Sólo para nostálgicos

El PRI después de las elecciones


El 4 de marzo de 1929 el expresidente de la república, Plutarco Elías Calles, fundó el Partido Nacional Revolucionario que aglutinó a exrevolucionarios a quienes hizo gobernadores a cambio de lealtad al presidente, el 30 de marzo de 1938 cambia a Partido de la Revolución Mexicana y el 18 de enero de 1946 a Partido Revolucionario Institucional. En sus inicios el partido tuvo cuatro pilares: el obrero representado por la Confederación de Trabajadores de México, el popular por la Confederación Nacional de Organizaciones Populares, la Confederación Nacional Campesina y el sector militar que desapareció en 1954 y se hizo partido como el Auténtico de la Revolución Mexicana, pero siempre apoyando al PRI.

Los líderes nacionales y locales  de los sectores tenían una cuota de diputaciones, senadurías y hasta gubernaturas. En el sentido estricto el mando político era del Presidente en turno quien tomaba las decisiones importantes en el partido.

El partido tuvo tropiezos en elecciones presidenciales como las de 1940 en las que Juan Andrew Almazán que se dice ganó las elección frente a Manuel Ávila Camacho, en 1952 otro fuerte contrincante del PRI fue Miguel Henríquez Guzmán y en 1988 Cuauhtémoc Cárdenas.

En las elecciones presidenciales de 1976 el PRI postuló a López Portillo como su candidato al igual que los partidos satélites, el Auténtico de la Revolución Mexicana y el Popular Socialista, pero fueron unas elecciones “atípicas”, el candidato oficial no tuvo contrincante y obtuvo cerca de dieciséis y medio millones de votos, pero con uno hubiese suficiente para ganar.

El Partido Acción Nacional confrontó problemas internos para postular candidato, lo que condujo a no participar en las elecciones presidenciales

Esta elección puso en evidencia el sistema político de México y el resultado fue la Reforma Electoral de 1977, en la fue artífice Jesús Reyes Heroles y se crea la figura de diputados de partido, como una forma de otorgar espacio a la oposición.

El PRI en 1988, enfrenta graves problemas internos ocasionados por la forma de postular candidato presidencial y expulsan a Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo, entre otros militantes. Y en cuestionadas elecciones presidenciales gana Carlos Salinas de Gortari.

Y el PRI sigue en problemas, el 23 de marzo de 1994 su candidato presidencial Luis Donaldo Colosio es asesinado. Y como candidato emergente nombran a Ernesto Zedillo, quien pone distancia con el partido; la militancia se siente ajena al Presidente y la debacle se materializa, y el otrora invencible pierde la elección presidencial del 2000 ante el PAN.

Y en el 2006 nuevamente pierden ante el PAN la elección presidencial.

En el 2012 con una campaña política masiva y sin límites económicos, el PRI regresa a la Presidencia con Enrique Peña Nieto.

Los dos primeros años de gobierno fueron importantes para su sexenio, logró la firma del Pacto por México con la unión de las tres principales fuerzas políticas del país en ese momento, PRI, PAN, PRD, y la aprobación de reformas estructurales en electricidad y energéticos. Después vino el escándalo de la “Casa blanca” y su popularidad decreció.

En las elecciones presidenciales del 2018, el PRI queda en tercer lugar con su candidato José Antonio Meade con el 16.40% de la votación.

Y en las intermedias de 2021 el PRI, pierde ocho gubernaturas y únicamente gana 22 diputaciones y llega a 71,  y lo increíble hace alianza con el PAN y el PRD.

Y los militantes exigen la salida de su líder nacional Alejandro Moreno Cárdenas. Para sobrevivir el partido requiere una reestructuración del tamaño de la derrota del 2021.

Y los nostálgicos se acuerdan del tango “Cuesta abajo”, que dice -la vergüenza de haber sido y el dolor de ya no ser-.

rangel_salvador@hotmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba