Articulistas

Barros Sierra 68

En su tiempo no valoré la actuación del rector de la UNAM, Javier Barros Sierra, en su defensa institucional de la Universidad frente al gobierno, izar la bandera a media asta, la marcha del primero de agosto y su posterior renuncia en septiembre tras la entrada del Ejército al campus universitario. Muchacho desinformado y acelerado, líderes radicales. Contestatarios de toda autoridad. Metiendo en el mismo saco la autoridad del gobierno y la autoridad universitaria. Pidiendo que hicieran lo que no podían hacer y sin valorar lo que sí hacían. Cuestionando todo. “¡Viva la discrepancia!”, diría Barros Sierra al final de su rectorado en 1970. Y en cambio nunca cuestioné, por mi parte, al director de la Prepa 6, coludido con los porros y el comité de huelga de la prepa en manos de Rafael Heredia. El director era un priista por todos lados: Gustavo Carvajal. Lo supe más tarde. Ya murió. Dicen que era del ala de izquierda del PRI.

Hoy valoro a Javier Barros Sierra por Enrique Krauze.

-Piedra de toque de la dignidad pública en tiempos difíciles.

-Presencia viva sin memoria ni olvido: revelación del tiempo vivido.

-Inteligencia y dignidad de la autoridad pública universitaria frente al autoritarismo del poder arbitrario.

Ahora veo y escucho conmovido las palabras de Javier Barros Sierra y la primera marcha universitaria del primero de agosto de 1968, tras la represión policiaca a los estudiantes y el bazucazo a la Prepa 1 de San Ildefonso en los últimos días de julio. No estuve en esa marcha. Chin, me la perdí. Qué energía y templanza, qué hermandad pidiendo justicia.

Liga: https://youtu.be/BpE2SS0G5Ls

Y las palabras tensas de Krauze a la muerte del ingeniero, en 1971.

Liga: https://www.youtube.com/watch?v=aMoGhuD4Fg0

El tiempo, más allá de nuestro tiempo, pone las cosas en su tiempo que siempre es diverso y contradictorio. Revisitarlo es aprender de él.

Y así se me fue el movimiento estudiantil del 68 entre el mercado de Coyoacán, diario leía el Últimas Noticias de Excélsior, la Prepa 6, el campo Fragata, CU, los discursos y los debates, la manifestación de agosto y la silenciosa de septiembre, la fiesta de los gritos y la camaradería entre amigos, tomar la calle, pegar propaganda, las relaciones eróticas, los días de huelga, el aburrimiento, los días intensos y los días grises, José Agustín y Parménides, el rock y la protesta, el todo y la nada, etc., hasta llegar sin darnos cuenta al 2 de octubre, y luego la inauguración de las Olimpiadas de México el 12 de octubre, y mi viaje inesperado a San Antonio, Texas.

-Todo llega a su tiempo. Tu trabajo es esperar haciendo. Pero no esperes que ocurra. No quieras que ocurra. Sólo mira y registra lo que sucede. “Los intocables”.

Y así giran y llegan y pasan los días que nos marcan o no dejan huella y siguen de largo. “Los días que no se nombran” desaparecen pronto, dice el poeta JEP.

La enseñanza del rector Javier Barros Sierra:

-Debemos saber dirigir nuestras protestas con inteligencia y energía. Entre nosotros hay muchos enmascarados.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba