe quiénes son los involucrados:

–Maestro, soy yo. Qué bueno que ya llegó. Usted sabe cómo lo estimamos y lo admiramos.

–Finalmente. Ya no puedo ver a un país, pero lo puedo escuchar. Y escucho tanta amabilidad. Ya había olvidado la verdadera dimensión de esta gran costumbre. Pero no me llame «maestro», dígame Jorge Luis.

–Que amable. Usted dígame entonces Juan.

–Le voy a ser sincero. Me gusta más Juan que Jorge Luis, con sus cuatro letras tan breves y tan definitivas. La brevedad ha sido siempre una de mis predilecciones.

–No, eso sí que no. Juan, cualquiera, pero Jorge Luis, sólo con su apellido.

–Usted tan atento como siempre. Dígame, ¿cómo ha estado últimamente?

–¿Yo? Pues muriéndome, muriéndome por ahí.

–Entonces no le ha ido tan mal.

–¿Cómo así?

–Imagínese, don Juan, lo desdichado que seríamos si fuéramos inmortales.

–Sí, verdad. Después anda uno por ahí muerto haciendo como si estuviera uno vivo.

Del segundo tipo

… (y nos percibimos como) una suerte de territorio de excepción: una isla de monólogos sin eco, hipnotizada por su propia singularidad.

Ilàn Semo

Una vez constituido, el gobierno adquiere una dinámica propia que se explica en función de los intereses individuales de quienes lo forman. El funcionario no es un «servidor» público, sino un ser humano de carne y hueso que tiene intereses propios al igual que todos los demás.

Francisco Valdés Ugalde

La democracia es un esfuerzo de construcción; en México este esfuerzo de construcción se ha ido aplazando, complicando y, paradójicamente, mientras más se atrasa más se complica y mientras más se complica más se atrasa.

Mauricio Merino.

Toma las ideas de la reencarnación budista, las confesiones del catolicismo y el peregrinaje a la Meca del islam y combínalas como te dé la gana para crear tu propio revoltijo personalizado de pautas para moverte por el mundo moderno.

Alain de Botton

La conciencia es la «urgencia de una destinación que lleva al Otro y no un eterno regreso al yo».

Emmanuel Levinas.

Sé que las palabras que dicto/Son acaso precisas,/Pero sutilmente serán falsas,/Porque la realidad es inasible/Y porque el lenguaje/Es un orden de signos rígidos.

Jorge Luis Borges

En los difíciles ámbitos del marxismo antiortodoxo (como el Revueltas de la madurez), Octavio Paz encontró, frente al agotamiento de la vanguardia política (o su desprestigio), una vanguardia de repuesto. Me refiero, naturalmente, al surrealismo.

Evodio Escalante

Finalmente

Los hombres se involucran sutilmente en la trama violenta. Un pequeño grupo somete a otros muchos a sus pretensiones de poder. Hay algunos, siempre los suficientes, que están dispuestos a ofrendar sus vidas bajo la creencia de que sirven a los más altos intereses de la humanidad. Se pregunta Einstein “¿Cómo es que estos procedimientos logran despertar en los hombres tan salvaje entusiasmo, hasta llevarlos a sacrificar sus vidas?” (Pero sobre todo las vidas de los otros, agrego) y se responde: “Sólo hay una respuesta posible: porque el hombre tiene dentro de sí un apetito de odio y destrucción.”

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba