Información

Protestan estudiantes de la UG por el asesinato de un compañero

Tras haber sido liberado el responsable, un agente de la Guardia Nacional

GUANAJUATO

“No estamos todas las abejas, nos falta Ángel” es una de las consignas que más sonaron en la manifestación de estudiantes de la Universidad de Guanajuato, en protesta por el asesinato de su compañero que cursaba Agronomía, Ángel Yael Ignacio Rangel, por un elemento de la Guardia Nacional en el municipio de Irapuato al no detenerse el vehículo en que viajaban varios alumnos y donde Edith Alejandra Carrillo resultó lesionada de gravedad también por un disparo.

Muy temprano, pintura roja fue regada en las escalinatas del campus central, el mismo adornado con ventanales arquitectónicos que da el nombre al panal con el cual se identifican los estudiantes universitarios.

La afrenta se dio porque un juez federal decidió no vincular al elemento acusado de disparar y fue liberado.La multitud se reunió este 03 de mayo para protestar, calculando cerca de 10 mil manifestantes, la mayoría estudiantes, y con movilizaciones simultáneas en campus de otros municipios.

“Ángel no murió, la Guardia lo asesino”, coreaban los estudiantes.

La movilización no es espontánea. Los alumnos de esta universidad han dado muestras de movilización impecable, como cuando decidieron retirarse del Teatro Principal en diciembre de 2019, tras el paro generado por el asesinato de otra compañera. Esa ocasión se retiraron en silencio porque el fiscal Carlos Zamarripa Aguirre decidió no ir a dialogar con ellos. Pese a que estaba el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, el alcalde Arturo Navarro y el rector Luis Felipe Guerrero Agripino, las abejas se retiraron en silencio y en completo orden.

En esta ocasión, hicieron un mitin en las escalinatas, donde quedó claro que los estudiantes universitarios no toleran ninguna injusticia. Ahí recordaron que “la rectoría de nuestra universidad ha sido cómplice de encubiertos casos sin justicia y abusos de los que hemos sido víctimas. Recordamos a Daniela Vega, a Humberto, a Gabriel, a Luis Eduardo, a Diego…”, señaló uno de los oradores.

Los gritos de ¡justicia! retumbaban en las estrechas calles de la capital del estado. Del campus central, los estudiantes se dirigieron a la Alhondiga de Granaditas, donde hicieron una parada.

Ahí, la mamá de Ángel Yael, Norma Lucía Rangel, agradeció el apoyo de la comunidad universitaria. “Nos hemos sentido cobijados y estamos agradecidos con los chicos, y aquí estamos para representarlos”, dijo.Asimismo, dijo que los abogados están haciendo su trabajo y esperan justicia.

Reconoció a los alumnos por realizar una marcha pacífica. “La justicia no se pide a gritos, la justicia no se pide a golpes. La justicia hay que aprender a pedirla”, aseveró.

A continuación intentó darle la palabra al rector y la comunidad estudiantil respondió con un contunde no. “Fuera Agripino”, coreaban los alumnos, quedando la estampa de que los estudiantes no olvidan las injusticias.

Por la mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador se había comprometido a que se haría justicia y el crimen no quedará impune “como los de antes”.

Mientras tanto, las pancartas tapizaron varios espacios de la ciudad capital, Patrimonio de la Humanidad, cuyos estudiantes dan muestra impecable de organización, a la espera que se haga justicia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba