Articulistas

MATEA

Los sentimientos han sido teorizados y clasificados por diferentes autores. Hay una autora (Muñoz, 2009), que hace una recopilación y comparación de diferentes estudiosos de las emociones y sentimientos. Con ello concluyó que hay cinco sentimientos básicos, primarios o innatos, llamados de esa manera porque conforman el grupo emocional con el que la persona viene equipada genéticamente. Su objetivo es la supervivencia y preservación de la vida; su principal función es la autodefensa. Se podría decir que son los que conforman la materia prima y que a partir de ellos se generan sentimientos más complejos, que ayudan al crecimiento y desarrollo del ser humano. A esa clasificación, por sus siglas se le conoce como MATEA, acrónimo de miedo, afecto, tristeza, enojo y alegría.

Miedo. Es una emoción nuclear de supervivencia, que está sumamente enraizada en el ser humano, se presenta en situaciones de amenaza no sólo física, sino mental, emocional y social. El miedo se presenta como reacción ante cualquier peligro o situación que altera el estado mental y fisiológico de la persona. Es un aliado que permite no sólo defenderse sino auto protegerse de algún peligro, manifestado normalmente en forma de huida. El objetivo del miedo es la protección, la vivencia interna de la persona es la atracción/amenaza.

Afecto. Implica una atracción o inclinación de connotación positiva hacia otra persona. Esa emoción es la base que conforma un vínculo con el miedo. Es objetiva ya que se manifiesta por medio de conductas. Tiene como objetivo la vinculación. La vivencia interna de la persona es el optimismo/satisfacción.

Tristeza. Está ligada a la sensación de pérdida y desilusión, que de alguna manera permite que la persona se aleje y se encuentre con ella misma, su sensación suele ser desagradable. Tiene el objetivo del retiro de la persona hacía sí misma y la vivencia es la desilusión/realismo.

Enojo. Es un estímulo que es interpretado como intromisión, el cual permite defenderse de la invasión del ambiente al poner límites. Implica seleccionar lo que le hace bien y lo que le hace mal a la persona, permite la elección de alejarse de algo que le hace daño. La defensa y poner límites son objetivos del enojo, la vivencia interna de la persona es la invasión/autoafirmación.

Alegría. Es un factor de realización, es una actitud de vida en donde se expresa el sosiego y una visión clara de ecuanimidad. Se suele experimentar al satisfacer una necesidad y es considerada una emoción positiva que permite un equilibrio para mantenerse vivos y con energía. Su objetivo es la vivificación y la vivencia interna de la persona es la atracción/repulsión.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba