Bella Ciao

El Tren Maya va

El proyecto del Tren Maya, en la península de Yucatán, es un proyecto ambicioso y necesario. Algunas voces, dizque ecologistas, se han levantado en contra, cuando, en realidad, se trata de intereses puramente económicos por parte de empresarios que se han apoderado de la llamada Riviera Maya y quieren seguir ejerciendo el control de esa parte del país.

El transporte masivo de personas y mercancías es mucho más eficiente en tren que en carreteras. Basta ver cómo se mueven personas y mercancías en los países europeos, en los que el tren es la primera opción de transporte público foráneo.

En una nota de prensa publicada el 5 de diciembre de 2019, por parte de los Ferrocarriles de Estado de Italia, se hace una comparación de los costos de viajar en diferentes medios de transporte y las diferencias son notables, lo más económico y lo menos dañino, en términos ambientales, es el uso del tren, tomando en cuenta la contaminación atmosférica, los gases de efecto invernadero, la contaminación acústica, los accidentes y otros costos adicionales.

En el caso del tren de alta velocidad el costo sobre el total de pasajeros, viajando en tren en 2018, fue de 233 millones de euros, mientras que los viajes en autobús costaron 123 millones más, es decir, 356 millones. En avión el costo fue de 626 millones, es decir, 392 millones más que en tren y el costo en auto fue el más alto, 872 millones, es decir, 638 millones de euros más que viajar en tren, casi 13 mil millones de pesos más de costos ambientales y sociales.

El uso de trenes de alta velocidad permitió, en 2018, una reducción de 2 millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono, lo que implicó un ahorro energético de 5 mil 700 MWh (equivalentes al consumo de 2 mil 100 familias, con cuatro integrantes cada una), según la Agencia Ambiental Europea.

Un tren pequeño, de cuatro vagones, puede transportar hasta 300 personas sentadas. Esto implica sacar de la carretera a 8 autobuses de pasajeros, con la consecuente reducción del número de accidentes en las carreteras (incluyendo muertos) y en el consumo de combustibles fósiles.

Pero también hay trenes de dos niveles (para trayectos cortos) que pueden transportar incluso a mil 400 personas a la vez, de las cuales 700 sentadas. Lo que equivale a dejar de movilizar a 35 autobuses.

Pero, además, en una hora, podrían salir hasta 4 trenes, uno cada 15 minutos o tres trenes, uno cada 20 minutos, en la misma dirección y para el mismo trayecto.

La reducción en el uso de autobuses es notable, así como lo es el ahorro energético y la reducción de contaminación. ¿Esto no lo saben los supuestos ecologistas? ¿Prefieren que se sigan produciendo miles de llantas a partir del petróleo? ¿Prefieren que siga muriendo gente en accidentes carreteros?

El transporte en tren tiene también un costo inferior para el usuario y es mucho, pero mucho más cómodo viajar en tren que en autobús o en auto, pues uno se puede levantar, caminar, hay más espacio entre los asientos, se puede trabajar mientras se viaja.

También en los trenes se viaja más rápido. Pues trenes estándar pueden viajar hasta a 160 kilómetros por hora, de manera segura, algo impensable en autobús. Para las personas esto significa reducir a la mitad el tiempo de transporte. Por ejemplo, entre Cancún y Chetumal son 384 kilómetros, que se pueden recorrer en auto en poco menos de 5 horas y en autobús en casi 7 horas, mientras que en tren se podría llegar en menos de dos horas y media. Y habría que pensar que hay trenes que, normalmente, viajan a 310 kilómetros por hora. Con uno de esos trenes el mismo trayecto se haría en menos de hora y media. Algo imposible de lograr en auto o en autobús y de manera segura.

Es por esto por lo que mucha gente en la península está contenta con la llegada del tren, más allá de lo que diga un grupúsculo de opositores.

anbapu05@yahoo.com.mx

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. He vivido en Japón por más de 25 años, país que se mueve primordialmente en tren. A mi juicio es esta extensa red de trenes lo que ha contribuido de manera esencial al desarrollo de esa nación. Definitivamente yo no concibo Japón sin su red ferroviaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba