San Juan del Río

SJR: Gil Rivera, relojero de profesión y músico de corazón

Fidel Rivera, mejor conocido como Gilberto Rivera, nació un 18 de febrero de 1950 en el municipio de San Juan del Río Querétaro. Desde muy niño era amante de aquel género musical que volvía loco a los jóvenes, el “Rock and Roll”.

Estudió la primaria en la escuela Mártir de Chihuahua dentro del municipio, al momento de estudiar la secundaria, se fue a vivir con uno de sus tíos a la Ciudad de México. El estudio no se le dio y su sueño era el poder tocar la guitarra y ser un gran artista. Al dejar la escuela, empezó a practicar la relojería con su familia y algunos maestros particulares.

En los momentos de diversión, solía salir con sus primos a la Zona Rosa y entrar a las cafeterías, en las cuales se presentaban grupos y solistas de la época: Los Teen Tops, Los Locos del Ritmo, Alberto Vázquez, Manolo Muñoz, por mencionar algunos.

En una de sus visitas a aquellos lugares, pudo cruzar palabras con Enrique Guzmán, el cual en aquel tiempo tenía aproximadamente 19 años; Gilberto, siendo un joven no mayor de 14 años, le dijo “Cuando sea grande, quiero ser como usted” a lo que Guzmán contestó: “Y yo cuando sea grande, quiero ser como tú”.

Para 1967, Gilberto a sus 17 años regresó a San Juan del Río y se incorporó como guitarra de acompañamiento en un conjunto musical con el nombre “Los Grem” el cual era el único grupo musical dentro del estado para esa fecha, su éxito fue tan grande que tenían presentaciones en distintos estados, como Guanajuato, Hidalgo y Ciudad de México. Realizaron varias pruebas para poder pertenecer a alguna disquera, pero en ninguna tuvieron suerte.

A la separación del grupo, se integró en otro llamado “Escuadrón 201” esto para la década de los 70s; ahí conoció a grandes amigos, entre ellos otro maestro de la música, el señor Gabriel Neira, más conocido como “El Grabas” y unos pocos años antes de que se alejara de la música, entró a “Calle Real” un grupo en donde hasta la fecha sigue tocando dentro y fuera del municipio, en eventos particulares y fiestas. Gilberto se mantuvo en su instrumento, que fue la guitarra dentro de todos los grupos.

Al contraer matrimonio, se alejó de la música aproximadamente por 20 años y retomó el camino musical en la década de los noventa, ahora como cantante entrando a “La Estampilla de San Juan”. Es un grupo de viejos y jóvenes talentos del municipio. Actualmente, a sus 72 años de edad, sigue disfrutando de los aplausos que le regalan todos los viernes últimos de mes en las noches bohemias, donde comparte el escenario con amigos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba