Ciberactivos

De comediante a héroe

“El presidente está aquí, todos estamos aquí, nuestros soldados están aquí, nuestros ciudadanos están aquí, nosotros estamos aquí”; decía el presidente de Ucrania Volodímir Zelenski, en un comunicado dirigido al pueblo ucraniano desde las calles de Kiev. El presidente de una nación invadida por un país militarmente mucho más poderoso, daba confianza a su pueblo de que resistirían y permanecerían donde tenían que estar.

Zelenski, el mismo presidente que rechazó la oferta de ayuda para que pudiera dejar el país, y que en lugar de eso pedía armas y municiones, ha logrado elevar la moral ucraniana y liderar una resistencia que, aunque se antoja imposible, se adivina heroica. Este exactor cómico ha podido capitalizar sus competencias comunicativas y el uso acertado de la pantalla televisiva y las redes sociales, para convertirse en el artífice de una resistencia militar y diplomática que nadie hubiera imaginado.

Su labor ha sido fundamental, no sólo como comandante en jefe, sino como eficiente comunicador que ha logrado desmontar la narrativa de Putin y sus acciones de propaganda.

Lo mismo se ha dirigido a los ucranianos, que a los líderes de la comunidad europea pidiendo su ayuda y advirtiendo que, de no ayudar a su país, “mañana la guerra tocará a sus puertas”.

Vestido con ropa militar despliega convicción y renuencia total a rendirse, pronuncia elocuentes discursos que lo mismo denuncian, convocan, instruyen y sobre todo emocionan. Su insospechada capacidad para enfrentar una invasión ha despertado simpatía en el extranjero y respeto entre los líderes mundiales. El largo aplauso que los parlamentarios europeos le brindaron en su intervención para solicitar la entrada inmediata de su país a la Unión Europea, mostró la conexión emocional que Zelenski ha logrado con diferentes actores a nivel internacional.

Zelenski no sólo ha logrado cohesionar a su pueblo, también lo ha hecho con la comunidad internacional que en su mayoría deplora la invasión e implementa sanciones contra Rusia y sus oligarquías. No es sólo producto de las redes sociales y su inherente emocionalidad como aseguran sus detractores, sino de sus acciones que lo han llevado al primer plano de la agenda mundial. Contribuye a su imagen su congruencia y el uso efectivo de la comunicación de crisis, así como su capacidad para persuadir y motivar. Zelenski supo transitar brillantemente de la comicidad, al liderazgo valiente de su nación.

A diferencia de otros líderes que aseguran batirse en grandes cruzadas, los enemigos de Zelenski no son imaginarios, no son periodistas críticos que quieren socavar su popularidad o conservadores que luchan por recuperar sus privilegios.  Los enemigos de Ucrania incluyen un poderoso y beligerante ejercito ruso y su autoritario líder, que pretende atropellar el derecho a la soberanía y la autodeterminación de una nación vecina.  La imagen de Zelenski ha crecido porque no persigue pasar a la historia como un prócer o un transformador, simplemente pretende estar a la altura de las circunstancias, ser un líder en momentos de extrema urgencia y conducir a su nación en la más dramática de las circunstancias: la guerra.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba