Información

Donación de sangre: Contra la crisis, donación constante pero no en exceso

Un flujo constante de donadores ayudaría a “normalizar” la disponibilidad del recurso para quienes así lo requieran, pero en México la ciudadanía está acostumbrada a donar por reposición, manifestó Gabriel González Zenteno, jefe del Centro Estatal de Transfusión Sanguínea (CETS).

Aunque, en entrevista con Tribuna de Querétaro, el encargado del CETS aclaró que tampoco hay que ir al otro extremo, pues también una gran cantidad de donadores pudiera devenir en desechar la sangre, pues tiene una vigencia de 41 días. Para evitar escasez o sobreoferta, cada líder de banco de sangre se encarga de analizar estadísticas y estimar las cantidades necesarias “para tener un stock adecuado conforme a las necesidades de su centro”.

De total de donaciones, el especialista estimó que únicamente el 3 por ciento se hacen por voluntad o altruismo, por lo que existe un gran trabajo por hacer. González Zenteno insistió que la donación debe dejar de pensarse como algo que sólo se lleva a cabo cuando un paciente cercano lo requiere, y que, si se toma en cuenta que se extraen habitualmente 450 mililitros, “las mujeres pueden donar 3 veces al año, con un espacio de 2 a 3 meses, mientras los hombres pueden donar hasta 4 veces en el año”.

Las estadísticas del Banco de Sangre, disponibles en el portal del Gobierno de México, revelan que nuestra entidad alcanzó su máximo histórico de donantes en 2017, con 32 mil 276 personas; en años posteriores la cifra bajó y según el último corte de 2021, sólo se registraron 20 mil 574 donaciones en la entidad.

Romper con los mitos

Se requiere romper con los mitos que aún prevalecen de la donación de sangre, ya que el Jefe del CETS, refiere que se suele creer que “puede afectar la salud en varios aspectos” y que puede subir o bajar el azúcar, la presión, el colesterol o provocar alguna enfermedad de la sangre; pero todas son falsas.

Si bien existe alrededor de un 35 por ciento de rechazo de donadores, hay que tener en cuenta que se trata de dos cuestiones: por un lado, incumplimiento parcial de los requisitos, los cuales suelen obedecer a cuestiones de tiempo y, por otro lado, están presentes los rechazos definitivos, pero hasta que un médico lo especifique, es cuando se descarta la posibilidad de ser donador.

“Debemos empezar a tener educación para que se genere una conciencia de que donar sangre y órganos, […] debe ser parte de la cotidianidad, porque uno nunca sabe cuándo pueda necesitarlo y así podemos invertir cifras”, refiere el doctor Gabriel González.

Un factor que el especialista en el tema notó que acrecentó la disminución en las donaciones de sangre, fue la pandemia por COVID-19, debido a las medidas de confinamiento y a los temores por contagiarse al momento de que se extrae la sangre. Esto se refleja en los números del Gobierno de México, ya que de 2019 a 2020, los donadores disminuyeron en un 27 por ciento al pasar de 31 mil 192 a 24 mil 549. Entre 2020 y 2021, el decremento fue de 16 por ciento, ya que hubo 3 mil 975 menos donantes.

Aunque suelen hacerse campañas para promover la cultura de la donación de sangre, las cuales atraen un buen número de voluntarios, “lamentablemente este tipo de estrategias sólo son parciales o tienen un impacto momentáneo”, enfatizó Gabriel González. El titular del CETS consideró que, si desde la infancia educa en la cultura de donación, al llegar a la adultez será algo que se tenga arraigado y podría ir cambiar la situación.

En la Ley General de Salud el artículo 341 BIS. se hace referencia a que la Secretaría de Salud y los gobiernos de las entidades federativas, son quienes deben encargarse de impulsar la donación de sangre. Por lo tanto, son en quienes recae la responsabilidad de atender este tipo de señalamientos, para modificar las técnicas actuales y conseguir una mejora.

Historia de un requisito de donación

En marzo del 2022, Aimy de 12 años de edad, requirió la operación de un tumor en el hígado, la cual fue atendida en el Hospital Infantil Teletón de Oncología (HITO); a la familia le pidieron 10 donadores, pues al ser una cirugía de riesgo era necesario tener suficiente sangre para cualquier emergencia, además de plaquetas y plasma. El banco del hospital no tenía del tipo O positivo, porque recientemente habían operado a tres niños con el mismo tipo de sangre.

Contaron con 48 horas para conseguir a los donadores, de no tenerlos, se pospondría la cirugía, así que la familia se apresuró a difundir en redes sociales que requerían personas que asistieran a donar, y al final fueron más personas cercanas las que acudieron.

Lo que le impactó a Analyd, madre de Aimy, fue encontrarse con un grupo en Facebook en el que la gente pública que necesita donadores de sangre y en su mayoría quienes se ofrecen piden dinero a cambio o que les paguen un desayuno o comida.

En las disposiciones generales de la Norma Oficial Mexicana NOM-253-SSA1-2012, para la disposición de sangre humana y sus componentes con fines terapéuticos, se señala que “toda donación de sangre o componentes sanguíneos deberá ser voluntaria, libre de coacción y no remunerada. No deberá otorgarse al donante pago alguno, tanto en dinero en efectivo ni en formas equivalentes”, pero por los momentos de necesidad, es algo que no se acata.

Analyd Ortiz cuenta que consiguieron a los 10 donadores de sangre y se realizó la cirugía, pero que hubo varios rechazados, pues recuerda que eran 23 las personas que asistieron a las instalaciones. Sin embargo, sólo se utilizaron las plaquetas y el plasma, así que lo recabado se quedó para otras personas, “había muchos niños que requerían ese mismo tipo de sangre y es escaso”, lamentó.

Katia Santoyo

Estudiante de la licenciatura en Sociología de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales en la Universidad Autónoma de Querétaro. En proceso de la formación conjunta socióloga en periodismo. Reportera de Tribuna diario desde enero de 2022.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba