Bella Ciao

Apagones y fuentes de energía intermitentes

Tanto las olas de calor como las olas de frío intenso provocan en países del norte y del sur, un aumento en el consumo de energía eléctrica. En el primer caso por el aumento en el uso de aire acondicionado, ventiladores, refrigeradores, etc. y en el segundo por el aumento en el uso de calefacción.

Recordemos que en febrero de 2021 la onda gélida en Texas perturbó el sistema eléctrico texano durante varias semanas, con largos apagones que incluso provocaron la muerte de decenas de personas por hipotermia. O como pasó en España el verano pasado en el que zonas de Andalucía se quedaban frecuentemente sin electricidad mientras que las temperaturas alcanzaban los 44 grados. Al respecto, ni México ni ningún país pueden ser la excepción.

Lo ‘curioso’ ante los recientes apagones en México, derivados de la intensa ola de calor, es que la derecha y su coro mediático culpa de manera insistente a la CFE.

Ante esto hay que recordar que la reforma energética de 2013, impulsada por el PAN y por el PRI, le abrió las puertas del sector energético a grandes transnacionales. Tan les abrieron la puerta que ya en 2018 los privados extranjeros generaban el 48 por ciento de la energía eléctrica en nuestro país, es decir, casi la mitad, mientras que la otra mitad la generaba CFE.

Para 2021, dados los contratos heredados por la reforma del PRIAN, los extranjeros generaban ya el 62 por ciento, por 38 por ciento de CFE. Gracias a la compra de 13 plantas de la transnacional española Iberdrola, por parte del gobierno de la 4T, hoy en día la proporción es de aproximadamente mitad y mitad. Y, entonces ¿por qué la derecha no le reclama a las transnacionales extranjeras del sector eléctrico, en lugar de culpabilizar sólo a la CFE?

Pero además de lo anterior hay otro problema que hemos venido señalando desde hace años: la intermitencia de las energías eólica y solar, intermitencia que no garantiza la inmersión de una cantidad constante de electricidad a la red de distribución.

En su comunicado del 7 de mayo, el CENACE (Centro Nacional de Control de Energía) señaló que ese día, ‘la generación eólica disminuyó alrededor de 395 MW con respecto a lo programado’ a lo que hay que agregar que ‘por efecto de nubosidad en la región del Bajío disminuyó la generación fotovoltaica en 380 MW’. Estos datos muestran la indisponibilidad de casi 800 MW derivados de estas energías intermitentes (a los que habría que agregar otro tanto derivados de la salida de otro tipo de plantas generadoras). Es decir, las energías intermitentes fueron las responsables de la caída de la mitad de la disponibilidad de ese día.

Y esas intermitentes son manejadas, principalmente, por grandes transnacionales extranjeras, las que, con anuencia de la reforma energética de PAN y PRI no han invertido en la necesaria infraestructura de respaldo para evitar este tipo de caídas. Esas empresas extranjeras dejan todo el problema a la CFE.

Este es uno de los problemas que trataba de resolver la reforma del sector eléctrico nacional. La propuesta del gobierno de la 4T era dar prioridad en el despacho a energías más estables (hidroeléctrica, nuclear, geotermia, gas de CFE y térmicas de CFE, antes de las intermitentes eólica y solar), mientras que por demagogia ‘ambientalista’ la reforma del PRIAN da prioridad en el despacho a las intermitentes (después de la nuclear). Pero PAN y PRI votaron en contra de la reforma y han tenido como cómplices a parte del poder judicial por lo que no es exagerado señalar que tienen gran responsabilidad en los apagones el PAN, el PRI y el poder judicial. A ellos habría que reclamarles.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba