Información

La violencia contra las mujeres trans: una historia invisible

Comencemos definiendo qué es una persona trans: El término transgénero se refiere a las personas que tienen una identidad o expresión de género que difiere del sexo que se les asignó al nacer. Es decir, tú pudiste haber nacido como mujer, pero sentir, pensar y definirte como un varón o bien al revés… a lo mejor naciste como hombre, pero tu sentir, tu pensar y tu autodefinición, es la de una mujer.

Las mujeres transgénero, han sido señaladas, discriminadas y lastimadas de muy diversas formas. Desafortunadamente, se suman a las estadísticas de mujeres violentadas en el estado de Querétaro, aunque no sean reconocidas como tal.

Actualmente en México no existe un censo que contabilice de manera oficial los asesinatos en contra de las personas transgénero, sin embargo, según la organización Letra S, en cuya agenda está el análisis del aumento de la violencia contra las poblaciones Trans, México después de Brasil, es el segundo país en América Latina con más asesinatos de esta población.

Rebeca Garza fundadora de Queretrans, reconoce que hay violencias complejas y en algunos casos, distintas a las violencias que vive una mujer cisgénero: “hay una reacción de los espacios públicos: la familia, la escuela, la comunidad, el trabajo, los centros culturales, que reaccionan muy mal ante las personas trans, (…) en casa no hablan de nosotros, suele haber una expulsión, suelen correr a las personas trans, todo eso es violencia”.

La violencia “no es una experiencia única”

Rebeca Garza López argumentó que la violencia “si y no” es parecida entre mujeres transgénero y mujeres cis, pues las mujeres cis también encuentran variables y dinámicas diferentes, dependiendo de su contexto y de su posición social: “una mujer indígena de la sierra gorda, no sufre la misma violencia que una mujer de Cimatario blanca, casada con un empresario (…) son violencias complejas” (…) “el problema radica en que queremos atender las violencias, en el caso de las mujeres cis como si fueran homogéneas y un grupo monolítico, cosa que no es”, puntualizó Garza López.

“Nadie habla de esto”

La fundadora de Queretrans abundó el hecho de la falta de políticas públicas dirigidas a personas transgénero, en donde destacó que nadie habla de los hombres o las mujeres trans y de las situaciones en donde son violentados sexualmente y a partir de esta problemática, no hay una institución a la cual puedan acudir, pues “solamente atienden mujeres cisgénero”.

Las mujeres trans no solo tienen que enfrentar las violencias a solas, sino que además se enfrentan a un fenómeno llamado transmisogina, que al igual que la misoginia, las limita, las condiciona y las violenta: “ni siquiera podemos [las mujeres trans] habitar dignamente la feminidad, porque no nos consideran mujeres”.

No solo hay violencia explícita, sino violencia sutil e institucionalizada en lo que se refiere al sector salud: “Las personas trans no solemos ir a médico (…) porque al personal médico le toma por sorpresa y no saben qué hacer (…) todo esto nos lleva a la exclusión, marginación y que se nos ligue con el trabajo sexual, el estilismo o el show, y no es malo, ninguno de estos trabajos es indigno, pero no es posible que sean las únicas opciones laborales”, expuso Garza López“.

Pendientes estructurales

La activista, señaló como pendientes para mejorar las condiciones de vida de la comunidad trans y no binaria, temas como el acceso integral a la salud, la reforma al código civil para que se reconozca la identidad de género, la inclusión laboral, así como un sistema que garantice la seguridad de dicho sector de la población.

Una de las propuestas más apremiantes para la comunidad transgénero, es la reforma al código civil que reconozca la identidad de género sin restricción de edad y que sea un trámite rápido, administrativo y gratuito en el Estado de Querétaro.

Rebeca Garza, reconoce que hay muchos pendientes para garantizar el respeto y la inclusión de esta comunidad: cupo laboral trans, ya que representan altas tasas de desempleo, acceso integral a la salud y una política que “garantice que un hombre trans pueda acceder al aborto, al papanicolaou y a sus revisiones ginecológicas”, así como generar espacios dignos para las personas trans y no binarias, “todavía las personas trans tenemos miedo, porque te niegan el acceso al sanitario” expresó la autora de la tesis Violencia de género y participación política electoral de las personas trans en México desde 1990 en el sistema electoral mexicano.

Los pendientes son muchos y la voluntad institucional, a veces pareciera limitada, por ello, la activista insiste en la necesidad de visibilizar y exigir; sumar a favor de los derechos humanos, es sumar a favor de la inclusión y las libertades de las disidencias sexuales en este país y el estado.

 Queretrans es un colectivo que comenzaron Rebeca Garza e Ilsa Aguilar, el 13 de agosto del 2019, con un grupo de WhatsApp, integrado por personas de varias ciudades del Estado de Querétaro. Meses después se conformaría como Queretrans en octubre del 2019, con la finalidad de generar un espacio seguro para las personas trans y no binarias, “Les cobijamos para que no se sientan solas, solos, soles; no podemos resolver la vida de las personas, pero podemos acompañarles y ayudarles a sobrellevar el ambiente de hostilidad”.

Queretrans se encuentra disponible en su página de web y redes sociales

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba