Articulistas

Plan de estudios de la educación básica 2022: ¿es posible un cambio en la enseñanza?

Con la publicación del Plan de estudios de la educación básica 2022, el gobierno de la 4T da dirección a su proyecto educativo y hace suyo el compromiso de formar a chicas y chicos desde una óptica que, en apariencia, toma distancia de los modelos pedagógicos neoliberales. El documento integra conceptos o ideas que provienen de enfoques críticos, por ejemplo, incorpora la inclusión desde una perspectiva decolonial, retoma las epistemologías del sur como elemento sustancial para evitar una visión eurocéntrica del conocimiento y, con ello, encaminar la práctica educativa hacia la emancipación. De igual manera, el Plan de estudios hace suyos algunos planteamientos del pedagogo brasileño Paulo Freire, que bosqueja la liberación de la humanidad como una conquista política —realizada en la praxis— y se extiende hasta la esfera escolar.

Con ello, la educación en la Nueva Escuela Mexicana (propuesta pedagógica del régimen obradorista) parece alejarse del enfoque por competencias y de la visión empresarial y economicista de la enseñanza. Esto se convierte en una oportunidad para docentes y especialistas en educación que ven el momento adecuado para transformar la educación y la escuela. Sin embargo, es preciso preguntarse si realmente se puede generar un cambio en materia pedagógica.

Como es sabido, la escuela y su organización refleja el tipo de sociedad a la que pertenece; así, para el caso de nuestro país, México sigue subyugado al modelo neoliberal. Esto hace que las instituciones escolares se subordinen a los requerimientos del sistema capitalista y, por tanto, el tipo de sujeto que se pretende formar es aquel que debe adaptarse a las necesidades del modo de producción burgués. De ahí que la educación mexicana no pueda encaminarse por otros senderos que no sean los que le impone el neoliberalismo. Tanto las orientaciones didácticas, como sus fines y propósitos pedagógicos, deben procurar la formación de chicas y chicos capaces de dar continuidad a la sociedad neoliberal.

Siendo así, es necesario insistir y cuestionar si el Plan de estudios 2022 realmente cambiará la enseñanza, sobre todo, por la premura del tiempo, pues quedan pocos años para que concluya el gobierno de López Obrador y esto imposibilita la consolidación de un plan de estudios en menos de un sexenio. Si bien los modelos pedagógicos neoliberales tienen más de 30 años vigentes en México, el proyecto educativo de la Nueva Escuela Mexicana aún no se ha afianzado en las escuelas de educación básica. Tal parece que la visión crítica y social del nuevo plan de estudios quedará como un sedante y distractor para invisibilizar otras alternativas pedagógicas y, con ello, no mirar los verdaderos males que oprimen al aparato escolar mexicano y a la sociedad de nuestro país.

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Interesante la visión descolonizadora de la educación y la mentalidad del individuo. Sin embargo no se habla de una propuesta de curricula para suplir o mejorar, en algún tiempo, la ya existente.
    Debemos hacer intentos de acercamiento por medio del convencimiento del docente y los padres de familia para implantar un programa tan ambicioso como el decolonizador. Las directrices impuestas por decreto o presión internacional siempre van al fracaso
    Necesitamos apoyo popular y personal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba