DestacadasEspeciales

Demencia: Actividades combatir el deterioro, esfuerzo esencial

En la casa hogar San Francisco de Asís viven más de 40 adultos mayores, la mayoría con demencia, también llamada erróneamente, ‘demencia senil’. En la sala del lugar, se reproduce la película en blanco y negro de Ángel o demonio (1947) a la cual algunas personas de la tercera edad ponen atención a la pantalla desde sus sillones, sillas de ruedas o sofás reclinables; otros duermen y algunos más caminan en el espacio despejado.

Son pocos quienes tienen un diagnóstico del padecimiento, se les evalúa según su deterioro funcional o cognitivo, explicó Sara Moreno, maestra en Psicología Clínica.

La Casa Hogar San Francisco de Asís se encuentra en El Pueblito, entre la calle Capitán Pedro Urtiaga y entre la calle Fray Sebastián Gallegos. La hermana María Guadalupe Jaramillo es la directora del lugar y quienes se encargan de las personas adultas mayores son cuidadoras o voluntarias de asistencia social.

Don Pedro es uno de los residentes de la casa hogar, tiene 84 años de edad. Saluda contento y dice que cuando alguien llega a platicar con él se siente animado pero expresa que en ocasiones lo invade la soledad. Luego recuerda que su esposa falleció hace unos años, sentimiento que lo hace romper en llanto. Tras disculparse por las lágrimas, empieza a decir que lo bueno es que pronto regresará a su natal Oaxaca, porque ya es la temporada de sembrar, y recupera la alegría al contar de aquel lugar.

Una parte de la gente mayor que llega al lugar, es canalizada por el Sistema Nacional de Desarrollo Integral de las Familias (DIF), por cuestiones de maltrato familiar o abandono. También cuando las familias atraviesan problemas socioeconómicos o de salud, llevan a sus familiares y los visitan.  

En una silla de ruedas, Osman duerme en el comedor frente a su charola con alimentos. Su esposa llega, lo despierta y tienta su pañal; de inmediato le dice que lo va a llevar a cambiarse. Ella también es una persona de la tercera edad, “acude a visitarlo seguido, pasa tiempo con él y ayuda en lo que puede a los demás”, cuenta Sara Moreno.

Las carencias de recursos o personal están presentes en la casa hogar, por tratarse de un sitio de asistencia social, así que el lugar se logra mantener por donativos en efectivo y en especie. Otro método que la institución ha adoptado para recaudar dinero es un bazar, que se encuentra en el mismo inmueble en un zaguán negro. Ahí venden ropa, zapatos, libros, películas, juguetes y otros objetos que les han donado.

1 2Página siguiente

Katia Santoyo

Estudiante de la licenciatura en Sociología de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales en la Universidad Autónoma de Querétaro. En proceso de la formación conjunta socióloga en periodismo. Reportera de Tribuna diario desde enero de 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba