Articulistas

¡Alto a la guerra contra los pueblos zapatistas!

El pasado 22 de mayo, un grupo paramilitar atacó a la comunidad zapatista Moisés Gandhi, parte del municipio autónomo Lucio Cabañas, territorio comunitario del EZLN. El 2 de junio, un grupo de indígenas tsotsiles desplazados, en el municipio de Chenalhó, Chiapas, muy cercado de donde había ocurrido la matanza de Acteal en 1997, fue atacado por un grupo del crimen organizado, según medios de comunicación. Siete bases personas fueron asesinadas.

Ante ello, el CNI, el EZLN y cientos de suscriptores, compartieron una carta dirigida A quienes sienten la urgencia de actuar ante un sureste mexicano en llamas. Retomo fragmentos de la carta, la cual pueden leer en congresonacionalindigena.org:

“Este día, en éste momento, México está al límite, a ese límite que parece siempre lejano hasta que una bala que llega de arriba detona la rabia del México de abajo. El compañero zapatista Jorge López Santíz está en el filo entre la vida y la muerte por un ataque paramilitar de la Organización Regional de Cafeticultores de Ocosingo (ORCAO), la misma que ha estado atacando y hostigando a las comunidades zapatistas. Chiapas está al filo de la guerra civil con paramilitares y sicarios de los diversos cárteles que se disputan la plaza y grupos de autodefensas, con la complicidad activa o pasiva de los gobiernos de Rutilio Escandón Cadenas y Andrés Manuel López Obrador”.

“El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), que ha mantenido la paz y ha desarrollado su proyecto autonómico en sus territorios y que ha tratado de evitar el choque violento con paramilitares y otras fuerzas del Estado mexicano, es hostigado, agredido y provocado constantemente. Desde el final del siglo XX, y hasta ahora, el EZLN ha optado por la lucha política por caminos civiles y pacíficos, a pesar de que sus comunidades son atacadas a balazos, sus cultivos incendiados y su ganado envenenado. A pesar de que, en lugar de invertir su trabajo en la guerra, lo han hecho en levantar hospitales, escuelas y gobiernos autónomos que han beneficiado a zapatistas y no-zapatistas, los gobiernos desde Carlos Salinas hasta López Obrador han tratado de aislarlos, deslegitimarlos y exterminarlos. Hoy, a unos meses de que la lucha del EZLN cumpla 40 años, el ataque paramilitar de la ORCAO ha hecho que la vida de un hombre penda de un hilo, del mismo que pende la erupción del México que abajo no aguanta más la presión sobre su dignidad ni la guerra contra sus comunidades y territorios”.

“En el Chiapas de arriba, gobernar significa bañarse con sangre indígena”. Entonces, “¿Por qué guarda silencio López Obrador?”. A decir del EZLN, porque el gobernador de Chiapas es cuñado de su secretario de gobernación, Adán Augusto López, ‘corcholata’ que aspira a ser presidente, y “porque como sus antecesores, no soporta que un grupo rebelde sea el referente de esperanza y dignidad” y que éste, se oponga a sus ‘megaproyectos’.

Ciertamente, la cuarta transformación ha quedado a deber a los pueblos originarios, igual que las pasadas transformaciones. El balance de la historia dirá cuánto cambio la estrategia del gobierno de Morena ante las comunidades en resistencia en Chiapas, o, como pareciera, es una réplica ‘buena onda’ de los gobiernos anteriores, aquellos que dice repudiar.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba