Invitados

Floreciendo a la vejez: La malla-sombra de cuidados para las personas adultas mayores. El caso de las Hermanas Flor

En Memoria de Lulú Villalobos

Todos los días digo: “Ya va a empezar mi vejez”, pero lo dejo para el día siguiente, es la realidad. Cada día digo que ya estoy vieja para hacer ciertas cosas, entonces al día siguiente ya no las hago. Va a llegar un momento en el que ya no pueda hacer nada y en ese momento empezará mi vejez — Azucena.

En los últimos 20 años, el cuidado informal y no remunerado de las personas adultas mayores se ha convertido en un tema de interés público. En México, cinco de cada 10 personas adultas mayores no trabajan y dos de cada diez están pensionadas. Así, la familia representa una quinta parte de las personas cuidadoras de personas mayor.

Las tareas de cuidado de población mayor han generado nuevos arreglos familiares basados en la formación de redes de solidaridad, apoyo y cuidado para evitar que el cuidado caiga sobre los hombros de una sola persona. En este sentido, las redes funcionan como modelos para prevenir situaciones violentas que envuelven a la vejez.

Este es el caso de las hermanas flor, una familia que tejió una red de cuidados para satisfacer las necesidades de Azucena, una adulta mayor propietaria de una florería. A través de entrevistas y sesiones de grupos focales, Orquídea, Rosa, Magnolia y Buganvilia, junto con sus dos hermanos, Narciso y Jacinto, comparten sus experiencias y perspectivas sobre la red de cuidados de su madre. Esta red ha sido nombrada malla-sombra de cuidados, haciendo un guiño al trabajo de Azucena.

1 2 3 4Página siguiente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba