DestacadasInformación

Qrobús: Apenas completaron 4 ejes de 8 planeados

De los ocho ejes estructurantes contemplados en el Plan Estatal de Transporte Querétaro 2016-2021, el gobierno de Francisco Domínguez Servién apenas y pudo concluir cuatro, pues quedaron pendientes 5 de Febrero, Chichimequillas, Bernardo Quintana y Revolución, donde sí hubo una intervención, aunque no tiene carril confinado, sólo compartido.

En otros casos la obra no era como se tenía proyectada, como en el eje Pie de la Cuesta, que originalmente llegaba hasta la calle Moisés Solana en la colonia Prados del Mirador, sin embargo, el eje termina hasta la intersección de Bernardo Quintana, de acuerdo al referido documento, disponible en el portal del Instituto Queretano del Transporte (IQT).

El programa de la administración de Francisco Domínguez incluía además cuatro ejes para San Juan del Río y otros tres para Tequisquiapan, sin embargo, no se vio ninguna implementación de los mismos o mejora significativa en el sistema de transporte, tal como el pago con tarjeta, como ocurre en la zona metropolitana desde 2013.

Adiós ejes Zaragoza y 5 de Febrero

Sobre el eje de 5 de Febrero, a inicios de 2017, Romy Rojas Garrido, secretaria de Desarrollo Urbano y Obras Públicas, comentó que ya se estaba trabajando en la licitación para la construcción del eje estructurante 5 de Febrero. En noviembre de ese mismo año, el gobernador señaló que el costo de la obra sería de mil 300 millones de pesos, no obstante, dicha obra no se ejecutó. Además, en ese mismo mes Domínguez aseguró que los demás ejes ya estarían listos para 2019.

Por otra parte, aunque no formaba parte del proyecto original, la administración estatal planeó un eje sobre avenida Zaragoza, sin embargo, fue rechazado por comerciantes y vecinos, pues advirtieron una posible tala inmoderada de árboles. Tribuna de Querétaro solicitó en su momento la información del eje, sin embargo, se negó el acceso a los estudios; a finales de 2019, la activista Alicia Colchado pidió de nueva cuenta estudios sobre el impacto ambiental pero el gobierno le pidió pagar 100 mil 203 pesos para las copias de la información.

Un incremento injustificado

En 2018, después del proceso electoral, se autorizó el incremento de la tarifa general de 8 a 11 pesos, mientras que la tarifa subió de 4 a 9 pesos, la cual con un subsidio directo al usuario pasaría a 4 o 2 pesos para 2020. En su edición 913, Tribuna de Querétaro publicó que, según el estudio para el incremento del pasaje, en la nueva tarifa, 1.09 pesos quedaban un “colchón para factores externos”, como la inflación o incremento en el costo de los combustibles, por lo cual la tarifa al usuario podía quedar en 10 pesos. De igual forma no se tomaron en cuenta elementos socioeconómicos de la población y la decisión se tomó más por gastos operativos de la empresa Qrobús.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba