Articulistas

Lo que falta para contar con la Ley de Aguas en Querétaro

Recientemente la inexistente Ley de Aguas en Querétaro ha llamado la atención de diferentes sectores de la sociedad. El artículo 4 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece el derecho a un medio ambiente sano e indica en su párrafo sexto que “Toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible”; indicando que es el Estado el responsable de garantizar este derecho, estableciendo la participación de la Federación, entidades federativas, municipios, así como de la propia ciudadanía. 

La Ley recientemente aprobada, que regula la prestación de los servicios de agua potable, alcantarillado y saneamiento del estado de Querétaro, aborda sólo una parte del problema dado que no cumple con los principios de equidad, sostenibilidad y no discriminación. No da cuenta de la disponibilidad de agua en el estado ni de las necesidades ecosistémicas, agrícolas y de uso humano. Por ello, no es posible hablar de prestación de servicios sin antes conocer los datos de capacidad de carga con la que cuentan los cuerpos de agua.

La intención de la ley recientemente aprobada es la de regular las concesiones que se han autorizado y se encuentran en un esquema irregular, pero no contempla toda la problemática de forma integral. Si Querétaro es el único estado que no cuenta con una Ley de Aguas, es momento de abordar el problema de fondo, de manera transparente y dando espacio a la participación ciudadana.

Los grupos legislativos del PAN y del PRI presentaron el 22 y 31 de marzo, respectivamente iniciativas para lo que se denominaba entonces “Ley de aguas”. El pasado nueve de mayo tuvo lugar en la Universidad Autónoma de Querétaro una mesa de análisis para discutir las iniciativas, en donde se presentaron temas sobre el derecho humano al agua, el modelo de abastecimiento, la gestión integrada, el derecho humano al saneamiento y la gobernanza. Posteriormente, el día 13 de mayo, la legislatura local organizó un foro de “Participación Ciudadana para sentar las bases y mejorar la legislación en temas del agua” del que se concluyó que, efectivamente, la iniciativa no era una Ley de Aguas sino una Ley para regular las concesiones. Así, la “Ley que regula la prestación de los servicios de agua potable, alcantarillado y saneamiento del estado de Querétaro” fue aprobada fast track y sin transparencia el 19 de mayo, publicada en la Sombra de Arteaga el sábado 21 de mayo y entrará en vigor el primero de julio del 2022.

Ante esta situación, la sociedad civil organizada y la academia han manifestado la urgencia de contar con una verdadera Ley de Aguas que dé certeza sobre una política hídrica integral, compatible con los derechos humanos y el uso de políticas recaudatorias y fiscales bien orientadas. Asimismo, estudiantes y organizaciones civiles llevaron a cabo una marcha el viernes 27 de mayo y la UAQ envió una carta al gobernador pidiéndole se generen las condiciones para una discusión a fondo con participación ciudadana y transparencia. La postura social, lejos de ser una confrontación, es un reclamo a las autoridades gubernamentales para abrir espacios de participación (como lo establece incluso, la ley recientemente aprobada). Lamentablemente la escuela de algunos políticos no permite valorar la legítima participación social y pretender llevar el tema al ring partidista. No es racional que tareas pendientes de tal trascendencia se interpreten como ataques por unos, y se aprovechen de forma oportunista por otros.

¿Qué falta para contar con la Ley de Aguas en Querétaro? Voluntad política.

Por ello hacemos un llamado a todos los órdenes de gobierno en Querétaro para que, con la misma celeridad e interés para la aprobación de la Ley que regula las concesiones, se formule de manera expedita, participativa y transparente la Ley de Aguas para el Estado de Querétaro en beneficio de las generaciones de queretanas y queretanos de hoy y de mañana.

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Esta es la postura esperada por los ciudadanos de quien dirige la Universidad, que se debe a la sociedad, así que como lo dijo el mismo Emperador «VAMOS CON TODO» contra esa mal llamada Ley de Aguas…..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba