Ciberactivos

Ciberespacio y tácticas de guerra

La invasión de Rusia a Ucrania comprende diferentes formas de agresión, incluidos los ciberataques que han tenido lugar en los últimos días. Ucrania ha responsabilizado a Rusia por el hackeo de diversos sitios web de su gobierno que fueron infectados por malware destructivo, versión coincidente con la denuncia que hizo Microsoft acerca de estos ataques desde el pasado sábado.

El virus modifica la configuración original de los sitios web para insertar mensajes prorrusos o para hacer inoperantes los sistemas. También son capaces de atacar infraestructura, tal es el caso del ataque a la red eléctrica de Ucrania en el 2015 y 2016, que logró cortar la luz en Kiev, la capital del país.

Rusia ha utilizado con mayor intensidad la guerra cibernética contra Ucrania desde el 2017, cuando afectó sus sistemas informáticos con NotPetya, un potente virus que borró redes enteras causando daños por más de 10 mil millones de dólares en todo el mundo. El Gobierno ucraniano calculó en su momento que NotPetya dañó a más de 12 mil 500 computadoras de manera directa.

Rusia ha estado involucrada en ciberataques, en hackeo y en diseminación de fake news en diferentes oportunidades. En 2020 participó en el caso de ciberespionaje SolarWinds, que tuvo lugar en Estados Unidos. Al respecto, la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, reveló que el presidente Joe Biden, “sabe por larga experiencia que los rusos tienen un amplio libro de técnicas de agresión no militar, incluidos los ataques cibernéticos y las tácticas paramilitares”.

De acuerdo a Oleksiy Danilo, secretario del Consejo de Defensa y Seguridad Nacional de Ucrania, los ataques a sus sistemas informáticos pudieron haber sido llevados a cabo por un grupo bielorruso que opera para Rusia. Por su parte Viktor Zhora, director del Servicio Estatal de Comunicaciones Especiales y Protección de la Información, afirmó que decenas de redes gubernamentales se vieron afectadas por el malware WhisperGate.

Los recursos de los rusos para agredir desde el ciberespacio incluyen campañas de desinformación, filtración de contenidos y vulneración de sistemas con el objetivo de provocar confusión, miedo e incertidumbre. La injerencia de Rusia en procesos electorales europeos y estadounidenses fue denunciada por diferentes gobiernos y medios de comunicación, desde la campaña Clinton-Trump, hasta el referendo del Brexit en Gran Bretaña.

La ciberguerra implementada por Rusia en contra de Ucrania podría cobrar mayores dimensiones, pues a diferencia de las guerras convencionales ésta no se limita a un espacio geográfico concreto, se desarrolla en el ciberespacio sin fronteras físicas o materiales y puede expandirse con el objetivo de incidir en la opinión pública o de inhibir el apoyo internacional a Ucrania.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba