Bella Ciao

Juicio a García Luna en Estados Unidos: la hora del jurado

Pues resulta ser, que una vez que la fiscalía del gobierno norteamericano terminó de presentar a sus testigos, el inculpado, Genaro García Luna, exsecretario de seguridad pública del panista Felipe Calderón y exdirector de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) del también panista Vicente Fox, se negó a declarar.

La razón de lo anterior nos la dicen quienes conocen el sistema judicial norteamericano, García Luna no se defendió así mismo por el temor del interrogatorio de los fiscales. Ahora sí que como dice el dicho, el que nada debe nada teme. Habría sido muy interesante conocer declaraciones del mismísimo García Luna sobre las acusaciones de colusión con el narcotráfico desde que fue colaborador de alto nivel de Fox.

El único testigo de descargo que presentó la defensa de García Luna fue su esposa, Linda Cristina Pereyra, algo muy curioso, pues ni modo que la esposa testificara en contra de su marido, el que le ha podido proporcionar un magnífico tren de vida gracias a su inexplicable riqueza hecha durante su paso por la administración pública.

La declaración de la señora Pereyra, bajo el interrogatorio de la defensa del mismo García Luna, fue cuando menos curiosa pues la señora se dedicó a tratar de justificar la enorme riqueza de la familia, cuando es sabido que García Luna viene de un origen extremadamente humilde y que su riqueza comenzó a forjarse después de trabajar en el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), en donde dicho sea de paso tuvo acceso a información privilegiada y sensible sobre personajes políticos de alto rango.

Hasta en Alemania se sabe que no hay explicación lógica para la enorme riqueza de García Luna y su familia.

Efectivamente, el pasado 13 de febrero, la Deutsche Welle, cadena de información del gobierno alemán para el extranjero, publico un artículo titulado Ostentosa vida de García Luna bajo escrutinio en Brooklyn en donde se retoma información que ya había sido publicada en México, sobre las declaraciones patrimoniales de García Luna como funcionario público y los datos no le cuadran a esa familia.

En su declaración patrimonial de 2007, García Luna declaró tener ingresos por dos millones de pesos anuales por su sueldo como servidor público y afirmó que no había recibido ningún ingreso adicional por otro concepto. De esos ingresos declaró que gastaba un millón 300 mil pesos anuales para la manutención de él y su familia por lo que, en el mejor de los casos y ahorrando el resto de manera íntegra, podría haber ahorrado 700 mil pesos al año por lo que podría haber juntado un máximo de 8.4 millones de pesos durante los sexenios de Fox y de Calderón.

La cantidad anterior es irrisoria si se compara con las múltiples propiedades de García Luna. Tan sólo en Miami tiene una casa con un valor de 3.3 millones de dólares, es decir de 66 millones de pesos, ocho veces más que lo que habría podido ahorrar en dos sexenios.

En 2010, García Luna, señalaba que tenía una propiedad en Jiutepec, Morelos, mansión blanca con piscina y grandes jardines, con helipuerto, edificada en un terreno de más de 2 mil 500 metros cuadrados. El valor comercial de la propiedad superaba entonces el millón de dólares, 20 millones de pesos al tipo de cambio actual. Así la Deutsche Welle se pregunta “¿De dónde sacaba el dinero García Luna? Sus declaraciones fiscales y patrimoniales decían que no tenía esos recursos”.

Así que es imposible de creer el cuento chino que contó la esposa de García Luna de que su riqueza proviene de préstamos hipotecarios bancarios (por los que tuvieron que haber pagado altas tasas de interés) y venta de casas para comprar otras más grandes.

La única posibilidad es que tal riqueza provenga de la corrupción o, como ha salido a relucir en el juicio en Nueva York, por haber recibido sumas millonarias, en dólares, de parte de narcotraficantes.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba