Invitados

Décima conmemoración de la Especialidad en familias y prevención de la violencia

Para mi es importante agradecer y felicitar a todas las personas que dan vida y que amparan el espíritu de la Especialidad que se conmemora el día de hoy, creadoras de sensibilidad social. Además, hago un reconocimiento solemne a todas las personas que incluyen las diez generaciones formadas en esta Especialidad. Te agradezco la valentía que ofreces para inspirar el arte que conlleva la comisión de forjar e innovar relaciones libres de violencia. También, me siento afortunado de poder expresarme en la Universidad, pues me representa el territorio de libertad para la revelación de las opiniones.

¿QUÉ SIGNIFICÓ LA ESPECIALIDAD PARA MI?

  1.  Por otra parte, el significado personal que le concedo a la Especialidad está conectado con el trabajo emocional de mis propias violencias, con la evocación nostálgica de mis filiaciones familiares, con un camino reconstructivo inacabable; inclusive, habiendo experimentado un proceso volitivo de análisis, dada mi formación como psicólogo. En este sentido, la elección de formarme en la especialidad es simbólica y no azarosa. En síntesis, en el proceso de la Especialidad descubrí resignificaciones.

¿CÓMO CONTRIBUYÓ EN MI FORMACIÓN? ¿CÓMO CONTRIBUYÓ EN EL DESEMPEÑO DE MI ACTIVIDAD?

  1. De igual manera, te comparto que mi última labor fue participar como Psicólogo en el Sistema Penitenciario, en donde alcancé una antigüedad laboral de nueve años. Al respecto, por necesidad de autocuidado emocional, he tenido que intelectualizar la forma en como recibes la experiencia ahí vivida, pues quedan espacios interpretativos en los límites y controles a la libertad de expresión. Considero que en la libertad de expresión tratada en los Pactos de San José de Costa Rica y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, es claro que debe garantizarse como un derecho fundamental, mientras su vocación sea constructora de un mundo mejor y que reside en el alma de un sistema democrático, en el alma de las sociedades libres. Puntualizado esto, en lo consecutivo articularé esta disertación con base en cuatro reflexiones concebidas en el examen de grado de la Especialidad, que finalizaron en frases simbólicas para mi y que son las siguientes:

“En todo ser humano sin recursos afectivos, sociales ni cognitivos lleva a la violencia”.

“La Estructura nos afecta a todos, somos rehenes de un sistema; por tanto, busca la solución en la relación entre el individuo y el sistema. No actúes como el Quijote enfrentando a los molinos de viento. No trabajes desde la ingenuidad”.

“Repensar la cárcel desde una perspectiva antipunitivista”.

“Las personas son buenas por naturaleza, pero la sociedad lo corrompe, pues el hombre es el lobo del hombre”.

Las Instituciones tienen la responsabilidad sobre la casi totalidad del tiempo de los individuos, de casi toda la dimensión temporal de la vida de los individuos. En la producción moderna el estar fijado a ella con el tiempo de vida y existencia. Por ello se les denomina Instituciones de Secuestro. Secuestro porque explotan el tiempo, como tiempo de trabajo, el cuerpo de los individuos sea la fuerza de trabajo. La forma de poder económico, es el pago a ese trabajo, en lo político es el aprendizaje reglamentado, serían los micropoderes de las instituciones.

¿Cuál es la versión no intelectualizada de este último párrafo? Pasar siete o más horas incomunicado, sin saber que sucede en ese lapso en tu espacio familiar, quizá no uses demasiado tu teléfono personal, pero sabes que está a tu disposición. A estos beneficios, sólo tiene acceso la élite institucional, de los demás se tiene suspicacia. Evidentemente, tampoco se tiene acceso a redes sociales, ni internet. ¿Cómo construyes una propuesta de intervención o cómo sustentas un peritaje o un informe sin acceso a la información digital o bibliográfica? También, existen restricciones con los alimentos, los largos periodos sin ingerir alimento están asociados a triglicéridos y colesterol. De igual forma, alguna vez, un día conmemorativo para las mujeres, dado el sentimiento de importancia Institucional, se contagió la paranoia por el posible festejo de una masa manifestante, digo festejo porque así llegó el mensaje. Por citar sólo algunos ejemplos, pues existen otras violencias más sofisticadas. En consecuencia, la problemática la asume una figura eminentemente patriarcal-jurídico-política macro-institucional y que en la actualidad lleva a una crisis generalizada de los espacios de encierro, de la sociedad disciplinaria y su necesaria reformulación. Pero dejemos de encarar a los molinos de viento y continuemos con la reflexión…

Ahora bien, la idea de esta reflexión está alejada de lo subversivo, ni quiero encontrarme en un discurso anti institucional, ni posicionarme en sólo realizar una crítica o mencionar los síntomas institucionales como los abusos de poder, el nepotismo y las arbitrariedades. Pero sí te digo mi versión experimentada en casi una década. Entonces, retomando la adaptación intelectualizada, estuve posicionado en el lugar de esclavo, entregando la libertad a cambio de seguridad, accediendo a las ventajas secundarias que tal condición otorga, como adquirir la protección del amo, así como estar liberado del angustioso enrostramiento de la libertad, la incertidumbre e indeterminación que le acompañan, representando el vacío en medio de la existencia, allí donde como sujetos nunca terminamos de aprender a respirar. De manera concreta, tal circunstancia sería regresar a la época medieval, en donde la Institución estaba representada por la seguridad, comida y refugio que ofrecía el estar dentro de un castillo; en donde, el afuera estaba personificado por los exiliados. O quizá, se siga reproduciendo la misma historia, pero ahora con tecnología social y una versión Institucional de alta definición. Así que confío en que esta circunstancia es anacrónica y que son atavismos primitivos o ¿Cabría aquí recuperar una de las frases iniciales? No trabajes desde la ingenuidad.

Tampoco es la finalidad orillarte al nihilismo, ¿Qué es lo que sí podemos hacer? y principalmente ¿Qué sí podemos hacer con el cultivo de la Especialidad?. En lo que correspondió a mi participación en tal Institución, te platico que ante el delito de violencia familiar, existe mandato judicial, según el código penal de que las personas privadas de la libertad que cometen tal delito, están obligadas a recibir un tratamiento especializado. Ante esta necesidad, se propuso un programa de intervención y valga decir que es trascendental, ya que el trabajo especializado con hombres violentos puede reducir un segmento de los feminicidios. Tal contribución, estuvo guiada a través de la Especialidad, entendiendo esta última; como el espacio en donde transitaron reflexiones con el personal Docente, con las personas integrantes del grupo, el análisis de las lecturas, la sensibilización, la escucha y el nutrir constantemente la consciencia social, la metodología de intervención, los comentarios en los espacios de receso y el proceso personal. El conjunto de esta cosecha, aunado a mi proceso de análisis, me permitieron alimentarme emocionalmente en los últimos cuatro años, fueron factores de protección que me resguardaron de las violencias Institucionales a las que estuve expuesto y aun así existen secuelas que sanar. Así, evitando la reproducción de las violencias y desde el imaginario, quizá se revierta la frase de que el hombre es el lobo del hombre.

En conclusión, el mensaje que me gustaría que te apropiaras, es que no hay que asumir que las desgracias sociales son inevitables, sino que hagas uso de tus destrezas, seas paciente y respetuoso con los procesos individuales y sociales. Que si estas en una posición jerárquica de poder, te permitas escuchar al otro, traza un puente simétrico, armonioso y bidireccional, ya que tu también representas al otro y al Otro. Esto último se encuentra lejano de una intención motivacional, pero sí quiero que sepas que te acompaño, que no sientas inútil continuar hablando de la paz y la no violencia. La coherencia personal y la ética profesional, se actúan desde la valentía consciente que te reconocía al inicio de este discurso, en seguir nombrando y exponiendo la conducta del poder, siempre situado en procesos amorosos y acompañamientos empáticos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba