Información

Medios de comunicación, copartícipes de su autodestrucción

Los medios queretanos, además del pago de publicidad oficial tienen la “cultura del elogio” hacia los gobernantes, que consiste en exaltar y enaltecer las actividades de los funcionarios, que no necesariamente representan un mérito en su labor de servicio a la ciudadanía.

La publicidad oficial, el boicot publicitario o guerra comercial, la no-denuncia y la cultura del elogio han sido los principales factores autodestructivos del ejercicio de la libertad de expresión del periodismo en Querétaro, aseveró el maestro en Análisis Político, José Luis Álvarez Hidalgo. “Medios [a nivel nacional] que considerábamos muy conservadores y cercanos al poder también dan golpes de repente muy fuertes al gobierno federal. Pero si se aterriza en Querétaro la cosa cambia, porque aquí los medios tradicionales siguen sin ejercer un juicio crítico”, aseveró.

‘Diario de Querétaro’, ‘Noticias’, el canal de televisión TVQ y las emisoras radiofónicas de Grupo ACIR, Canal 98 y la actual Exa, entre otros, fueron los principales medios dedicados a enaltecer, bajo satisfacción o amenaza, la imagen de los funcionarios públicos queretanos desde el siglo XX.

Algunos de ellos todavía lo hacen, apuntó el también docente de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ). Agregó que se les han sumado diversos medios que en un inicio tuvieron posturas críticas, como el periódico ‘a.m’.

“Sin cortapisas, de manera abierta, la primera plana, las ocho columnas, la fotografía a todo lo que da, y de la menor obra de gobierno… no se diga el informe anual del gobernante o el 5 de Febrero en el Teatro de la República, donde se besan manos y demás. La prensa local no solo está supeditada a los arbitrios del poder sino que está siendo financiada por el poder público, con los recursos del pueblo de Querétaro, para realizar un mal periodismo para el mismo pueblo”, recalcó.

Comunicación social, rubro oscuro

Fueron 136 millones 7 mil 844 pesos los que el Gobierno del Estado de Querétaro invirtió en servicios de comunicación social para campañas de difusión a través de 491 contratos realizados con 100 empresas diferentes.

Desde enero del 2015 se han realizado 491 contratos con empresas privadas de medios de comunicación, noticias, publicidad, de asesoría política e imagen pública, marketing, asesoría financiera, capacitación de medios, administración, telefonía por cable, entre otras. Respuesta Radiofónica cuenta con el mayor número de contratos con 16, seguida de Televisa y Televisa Querétaro que suman 12; ADN Informativo contó con 10 contratos. Diversas empresas cuentan con renovaciones de contratos desde entonces.

Entre enero y septiembre del 2017 se asignaron los siguientes montos: para medios digitales, 14 millones 588 mil pesos; prensa escrita, 28 millones 583 mil pesos; radio, 22 millones 566 mil pesos y en televisión, 15 millones.

Finalmente, bajo los conceptos de “otros”, fueron registrados 32 millones 223 mil pesos; en “medios complementarios” 22 millones 744 mil y en el concepto “internet”, 300 mil pesos.

“El financiamiento es alto para ese rubro incierto y escabroso que llamamos comunicación social. Antes eran departamentos, hoy asumen las funciones de una secretaría… el presupuesto crece proporcionalmente”, enfatizó.

Álvarez Hidalgo señaló que los mecanismos gubernamentales para “comprar” a los medios de comunicación consisten en la asignación de financiamiento derivado de los rubros de comunicación social de los gobiernos, así como el ofrecimiento de varios banquetes durante el año para los integrantes de los medios y la rifa de casas y automóviles, entre otros bienes.

Por otra parte, indicó que también se recurre al boicoteo publicitario, “Es decir, el gobierno les dice a sus cuates empresarios, probables o anteriores anunciantes de este medio, que ya no se anuncien en él. Entonces, se hace un boicot, una guerra comercial, porque acaban con los recursos. Para estos medios impresos el recurso publicitario es su mayor fuente de financiamiento, incluyendo la publicidad oficial. Nadie sobrevive de las ventas del periódico, aunque lo vendieses como pan caliente”, constató.

A su vez explicó que también en los medios queretanos, además del pago de publicidad oficial que implica la no-denuncia, se tiene la “cultura del elogio” hacia los gobernantes que consiste en exaltar y enaltecer las actividades cotidianas de los funcionarios públicos que no necesariamente representan un mérito en su labor de servicio a la ciudadanía.

FDS y MAV ganan la primera plana

Un total de 92 y 93 noticias del gobernador Francisco Domínguez Servién y del entonces alcalde capitalino, Marcos Aguilar Vega, respectivamente, aparecieron en portadas del ‘Diario de Querétaro’ y los periódicos ‘Noticias’ y ‘a.m.’ entre enero y marzo del presente año. De éstos, 63 fueron titulares de primera plana en el caso del gobernador y 10 del presidente municipal de Querétaro.

“Entre las actividades humanas, los medios de comunicación son los más manipulados porque son instrumentos para determinar la opinión pública… hay diversas técnicas de manipulación. En los periódicos se puede llevar a una manipulación según lo que se escoja colocar en la primera página, según el título y el espacio que le damos a un acontecimiento”, señaló el periodista y escritor polaco Ryszard Kapuscinski en 1999, durante el VI congreso “Redactor Social” celebrado en Apulia, Italia.

Entre otros servidores públicos y candidatos a cargos de gobierno, apareció también en portada en los citados medios, notas sobre Juan Carlos Briz, quien aspiraba a unan candidatura por Nueva Alianza, así como el candidato de Acción Nacional a la capital, Luis Bernardo Nava Guerrero; el candidato a la presidencia de la República por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), José Antonio Meade Kuribreña, al igual que cinco notas del alcalde de Corregidora Mauricio Kuri.

Relación prensa-poder en Querétaro: secuelas

José Luis Álvarez Hidalgo explicó el panorama que se desarrolló desde mediados del siglo XX hasta el presente en torno a las relaciones prensa-poder a nivel local. “Ha sido un fenómeno bastante bien cuidado por el poder público. La prensa escrita tenía un papel protagónico. Hablo yo de este espacio monolítico que se formaba con el ‘Diario de Querétaro’ y el periódico noticias, que apuntaba a fortalecer, a robustecer la imagen del gobernante en turno a cambio de todas las prebendas habidas y por haber”, apuntó.

Álvarez Hidalgo contó que las amenazas tácitas del gobierno en turno respecto a los suministros de papel y el boicot comercial, así como las ofrendas de beneficios económicos y de bienes materiales a la prensa, fueron los principales mecanismos de sometimiento. “En el siglo XX era bastante rudimentaria, tosca, la censura, porque entonces, ‘te restrinjo el papel y ya no vas a salir al día siguiente’. PIPSA era la distribuidora de papel periódico a nivel nacional, y entonces el gobernante a nivel federal o en cada una de las entidades podía disponer de esa alternativa según su conveniencia”, constató.

La mordaza era ‘automordaza’, porque se habla de autocensura, y ese es el primer camino a la perdición del quehacer periodístico. Pero, no es tan “autocensura”, que es cuando de voto propio ‘yo escojo callar’, pero aquí hay presión. Esa fue la dinámica que funcionó en Querétaro durante mucho tiempo, pero a la par de las cadenas radiofónicas. También tenían una gran cantidad de recursos que erogaba el estado en su beneficio, a cambio del silencio cómplice de ‘no voy a denunciar ninguna irregularidad por parte del aparato gubernamental’, que era el primer pacto secreto: la no-denuncia”, explicó.

El también docente de la UAQ agregó: “se recuerda la frase del ‘Negro’ [Rafael] Camacho Guzmán, gobernador de aquel entonces [1979-1985], cuando un reportero le preguntó ‘señor gobernador, ¿Qué opina usted de la opinión pública en Querétaro?’ y el respondió con su estilo característico: ‘Si en Querétaro hubiese opinión pública… yo no sería gobernador’. Era la época del descaro, del cinismo y ahora se cuidan las formas de manera más o menos velada. Ante la presión pública, que ahora sí existe como tal, los gobiernos se cuidan de que esa asignación oficial ya no sea sólo para dos medios impresos, tres estaciones radiofónicas y una televisora. Ahora diversifican un poco en todos”.

Álvarez Hidalgo enfatizó el carácter determinante de los movimientos sociales como un factor de cambio en el estado de la subordinación mediática. “Tenemos el referente del movimiento de la normal de los ochenta como un movimiento fuerte, pero que fue aplastado, incluso con exilios de Querétaro, por la mano dura del entonces gobernador. Empieza la cacería de brujas, y persiguen a los líderes supuestamente causantes de eso para someterlos. El conflicto de los comerciantes de la Alameda fue otro detonador fuerte de que los movimiento sociales están vivos en Querétaro ya han presionado al poder político para que haya una relación diferente con los medios de comunicación”, indicó.

No obstante, en la actualidad existen nuevos medios que también ejercen una crítica hacia la mala gobernación mediante una crítica sana, entre los cuales se perfilan los medios de comunicación de la UAQ”, indicó Álvarez Hidalgo. “El fenómeno que nadie puede negar, el vorágine de las redes sociales, donde no hay tema que no se toque, aunque no es una crítica especializada, sino el pueblo en su voz, en esa elementalidad que es también necesaria para la crítica”, señaló.

Medios críticos y medios subordinados, casos particulares

El también lingüista, Álvarez Hidalgo, mencionó que actualmente un caso destacado en el tema es el periódico ‘Plaza de Armas’: “Ha cambiado la relación pero no las prácticas. Francisco Domínguez decretó un boicot abierto, de manera expresa, al periódico ‘Plaza de Armas’. Está al borde de la quiebra porque no recibe ni un céntimo de publicidad oficial. Sin eso no sobrevive un medio de comunicación, a pesar de que tenga un aparato publicitario y ventas. Antes, cuando estaba el otro partido todo era felicidad y ahora sí son los periodistas críticos que no eran en el sexenio de Calzada”, indicó.

Mencionó también el caso del periódico ‘La Jornada’, del cual señaló que tuvo una “época de esplendor cuando sobrevivía en gran medida gracias a la venta de ejemplares, pero eso también se acabó. Y ‘La Jornada’, medio crítico por antonomasia, también depende en buena medida de la publicidad oficial. En aquél entonces, solamente ‘El Nuevo Amanecer’ brillaba en la oscuridad que privaba a la libertad de expresión a través del periodismo”, explicó.

Respecto al periódico ‘a.m.’, consideró que inició como un medio crítico pero con el paso del tiempo empezó a tener una relación cómoda con el aparato gubernamental. “Ahora también lo consultas y dices ‘pues tan igual que los demás medios’, ni siquiera ha publicado una nota de escándalo como antes era habitual. Se ha vuelto un medio gris de comunicación”.

A su vez, sentenció que los medios críticos tienen la desventaja de no ser lo suficientemente leídos, vistos o escuchados por las grandes audiencias, con lo que se siguen comprando los medios tradicionales. “También han bajado las ventas de la prensa escrita y se ha vuelto difícil que continúen, al igual que la radio. Yo creo que va a ser difícil que estos medios puedan liberarse del yugo que ellos mismo decidieron imponerse, y así no habrá una evolución muy gratificante para el periodismo local mientras sigamos reproduciendo las mismas taras de siempre”, indicó.

“Se han convertido en el cáncer maligno del periodismo a nivel nacional y estatal: la dependencia excesiva de las bonanzas del gobierno en turno para que ese medio no solo sobreviva sino tenga también un crecimiento económico fuerte. Y la parte contraria: que si ese medio resulta poco amigable con el gobierno en turno va a ser castigado severamente con la no-asignación de publicidad oficial y su próximo quebranto económico” finalizó.

Ley General de Comunicación Social

La organización internacional para la defensa de la libertad de expresión, Artículo 19, ha reiterado en diversas ocasiones que la publicidad oficial se ha ejercido de manera discrecional y ha sido utilizada como una herramienta de censura directa “para favorecer o castigar a los medios de comunicación según sus líneas editoriales”.

Desde 2007 dicha organización ha presentado varias iniciativas para legislar en el tema, una de las cuales derivó en la obligación para el Poder Legislativo de reglamentar la publicidad oficial a más tardar en abril de 2014. No obstante, dicha obligación no fue atendida sino hasta cuatro años después.

“Si bien la Ley General de Comunicación Social puede tener algunos preceptos valiosos, no quedó tan completa como hubiésemos esperado. Sin embargo, aunque tuviésemos la ley perfecta, sabemos que en México las leyes existen para ser violentadas”, advirtió el docente.

El 10 de abril del presente año, la Cámara de Diputados remitió al Senado la minuta con el proyecto de decreto para la Ley de Comunicación Social, la cual aprobó este último la madrugada del día 26 del mismo mes. Conforme a la ley, fue remitida a su vez al presidente de la República, Enrique Peña Nieto, quien el 8 de mayo firmó y expidió, junto al secretario de gobernación Alfonso Navarrete Prida, el decreto para su publicación.

Según el centro de análisis e investigación Fundar, la aprobación de la minuta por parte del senado se hizo sin atender los criterios establecidos en noviembre de 2017 por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). También señaló que incluso organismos constitucionalmente autónomos fueron ignorados, como la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), el Instituto Nacional Electoral (INE) y las relatorías para la libertad de expresión de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) y de las Naciones Unidas (ONU).

Álvarez Hidalgo consideró que la Ley General de Comunicación Social aún debe afinarse en muchos aspectos, no obstante puede considerarse “un paso sustantivo en este aspecto. Es mejor que lo que teníamos antes: una desregulación total, la ley de la selva. Antes, cada gobierno en turno decidía con criterios absurdos y cínicos a quién asignarle publicidad, cuanta y a quién no”, sostuvo.

La Ley General de Comunicación Social ha sido señalada como un retroceso para la libertad de expresión puesto que pone en manos de los gobiernos la fiscalización y transparencia de los contratos de publicidad que los mismos otorguen a los medios de comunicación. Dicha ley entrará en vigor el primero de enero del 2019.

El maestro en Análisis Político advirtió que un factor determinante de la subordinación de los medios será la voluntad de los gobernantes, “Sabemos que las componendas en este país siempre son debajo de la mesa. Depende de la voluntad del gobierno en turno. Como vemos las cosas, esa voluntad no va a cambiar, van a seguir queriendo comprar a los medios de comunicación y acaparar espacios en todos los medios habidos y por haber. Donde no pueden entrar todavía, y que bueno, es en la regulación del internet”, finalizó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba