Espectáculos

Monstruos, el extraño y particular álbum debut de Bruses

Hace tiempo Bruses, una joven artista mexicana, se dio a conocer por medio de TikTok. Desde sus inicios dentro de la plataforma ganó popularidad y, desde sus primeros lanzamientos, la cantante dejó en claro que su incursión dentro de la música no se trataría de un nombre más agregado a la lista de artistas que se vuelven virales  y luego quedan en el olvido, sino que venía a dejar huella. Primero la conocimos a través de canciones que compuso frente a sus seguidores y, cuando su música tomó forma, nos dimos cuenta de que Bruses no sólo tenía una propuesta original y única, sino que también usaba su voz para hablar de temas que incluso hoy en día son tabú. Hoy, después de una ansiada espera, por fin tenemos una muestra de un trabajo completo de Bruses, pues el pasado 26 de Mayo lanzó Monstruos, su álbum debut que ya está dando mucho de qué hablar. 

Monstruos cuenta con 13 canciones, todas escritas por Bruses. El disco es una mezcla entre Pop-Punk, Rap, Rock y Dream Pop. Cuenta con las colaboraciones de Kenia OS y Yoss Bones. Con una duración de casi 37 minutos, Bruses aborda en su música diferentes tópicos como la depresión, la ansiedad, los trastornos alimenticios, el rechazo social, el desamor, el deseo, y los pensamientos autodestructivos. No obstante, aunque los temas que se abordan no son del todo positivos, los mensajes construyen una emoción de empoderamiento. 

Es importante mencionar que Bruses habla con una franca crudeza sobre cosas como la percepción de uno mismo, y la validación externa de los demás. Pero también es bueno recalcar que su discurso no romantiza ninguna conducta autodestructiva. No habla de los sentimientos malos como algo deseable, pero tampoco los ignora. Es la clase de artista que valora todos los tipos de emociones porque las ha experimentado en carne propia, y su música refleja la perspectiva personal de Bruses sobre cosas que muchas personas en la industria musical dejan de lado por ser “temas delicados”. 

En Té de Piña, por ejemplo, canta sobre cómo la glamurización de la perfección en plataformas como Instagram crean estándares de belleza inalcanzables, que no sólo contribuyen a la perpetuación de canónes de belleza eurocéntricos, sino que también repercute en la vida de muchas personas que terminan adoptando complejos por no lucir como las celebridades del internet, y todo eso aunado a los trastornos de alimentación que pueden desarrollarse. 

Por otro lado en Dueles Tan Bien, uno de los más grandes éxitos de Bruses, se aborda el ideal del amor romántico y cómo este ideal se vuelve perjudicial para la estabilidad emocional de una persona. En Monstruos, la canción que le da el nombre al álbum, Bruses hace hincapié sobre la falta de empatía sobre temas sensibles en un mundo que no se interesa por el bienestar emocional. 

Pero, Monstruos no es un disco que sólo es narrativamente bueno. La música, la producción, los sonidos, todo se integra en una experiencia de 30 minutos, con una composición excelente, integrándose en una propuesta musical original que difiere mucho de los éxitos de moda. Es, en resumen, un disco que habla en todo sentido sobre lo diferente, y las complicaciones que eso puede llegar a tener.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba